Razones por las que debes renunciar a la maternidad de tiempo completo
Foto: Elly Fairytale/Pexels

Quienes tenemos hijos sabemos que podemos dar la vida por ellos. Eso es innegable, pero hay un hecho que todas deberíamos tener en cuenta: ser mujer no se define por ser mamá. Es igual de válido y respetable no querer hijos, como también lo es buscarte a ti misma como persona cuando ya los tienes; renunciar a la maternidad de tiempo completo (la famosa madre abnegada y sufrida) y recordar que una mujer feliz es también una buena madre.

Ser mujer no se define por ser mamá

De acuerdo con Kalinda Kano, con quien platicamos a propósito de su libro Perfectamente imperfecta, la idea de que solo por ser mujeres nos toca ser mamás abnegadas es muy anticuada y deberíamos erradicarla:

La vida no es en automático, y no porque ‘así ha sido siempre’, quiere decir que ni modo, así te toca. Ser mujer no se define por ser mamá. Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”, dice la autora.

La escritora explica que la maternidad no es la única modalidad en la que se atiende a los demás:

“Hay estructuras familiares en las que una de las hijas o hijos cuida de sus padres por cuestiones de salud, vejez o costumbres. Hay suegras que viven acompañando matrimonios, primos que por alguna razón terminan en tu casa, roomies dependientes, amigas que necesitan que estés con ellas, incluso jefes que piden de ti más de lo que esperas”.

Siempre habrá personas que requieran tu atención, energía y tiempo. Creemos que entre más atendamos a los demás, somos mejores personas.

Esto no solo aplica a la idea de la mamá que se desvive por los hijos sino en todo tipo de relaciones. Nos han educado con la creencia de que debes darte a los demás, de lo contrario eres egoísta, pero eso es un gran error.

Cuidar de ti tiene la misma prioridad

“Cuidar de ti y de tus necesidades debe tener la misma prioridad o hasta más que cuidar de los demás. Repite conmigo: yo valgo, mis necesidades son importantes y dedicar tiempo a mí misma no me hace egoísta ni mala persona”, recalca Kalinda Kano.

La clave es establecer prioridades y mantener siempre tu individualidad. No solo hablemos de conciliar la vida familiar y laboral sino también de conciliar tu vida familiar (y maternal) con tu espacio personal.

Cada una de nosotras tenemos pilares: casa, niños, trabajo, familia, amigos… ¿Dónde quedas tú?

No te pierdas: ¿Ser o no ser madre?

Claves para recuperarte a ti misma

Kano propone 4 tips para recuperar tu individualidad:

  1. Bloquea y agenda formalmente un tiempo determinado al día o a la semana que sea solo para ti. Sin hijos, sin pareja, papá, amigas o conocidas. Es tu hora para hacer lo que se te antoje. Puede ser la serie que te gusta, ir a arreglarte las uñas, tomar alguna clase de lo que quieras, ponerte una mascarilla, dormir una siesta, etc.
  2. No estés siempre disponible para los demás. Que sepan que a veces puedes atenderlos y otras veces van a tener que esperar. Es importante tanto para ti como para los involucrados. Avisa a tu familia que vas a leer, meditar o escuchar el podcast que te gusta y que no pueden interrumpirte. Al principio será un reto, pero en algún momento entenderán.
  3. Redescubre tus pasiones. Acuérdate de algo que te encantaba y hazlo.
  4. Busca ayuda. No trates de cargar el mundo tú sola. Pide ayuda a tu familia. Que a veces cuiden a los niños. Contrata a una niñera algunas horas a la semana, dile a tu amiga que te releve con la otra amiga que se está divorciando y que necesita apoyo moral. Pedir ayuda no te hace más débil, sí más inteligente.

    Podríamos agregar un par de puntos más:
  5. Cuida tu cuerpo. No solo por estética, sino por salud. Te necesitas sana, tus hijos te necesitan sana. Haz ejercicio, lleva una dieta equilibrada, rica frutas y verduras, especialmente las de hoja verde.
  6. Sé imperfecta. Como dice Kalinda Kano, “no trates de ser Superwoman” o como sugiere la educadora Ale Velasco, “date chance, sé deliciosamente imperfecta“.

Estos consejos aplican tanto para quienes tienen hijos como para las que no. Siempre habrá alguien que necesitará de tu tiempo, de ti depende qué tanto estás dispuesta a darlo.

Renuncia a la maternidad de tiempo completo

Entiende que no se trata de ser mala madre. Amas a tus hijos, nadie los va a querer más que tú. Simplemente la propuesta es que renuncies a la maternidad de tiempo completo y que te permitas atenderte a ti misma.

Hay a quienes la vida las obliga a renunciar a la jornada completa de mamá por trabajo. A veces debes hacerlo para llegar a fin de mes.

Muchas mujeres dejan a sus hijos al cuidado de otros por al menos ocho horas y cuando llegan les cuesta trabajo pensar en otra cosa que no sean los niños. En este caso la clave es tiempo de calidad.

El tiempo de calidad es lo que te permitirá hacerte espacios individuales entre tu nutrida agenda. Eso sí, también resulta fundamental que pongas límites en tu trabajo, nada de contestar mensajes, cuando es el tiempo de tus hijos. Equilibrio, organización y límites, son los ingredientes para lograr equilibrar tu vida. ¿Y si lo intentas?

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.