Síguenos

 

Lazos

La maternidad no es central en la vida de las mamás

Beatriz Gaspar

Hemos olvidado que las mamás son más que eso, son personas con sueños, con necesidades, con metas, con deseos. Volver a tejer nuestra identidad nos hará libres y felices.

i
Foto: Elly Fairytale/Pexels

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El 10 de mayo ha pasado. Pero no solo en ese día debemos de hablar de las maternidades, sus retos y su ambivalencia, debe ser un tema del que se hable ese día y todos los días del año. Hoy es momento de cuestionarnos, ¿alguna vez has dejado de hacer cosas que te gustaban antes de la maternidad? ¿Qué te lo impidió? ¿Lo extrañas?

Si en algún momento te has sentido así, recuerda que no eres la única. La sociedad nos ha enseñado que la maternidad es exigencia, abnegación y sacrificio, como si el hecho de convertirse en madre fuera más un castigo que una experiencia de vida única que debe disfrutarse con todas sus complejidades y momentos felices. Nos han dicho que cuando te vuelves mamá eres eso y nada más.

También lee: Ni perfectas ni superheroínas: historias de maternidad lejos del romanticismo y la idealización

Charlotte Burgueño, psicóloga por la UNAM y creadora de los círculos de mujeres y de maternidad con perspectiva de género y feminista, dice que las exigencias sociales a las madres son muy altas y tiene un peso muy fuerte. “La sociedad patriarcal nos dice que eso es lo más importante en la vida de las mujeres”, explica.

Es cierto que ser madre es un gran cambio que fragmenta la vida de las mujeres para reconstruirla. Sin embargo, no todas logran reconstruirse, pues al poner al centro este rol trae consigo afectaciones emocionales y sociales provocando que la identidad de las mujeres se quede detrás de ese velo.

“No pongas en el centro de tu vida a la maternidad porque eso es lo que quiere la sociedad. Vamos a quitarla del centro para ver que también eres profesionista, mujer, hija, pareja, amante. Solo así, cuando ellas logran ver de nuevo los cachitos de vida que se han fragmentado por ser mamá, vuelven a tejer su identidad y les sirve para seguir adelante”.

Charlotte Burgueño, psicóloga por la UNAM y creadora de los círculos de mujeres y de maternidad con perspectiva de género y feminista.

La psicóloga explica que es necesario quitar el mito de que la maternidad es sacrificio y aguante, dejar de lado las expectativas de buena y mala madre para lograr aterrizar lo que cada una desea de su maternidad. “Es normal sentir que a veces odiamos a los hijos o que a veces aborrecemos ser mamás y queremos irnos muy lejos; no es ser mala madre es que te cansas y te frustras”, dice.

Te puede interesar: Esther Vivas, la ‘Mamá Desobediente’ que muestra el lado real de la maternidad

Por lo que construir una identidad en la que la maternidad esté presente, no al centro, hará que podamos crear nuestro propio modelo de mamá que queremos y podemos ser, lo que nos hará vivir sin tanta culpa, libres y felices, cumpliendo sueños y deseos que hemos dejado de lado 

También te puede interesar

Opinión

La cuarta ola feminista viene cargada de fuerza de las generaciones más jóvenes que harán que este terremoto no dé marcha atrás.

Opinión

Debido a todo el gozo de la paternidad, todavía es estigma admitir que tener un bebé es todo menos rayos de sol, arcoiris y...

Familia

Nadie nace sabiendo ser padre o madre. Sin embargo, existen diferentes herramientas digitales que pueden dar información oportuna para la crianza.

Opinión

Para crearlo es necesario desarrollar un liderazgo con valores y características propias.

Publicidad