Violetta, el chatbot que ‘quiere que te des cuenta’ si vives una relación violenta
Foto: @holasoyvioletta

Para quienes experimentan agresiones y violencia, vivir se puede convertir en una experiencia similar a una película de terror. Te genera miedo, te quita la tranquilidad, te agita. Solo que, en la vida real, ponerle stop a la historia de terror no es tan fácil como oprimir un botón y hacer que desaparezca, sobre todo cuando la persona violentada ni siquiera entiende que está viviendo una situación de riesgo y, al contrario, la minimiza y normaliza.

Floretta Mayerson, de 23 años, lo sabe: “cuando la violencia puede verse, normalmente es porque ya es muy tarde”. Empieza de a poquito, es casi invisible y se esconde en celos, agresiones, humillaciones y todo tipo de actitudes que “te quitan tu dignidad, tu confianza y tu fuerza”.

Mayerson ahora lo entiende, pero no siempre fue así. Cuando estudiaba la universidad fuera del país, se unió a un club de seguridad sexual y empoderamiento. Ahí se hizo consciente de los patrones que había seguido toda su vida y que estaban afectando sus relaciones. Este fue su primer encuentro cara a cara con la violencia en su vida, que siempre había estado ahí pero escondida.

Al regresar a México y platicar con sus amigas se dio cuenta que todas tenían historias similares: habían vivido violencia en distintos niveles, aunque la escondían como debajo de una piedra disfrazándola de términos como “tóxico” o “fuckboy”. Necesitaba crear un espacio seguro para poder hablar de todos esos temas que pueden resultar incómodos, pero que son necesarios.

Te puede interesar: Autoestima y éxito: las experiencias de las mujeres en el sector tecnológico

Lo primero que hizo fue asistir a las escuelas para invitar a los estudiantes a escribir en un papel sus dudas y preocupaciones. “Los directores nos decían: ‘los alumnos son súper apáticos, no van a querer, no van a poner nada’. Y de repente estas canastas se llenaban de preguntas de relaciones, seguridad sexual y salud mental”, cuenta Floretta en entrevista para La-Lista.

La dinámica rendía frutos. Entonces llegó el Covid-19 y todos nos quedamos encerrados en casa.

La pandemia fue la oportunidad perfecta para que Floretta, junto a Sasha Glatt, Carla Pilgram y Sara Kalach crearan Violetta, un chatbot que utiliza la tecnología para identificar los niveles de violencia en las relaciones y brinda apoyo, acompañamiento y asistencia profesional. Es “como si estuvieras hablando con una amiga”, de esas que no juzgan y que están ahí 24/7, comenta la cofundadora.

Foto: Cortesía.

Que el Covid sea lo único tóxico en la cuarentena”, dice una publicación en la cuenta de Instagram de Violetta. El proyecto surgió en una situación especial, en la que muchas mujeres viven dos pandemias: la de Covid-19 y la “pandemia en la sombra”, como la llama Floretta, refiriéndose a la violencia doméstica que se disparó en el confinamiento.

Violetta se lanzó el 15 de noviembre de 2020. Hasta hoy ya tiene casi 10,000 conversaciones y más de 3,000 personas han sido redirigidas a la ayuda profesional correspondiente, que se ofrece con el apoyo de la fundación Origen.

Además, el proyecto ha entrado a distintos concursos, destacando su participación en el Alibaba GET Global Challenge, donde ganó la final nacional, la regional y llegó al top 10 mundial.

¿Cómo hablar con Violetta?

‘Vi’ está dispuesta a escucharte en la página web y redes sociales (Facebook e Instagram). Como en un chat normal, el usuario inicia la conversación y, desde el primer momento, Violetta identifica a través del lenguaje la situación y el nivel de violencia que la persona podría estar viviendo.

“Lo primero que hace es preguntarte cómo te sientes hoy y te da una serie de emojis que puedes escoger y reconoce si te sientes tranquila o tranquilo, si necesitas contención emocional, o si necesitas llamar al 911”.

En el caso de que detecte una situación de angustia y ansiedad, como sería un ataque de pánico, Violetta conecta al usuario vía telefónica con el profesional de la línea de Fundación Origen para darle seguimiento y atención integral.

Aunque al inicio de la conversación se da la opción de llamar al 911 o contactar a un profesional, Violetta no es una línea de emergencia, sino “una herramienta de psicoeducación y prevención enfocada en temas de violencia”.

La información de todas las conversaciones es privada. “Nadie las lee ni se comparten, mucho menos se puede saber que tú la escribiste. Algunas veces se utilizarán datos estadísticos para mejorar la plataforma, pero todo se analiza de forma anónima. Tu identidad y detalles de la conversación no se comparten con nadie nunca”, destaca Mayerson.

Violetta sin filtro

Este chatbot no sólo está enfocado a temas de violencia. También busca ser esa “confidente” con quien puedes hablar de otros temas, como sexo, salud mental, estereotipos y roles de género. Esta característica la hace funcional también para hombres.

“Tienes este espacio abierto, inclusivo y diverso en el que puedes platicar siendo hombre, mujer o con el género que te identifiques. Violetta puede identificar el género y te habla en esos pronombres”.

Te recomendamos: El caso Jineth Bedoya: una esperanza para supervivientes de violencia sexual en Colombia

El equipo detrás de esta iniciativa también lanzó un juego llamado Violetta sin filtro, que mediante una serie de tarjetas promueve conversaciones de temas tabú más allá del espacio digital.

“Pregúntalo y échale la culpa a Violetta”, dice Mayerson.

Explica que Violetta sirve porque es un espacio seguro que trabaja con un tema del que todos hemos sido partícipes en algún momento. De acuerdo a Mayerson, Violetta…

  • Ataca la violencia desde el inicio. “Invita a la gente a platicar y romper este ciclo de violencia”.
  • Borra los miedos. “Quita la idea de que la ayuda profesional solamente es para cuando estás en una situación de emergencia, y el estigma de que si buscas ayuda profesional estás loco o estás mal”.
  • Platica de lo que no se siente bien. “Muchas veces no sabemos que la omisión de ciertos temas, por ejemplo, de tus derechos sexuales y reproductivos, pueden generar violencia. (Violetta ayuda) a entender todo lo que está relacionado con salud sexual, seguridad sexual, adicciones, todos estos temas que pueden estar relacionados con la violencia y que necesitas empezar a cuestionarlos y ponerlos sobre la mesa”.
  • No normaliza ni romantiza la violencia. “Tendemos a normalizar la violencia con términos como “es que soy muy tóxica” o “mi novio es tóxico” o el típico “fuckboy“. Estos términos minimizan las consecuencias y hay que empezar a hablar con los términos que son y con el peso que tienen”.

¿Qué sigue para Violetta?

El siguiente paso para el equipo de Violetta es optimizar la parte tecnológica para expandir la herramienta y que “ya no llegue a miles de usuarios, sino que llegue a cientos de miles o, incluso, a millones”.

Además planean ofrecer el chatbot a empresas, instituciones, escuelas y universidades para que puedan medir, en tiempo real, el bienestar de sus colaboradores y la relación de estos niveles con la productividad dentro de la organización.

Lee: Violencia digital contra mujeres periodistas

“Muchas veces nuestro consciente no nos deja entender las cosas como son, pero nuestro cuerpo tiene las respuestas. Si sientes un nudo en la garganta, una opresión en el pecho, las manos dormidas o este tipo de cosas puede ser que el cuerpo nos está tratando de decir que no se siente bien” explica Mayerson.

“En ese momento es cuando hay que entrar a platicar con Violetta” para poder dejar de reproducir esa historia de terror protagonizada por la violencia.

Si quieres hablar con Violetta o conocer más sobre el tema ingresa a su página web.