Hasta 36 millones de mujeres están en riesgo de perder acceso al aborto en EU
36 millones de mujeres perderían acceso al aborto. Foto: EFE/Shawn Thew

EFE.- Alrededor de la mitad de las mujeres en edad reproductiva de Estados Unidos, unos 36 millones, se quedarían sin acceso al aborto en su estado si el Tribunal Supremo deroga la decisión que legalizó esa práctica, según un informe presentado este viernes.

El informe de Planned Parenthood, la mayor red de clínicas de salud sexual y reproductiva de Estados Unidos, se publicó en medio de un debate nacional sobre la ley que entró en vigor hace justo un mes en Texas y que prohíbe prácticamente todos los abortos en ese estado, sin excepciones para los casos de incesto o violación.

El Departamento de Justicia ha demandado a Texas para frenar la aplicación de la ley y este viernes tuvo lugar la primera audiencia sobre el caso, en la que el Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, argumentó ante un juez federal que el veto al aborto en el estado es “inconstitucional”.

Por otra parte, organizaciones como Planned Parenthood están preocupadas por la posibilidad de que el Tribunal Supremo decida anular el año que viene la decisión conocida como “Roe versus Wade”, que legalizó el aborto en todo el país en 1973.

La máxima instancia judicial abrirá la puerta a esa posibilidad el próximo 1 de diciembre, cuando escuche argumentos sobre una ley de Misisipi que prohíbe el aborto en ese estado a partir de las 15 semanas de gestación, y decidirá sobre el tema antes de julio de 2022.

Si derogara “Roe versus Wade”, cada territorio de EU sería libre de prohibir o permitir el aborto a su antojo, y se espera que, en ese caso, más de la mitad de los estados del país tomen medidas para vetarlo.

“Este es un momento existencial para la libertad reproductiva”, dijo la presidenta de Planned Parenthood, Alexis McGill Johnson, en una rueda de prensa telefónica.

De acuerdo con el informe de Planned Parenthood, hay 26 estados que han dado señales de que prohibirían el aborto si el Supremo acaba con la decisión de 1973, la mayoría de ellos liderados por políticos conservadores.

En esos estados viven 36 millones de mujeres de entre 18 y 49 años, de acuerdo con datos oficiales de 2019 de la encuesta comunitaria estadounidense anual de la Oficina del Censo.

Esos datos solo distinguen entre “hombres y mujeres” y no incluyen por tanto a hombres trans y personas de género no binario “que pueden quedarse embarazadas, lo que significa que el impacto real es aún mayor”, matizó McGill Johnson.

De esos más de 36 millones de personas que quedarían afectadas, al menos 5.7 millones son hispanas, otros 5.3 millones son negras y 1.1 millón son de origen asiático; mientras que casi 340,000 son indígenas estadounidenses.

La mayoría de las mujeres que intentan interrumpir voluntariamente su embarazo cada año en Estados Unidos son pobres y pertenecen a minorías raciales, indican datos del centro de estudios Guttmacher Institute, y para muchas de ellas no es una opción desplazarse a otro estado para poder acceder a un aborto.