Copa menstrual pirata: ¿cómo identificarlas y qué riesgos hay?
Las copas menstruales piratas suelen venderse en línea. Foto: Sora Shimazaki en Pexels.

Poco a poco, las personas menstruantes han descubierto e implementado a su vida nuevas formas de vivir su ciclo menstrual, alejándose de los dispositivos tradicionales como los tampones y las toallas sanitarias. El sangrado libre, los calzones menstruales y la copa menstrual son prueba de ello.

Sin embargo, en el caso de esta última, el mercado es cada vez más grande, provocando que los consumidores puedan obtener copas menstruales por distintos canales, lo que abre la puerta a la piratería en este tipo de dispositivos.

De acuerdo a ReportLinker, las copas menstruales se han posicionado como un mercado muy atractivo y en 2020, dicha industria se valoró en mil 155 millones de dólares. Sin embargo, a pesar de estas cifras, hay marcas no autorizadas que ponen en riesgo la salud de quienes las usan.

“La popularidad de la copa ya es un hecho. Cada vez encontramos más marcas”, dice a La-Lista Sally Santiago, gerente de marca de ProFemme, que distribuye copas menstruales en México. Por ello, explica, “es muy fácil que te vendan una copia pirata en línea, que es el espacio en donde normalmente se comercializan las copas”.

Las copas menstruales son reconocidas como dispositivos médicos clase II, explica Santiago. Esto significa que se puede introducir en el organismo y permanecer ahí menos de 30 días. Además, este tipo de dispositivos suelen tener un tiempo de vida de cinco años, aproximadamente.

Como consecuencia, debe estar respaldado para garantizar que su uso no afecte la salud de quien lo compra. En el caso de México, es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) quien debe encargarse de supervisar y garantizar que una copa menstrual que sale al mercado en el país cumpla con las normas correspondientes respecto a los materiales, su fabricación, así como el proceso de producción y fabricación. 

Pero la popularidad de estos dispositivos ha llevado a que se comercialicen muchas copas menstruales que no cuentan con este respaldo sanitario y cuyo origen, materiales y proceso de creación puede resultar dudoso y carente de calidad, dice Santiago.

Al respecto, en 2016 y 2017 Cofepris lanzó una alerta sanitaria sobre la venta ilegal de copas menstruales, que suelen hacerse populares gracias a sus precios accesibles y sus diseños atractivos.

¿Cuáles son los riesgos de usar una copa menstrual pirata? Sally Santiago indica que el material que se utiliza para la fabricación de las copas menstruales es silicón de grado médico, o bien de TPE (elastómeros termoplásticos). 

Sin embargo, en el caso de las copas piratas no hay claridad sobre su material, lo que abre la puerta a alteraciones, por ejemplo, en el pH vaginal. O bien, pueden tener algún borde expuesto que, al momento de introducirlo al cuerpo, provoque desgarres o lesiones.

¿Cómo identificar que tu copa menstrual no sea pirata?

La gerente de marca de ProFemme explica que para asegurarte de que la copa menstrual que estás comprando está avalada por Cofepris y no te desencadenará ningún problema a futuro, hay que tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • ¿Qué material es? Si no tienes certeza sobre el material del que está hecha tu copa, no puedes garantizar que éste sea biocompatible o que no genere alergias. Esto debe venir especificado en la caja, o bien, en la página web de la empresa.
  • ¿Cuánto cuesta? El precio promedio de las copas menstruales es de 500 a 700 pesos. Si tu copa tiene un precio menor, es probable que sea pirata, ya que éstas pueden ser vendidas desde los 80 pesos.
  • ¿Cuánto dura? Una copa menstrual debe durar por lo menos 5 años. Si antes de eso, tu copa deja de ser funcional, probablemente el material con el que se fabricó no es de buena calidad.
  • ¿Tiene respaldo de Cofepris? Sally Santiago recomienda guiarse por las marcas de copas menstruales que están a la venta en establecimientos físicos, ya que las únicas que pueden comercializarse en estos espacios son aquellas respaldadas por Cofepris. Pon atención si la estás comprando por internet.
  • ¿Cómo es el diseño? La experta recomienda poner atención al diseño de la caja en la que te están entregando tu copa menstrual, ya que en el caso de las piratas, suelen tener un diseño muy parecido entre sí y no incluyen el registro sanitario.
  • ¿Hay información? Al momento de comprar una copa menstrual es importante investigar sobre quién la fabrica, dónde, quién la comercializa y los materiales que se usaron para su fabricación. Si al buscar sobre una marca no encuentras este tipo de contenido, lo más probable es que esa copa menstrual sea pirata.