Los otros feminicidios en México que no han tenido suficiente atención de las autoridades
Ilustración: Majito Vázquez / La-LIsta.

El feminicidio de Ariadna Fernanda López Díaz, cuyo cuerpo fue encontrado por ciclistas en Tepoztlán, ha llegado hasta las autoridades federales. En la conferencia matutina del 8 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador recomendó que su caso lo atrajera la Fiscalía General de la República. 

“Al momento que se atraiga, ya nada más es que entreguen todos los informes las dos procuradurías, las de Morelos y la de la Ciudad de México, y que la Fiscalía General se haga se haga cargo”, indicó López Obrador. 

Un día antes, en conferencia, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo que la mujer de 27 años de edad murió por golpes, acusó de encubrimiento a Uriel Carmona, fiscal de Morelos, y mostró imágenes de Rautel “N”, una de las personas con quien fue vista la joven por última vez, cargando el cuerpo presuntamente sin vida de Ariadna Fernanda. 

Nos parece completamente revictimizante exponer como un circo mediático el caso de Ariadna. Como ciudadanía no necesitamos conocer esos detalles ni la Fiscalía debe mostrar esa evidencia para hacer su trabajo. Es una campaña con tintes políticos porque hay casos de violencia extrema que, sin querer ponerlos en una balanza, no tienen el mismo seguimiento de las autoridades”, señalan a La-Lista integrantes de la colectiva Nahualas feministas: desde la periferia

La Fiscalía General de Morelos dedicó el 10 de noviembre otra conferencia al caso de Ariadna Fernanda en la cual Yazmín Herrera, médica legista, insistió que la joven de 27 años de edad murió por broncoaspiración.

En la conferencia matutina del 10 de noviembre López Obrador recordó que el caso de Debanhi, cuyo cuerpo fue hallado en una cisterna en desuso del motel Nueva Castilla, en Escobedo, Nuevo León, también es investigado por la FGR, organismo que podría atraer el caso de Ariadna Fernanda. Sin embargo, el mandatario evitó dar detalles de otra muerte violenta en la que el cuerpo de una mujer fue encontrado en Morelos el 9 de noviembre.

“Y ayer hubo otro caso también en la autopista de México-Cuernavaca (…) Ya se tiene más información, no vamos a hablar ahora, pero ya se tiene información, bastante, y también se va a castigar”, dijo el presidente en alusión a Mónica Citlalli Díaz Reséndiz, profesora de inglés, de 30 años de edad. 

Además de Ariadna Fernanda y Mónica Citlalli, los cuerpos de cinco mujeres más fueron encontrados en Cuautla, Morelos, el 4 de noviembre. Tres estaban desmembrados en la colonia Biznaga; otros dos con las manos atadas y disparos en la cabeza estaban en la colonia Cerritos, uno de ellos de una mujer transgénero. El fiscal Uriel Carmona atribuyó los crímenes a la delincuencia organizada por el grado de violencia.

“Estamos en las primeras horas del procesamiento de estos asuntos; lo que sí es notable es que las características en que se encuentran los cuerpos corresponden a actividades que tienen que ver con delincuencia organizada y el móvil puede ser un ajuste de cuentas”, dijo Uriel Carmona en la conferencia donde informó sobre el caso de Ariadna Fernanda.

Hasta el momento no han sido públicos más avances de las investigaciones. De manera extraoficial, medios locales han dado a conocer que las últimas dos mujeres pudieron haber salido de un bar cuando fueron atacadas.

Cuautla se ubica en el lugar 41 entre los 100 municipios con registro de feminicidios de enero a septiembre de 2022 con una tasa de 3.63 delitos por cada 100 mujeres. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) contabilizó cuatro casos.  

También puedes leer: Colectivas señalan omisiones de Fiscalía de Morelos al investigar feminicidios

Los feminicidios en la periferia de la ciudad y Estado de México

El caso de Ariadna ocurrió en las céntricas colonias Roma Norte, donde acudió a un restaurante Fisher’s la tarde del domingo 30 de octubre, y la Roma Sur, en el departamento en el que estuvo con las dos personas detenidas. Pero en los primeros días de noviembre han ocurrido otros casos en alcaldías o municipios periféricos que no han tenido el mismo nivel de atención mediática ni menciones por parte de las autoridades. 

Sandra Jiménez Burgos, de 43 años de edad, fue desaparecida el 30 de octubre en San Bartolomé Xicomulco, Milpa Alta, cuando salió hacia su trabajo en la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) y ya no regresó a su casa. Su cuerpo fue localizado en Ixtapaluca, Estado de México, el 5 de noviembre y la Fiscalía CDMX informó que ya investiga las causas de su muerte.

“Sandra Jiménez Burgos despareció en Milpa Alta y su cuerpo fue encontrado días después en la periferia. Su caso todavía no se reconoce como feminicidio aunque su familia señala como sospechoso a su pareja y lo que hacemos es nombrarlo así nosotras mismas porque en muchos comunicados simplemente lamentan el sensible fallecimiento”, mencionan integrantes de Nahualas feministas: desde la periferia con respecto a las publicaciones de Twitter de RTP o del Sindicato de Trabajadores de Transporte Público de la Ciudad de México. 

Como Sandra, Mónica Citlalli también salió de su casa rumbo al trabajo el jueves 3 de noviembre. La profesora de inglés de 30 años de edad no llegó a dar clases a una escuela en la Vía Morelos, en Ecatepec, municipio mexiquense que está en séptimo lugar a nivel nacional por haber registrado ocho feminicidios de enero a septiembre de 2022, según el SESNSP.

Tanto por Sandra como por Mónica Citlalli ha habido protestas en Milpa Alta y Ecatepec porque hasta ahora no hay responsables detenidos. Sin embargo, la agrupación autogestiva señala que a diferencia de las marchas en el centro de la Ciudad de México, la prensa no realiza coberturas en la periferia y esta es una de las razones por las cuales los casos no se vuelven  tan relevantes mediáticamente. 

“Por ser periféricas nos mandan al olvido y nos ignoran, de la maestra todavía no se sabe cuál es la causa de muerte porque las autoridades están investigando pero no con tanta rapidez. Creemos que es un problema multifactorial por la ubicación geográfica, por la pobreza, los niveles de violencia y los feminicidios parecen una problemática menor ante otros rezagos”, lamenta la colectiva Nahualas feministas.

Las activistas tienen presencia en alcaldías periféricas como Milpa Alta, Xochimilco, Tláhuac e Iztapalapa, donde fue detenido el taxista que conducía el coche del que se arrojó Lidia Gabriela Gómez, de 23 años, el 1 de noviembre. La joven iba al metro Constitución de 1917 y al darse cuenta de que el chofer cambió de ruta y aumentó la velocidad, decidió abrir la puerta del taxi y aventarse, lo que causó su muerte.

“Para las mujeres es un riesgo tomar un taxi, reprobamos este hecho, nos encontramos muy indignadas. Es una odisea llegar a la periferia, más en la noche, porque muchas veces no hay alumbrado público o calles pavimentadas”, afirman.

Los feminicidios al sur de México 

En el sur del país los cuerpos de dos mujeres fueron encontrados en carreteras en las últimas semanas. El 30 de octubre, Estefanía Martínez Matías, estudiante de medicina de 22 años de edad, fue desaparecida en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, cuando salió a las seis de la tarde para ir a una fiesta. Seis días después, su cadáver fue encontrado en la carretera Tuxtla Gutiérrez-Emiliano Zapata y su muerte se investiga como feminicidio. 

Jazmín Zárate, cantante del grupo musical Titanes, fue contratada para cantar en un evento el 6 de noviembre en San Lorenzo Cacaotepec, Etla, Oaxaca. Un día después, en su cumpleaños 26, fue localizada sin vida y su cuerpo tenía heridas en tórax y extremidades inferiores realizadas con arma blanca.

El jueves, en la conferencia matutina, el subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía, informó que se detuvo a un presunto responsable por parte de las autoridades locales.

“En todo México nos están matando y el gobierno no deja de tratarnos como cifras, como números, como circos, pero son vidas de mujeres, madres de familia, trabajadoras”, reclama la colectiva Nahualas feministas.

En los primeros nueve meses del año, se han registrado 695 feminicidios, de los cuales 102 se han registrado en el Estado de México, la entidad con mayor población del país, seguida por Nuevo León con 79 casos, Veracruz con 55 y Ciudad de México con 52. Si se mide por tasa, los estados con la mayor incidencia son Colima, Nuevo León, Morelos y Campeche.

Para más información consulta: La práctica criminal de abandonar cuerpos junto a la carretera lleva al menos 22 años

Los otros feminicidios en México que no han tenido suficiente atención de las autoridades - qatar-2022