Tips para alimentar la autoestima de tus hijos
Foto: Ketut Subiyanto/ Pexels

Hoy es un día especial. Esta es mi primera colaboración con Baby Creysi como Mommy blogger. Estas líneas las comparto contigo con mucho amor y con el único objetivo de estar más cerca y que juntas exploremos esta maravillosa etapa de nuestras vidas: ser mamás.

Hemos crecido juntas y espero que me acompañes en la aventura. El contenido irá evolucionando. Vamos a descubrir momentos y alegrías, pero también compartiremos tips que nos ayudarán en la crianza de nuestros bebés. Porque finalmente ese es nuestro objetivo, guiarlos por el mundo, ayudarlos a que se conviertan en personas buenas y fuertes.

El primer tema que quiero explorar a tu lado es el de la autoestima en los hijos. Estoy convencida de que una madre que irradia amor propio y autoaceptación inculca lo mismo en sus hijos. Hay que amarnos a nosotras mismas tanto como los amamos a ellos. 

Comienza por el amor propio, tu propia autoestima

En estos días se ha utilizado mucho el término “amor propio” y parece muy fácil, pero es difícil llevar a cabo. Darnos amor propio va desde dormir bien, hacer ejercicio, reír, alimentarnos bien, salir con amigos y con nuestra pareja o simplemente tener un tiempo a solas. 

Recuerda que nosotras somos el espejo de nuestros hijos y les reflejamos todo aquello que aprenden y que van formando día a día como su personalidad y autoestima. 

Si un niño continuamente escucha decir a su madre palabras de desaprobación hacia sí misma, guardará esa actitud en su inconsciente y la reproducirá más tarde. Sin duda alimentar nuestra autoestima y amarnos más nos ayuda a ser mejores madres. 

Piénsalo, el primer contacto que tiene un bebé es con mamá. Somos nosotras las que traducimos sus necesidades, las satisfacemos y nos convertimos en las representantes del mundo que están conociendo poco a poco. ¿Te das cuenta de la importancia del primer vínculo con nosotras? 

Déjalos que experimenten

Me gusta enseñar a mis hijos que hagan cosas nuevas. Es bueno que lo intenten por ellos mismos porque eso les da sensación de seguridad. Al principio hay que ayudarlos, pero después debemos dejarlos que poco a poco lo intenten. Es lo que yo hago. 

En cada momento les digo que confío en lo que van a lograr y dejo que hagan lo que puedan, incluso si cometen errores. Ellos deben experimentar la oportunidad de aprender, pero sobre todo de intentarlo y de sentirse orgullosos de sus logros.

No utilices etiquetas

Es muy importante no utilizar etiquetas. Cuando les llames la atención, enfócate en la conducta inapropiada y no en tus hijos. Al poner etiquetas como “eres grosero” o “berrinchudo”, tus niños pueden asociar el error con su propia personalidad. En lugar de eso utiliza frases que separen el error de su persona. Por ejemplo: “sé que tú puedes vencer al berrinche”

Es mejor destacar sus logros que señalar sus errores

En nuestra sociedad nos han enseñado a educar a nuestros hijos a través de señalar y corregir sus errores, cuando lo más importante es destacar sus pequeños y grandes logros. Hay que elogiarlos, sin caer en el exceso. 

Te recomiendo que a la hora de hacer el ritual para dormir, regales a tus hijos cinco minutos para destacar sus logros por pequeños que sean. Algo así como: “Me he dado cuenta que hoy lograste ganarle al berrinche estoy segura que mañana será así de nuevo” o “Me gusta mucho cuando ayudas en las labores de casa”. Mandar a nuestros hijos a dormir con esos mensajes nos ayuda mucho a fortalecer su autoestima.

La-Lista de las 10 formas de ayudar a que tu hija o hijo forme autoestima:

Te comparto otros tips muy útiles que a mí me han servido. En nuestras manos está marcar la diferencia:

  1. Tus hijos son únicos, nunca los compares. 
  2. Acepta sus sentimientos y enséñales cómo lidiar con sus emociones. 
  3. Escúchalos. Dales confianza para que hablen contigo de lo que quieran.
  4. Concéntrate en sus fortalezas y no trates de que sean perfectos. Observa sus avances, fíjate en  las cosas que hacen bien y disfrutan.
  5. Diles de forma clara y específica qué es lo que esperas de ellos o qué quieres que hagan.
  6. Celebra sus esfuerzos y crea oportunidades para que hagan las cosas bien de acuerdo a su edad, gustos y habilidades. Esto es clave porque, al asegurarte de que tengan oportunidad de desarrollar sus fortalezas, se sentirán bien con ellos mismos y mejorarán su comportamiento.
  7. No tomes el control. Resiste a la tentación de hacerles todo.
  8. Considera los errores como oportunidades, no te concentres en la falla sino en la búsqueda de soluciones.
  9. Mantén el sentido del humor, ayuda a que tus niños no se tomen las cosas en serio.
  10. Anímalos a tratar a los demás con amabilidad. 

Por último, creo que lo más importante es que recuerdes que ellos aprenden con el ejemplo. Verás que con amor llegará el día en que voltees a ver a tus hijos grandes y pienses con orgullo: “lo hicimos muy bien”.

Soy Anahí y te espero en mi próxima columna en Baby Creysi.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.