La jornada electoral inicia en

Aguacate Corazón, el proyecto que da empleo a mujeres para frenar la pobreza en Morelos
Aguacate Corazón es un emprendimiento del estado de Morelos que enseña a mujeres a hacer productos con aceite de aguacate y les da empleo.

Entre los escombros que dejó el terremoto del 19 de septiembre de 2017, en las faldas del volcán Popocatépetl, donde la pobreza es latente, un grupo de mujeres que ayudó a reconstruir las casas afectadas por el sismo ahora tiene una iniciativa para que las integrantes de su comunidad tengan un empleo.

Yeni Lara, mujer alta de tez morena, recuerda que hace cinco años muchas compañeras de su comunidad salieron de sus hogares con palas y picos para remover escombros. Otras ayudaron en un albergue, un centro de acopio o una cocina comunitaria. Donde sea que fuera, después de tener esta experiencia decidieron que no querían volver a sus hogares.

“Cuando se termina todo esto de la emergencia los hombres vuelven a sus actividades y nosotras nos quedamos con la idea de que ya estamos trabajando, ya salimos de la casa y queremos hacer más cosas por el desarrollo comunitario”, señala Yeni de 39 años.

Aguacate Corazón, el proyecto que da empleo a mujeres para frenar la pobreza en Morelos - aguacate-corazon-colectiva-morelos-mujeres-dia-internacional-de-la-mujer-5
Los productos de Aguacate Corazón son hechos con aceite de aguacate y otros ingredientes naturales. Foto: Aguacate Corazón.

Ella y otras 11 compañeras, integrantes de la colectiva Nepanyotl Cihuatl, se reunieron después del desastre para barajar sus posibilidades. Su idea era que las mujeres que viven en el municipio de Ocuituco, Morelos, pudieran generar su propio dinero. Lo primero que se les ocurrió fue enseñarlas a trabajar con huevo orgánico. Pero luego, vieron que la respuesta estaba a su alrededor, en los tradicionales cultivos de aguacate que sostienen la economía de la localidad.

Las emprendedoras de Aguacate Corazón querían combatir un problema enraizado en la sociedad mexicana: la desigualdad económica entre géneros. Hasta el año 2020, 29.1 millones de mujeres (44.4% del total) vivían en condiciones de pobreza, mientras que 26.6 millones de hombres (43.4% del total) estaban en la misma situación.

En Morelos trabajan más de 3 mil productores de esta fruta, así que sembrarla no era una opción. El grupo se decantó por elaborar productos de higiene personal con aceite de aguacate. Yeni y otras tres compañeras aprendieron a extraer este líquido en 2014, durante un curso del Instituto de Capacitación para el Trabajo de Morelos (Icatmor), y otras dos integrantes del equipo tenían conocimiento sobre medicina tradicional. 

Aguacate Corazón, el proyecto que da empleo a mujeres para frenar la pobreza en Morelos - mujeres-en-situacion-de-pobreza-en-mexico-1280x1024
Cantidad de mujeres que están en situación de pobreza. Fuente: Coneval.

El resto del aprendizaje para elaborar los productos de higiene personal fue a prueba y error. Al aceite le ponían hierbas o miel hasta que quedaba lo suficientemente sólido para ser un jabón y buscaban que la combinación de ingredientes fuera perfecta para evitar que el champú hiciera desastres en el cabello.

De todo este esfuerzo surgió la pequeña empresa “Aguacate Corazón: un latido que consiente”. El nombre y slogan de este pequeña empresa es reconfortante porque sus creadoras buscan transmitir esa sensación en sus productos.

“Nosotros al momento de hacer nuestro producto no tenemos que ir para nada enojadas, ni estresadas, si vas a hacer el producto tienes que ir con toda esta situación relax”, comenta Yeni. “Los productos que hacemos en Aguacate Corazón son una extensión de lo que somos nosotras también como mujeres”.

Combaten la desigualdad económica

En Huejotengo, la comunidad del municipio de Ocuituco donde opera Aguacate Corazón, no es muy común que las mujeres tengan un empleo. Las fundadoras de este emprendimiento aseguran que en el lugar todavía se acostumbra a que ellas se queden a cargo del cuidado del hogar y los hombres salgan a trabajar en el cultivo de aguacate o en el empaque de esta fruta.

El estado de Morelos tiene una población de un millón 985 mil 066 personas, el 52% son mujeres y el 48% son hombres. A pesar de esto, ellos trabajan más. Hasta el cuarto trimestre de 2022 eran 365 mil 480 mujeres ocupadas y 493 mil 522 hombres ocupados.

La disparidad es más marcada en los ingresos que reciben. En el cuarto trimestre de 2022, en Morelos había 2 mil 157 hombres que ganaban más de cinco salarios mínimos, mientras que solo 664 mujeres tenían ese mismo ingreso.

Aguacate Corazón, el proyecto que da empleo a mujeres para frenar la pobreza en Morelos - aguacate-corazon-colectiva-morelos-mujeres-dia-internacional-de-la-mujer-2
Las integrantes de Aguacate Corazón construyeron un invernadero para proteger el aceite de aguacate para sus productos. Foto: Aguacate Corazón.

Aguacate Corazón busca combatir esta desigualdad económica entre hombres y mujeres. Las integrantes de esta empresa imparten talleres que duran hasta tres meses, en los que enseñan a sus compañeras a elaborar productos con aceite de aguacate y también las concientizan sobre los derechos que tienen.

Hasta ahora estos talleres se han dado en los municipios de Ocuituco, Tetela del Volcán y Yecapixtla, pero las emprendedoras de Aguacate Corazón quieren llevar estas actividades a otras localidades.

Las pláticas sobre violencia de género y derechos humanos las imparten psicólogas y especialistas que viajan a Huejotengo desde diversos municipios de Morelos, Puebla o incluso la Ciudad de México. Aguacate Corazón paga la comida y la estancia de las expertas que acuden a hablar de estos temas.

Las clases de productos derivados de aceite de aguacate se imparten en la casa de Judith Jiménez, quien prestó su hogar para instalar la máquina con la que se extrae este líquido y también para montar un pequeño invernadero donde ponen a secar la pulpa del aguacate sin que ésta se contamine con cenizas volcánicas o heces de animales. 

Aguacate Corazón también da empleo temporal a mujeres para cortar esta fruta, elaborar los productos de higiene personal y en la venta de estos. La pequeña empresa paga la hora de trabajo a 30 pesos y da comisiones extras si sus empleadas logran vender el producto.

Judith, mujer de 39 años y madre soltera de una niña y dos niños, es otra de las fundadoras de Aguacate Corazón. El no tener una pareja no ha sido un obstáculo para ella, al contrario, ha sido una forma de tener su independencia económica.

“Gracias a que soy madre soltera tengo la posibilidad de buscar ingresos a mi gusto, si no estuviera atenida a lo que mi pareja me diera”, menciona Judith.

Aguacate Corazón, el proyecto que da empleo a mujeres para frenar la pobreza en Morelos - desigualdad-economica-de-hombres-y-mujeres-1280x1024
Las mujeres ganan menos dinero que los hombres en México. Fuente: Inegi.

Judith, Yeni y el resto de sus compañeras trabajan dos semanas en la elaboración de los productos de Aguacate Corazón y otras dos semanas se dedican a realizar la venta de los jabones, champús, cremas y pomadas. El 80% de las ganancias es para inversión de su pequeña empresa y el resto de dinero lo utilizan para los talleres que imparten.

Actualmente la pequeña empresa de estas mujeres produce siete litros de aceite de aguacate cada dos semanas. Sus productos son de distintos tamaños y precios, hay pomadas de 60 gramos en 70 pesos hasta shampoos de 125 gramos en 100 pesos.

Por ahora Aguacate Corazón vende sus productos en mercados y tianguis de Ocuituco, bazares o a través de su página de Facebook. El objetivo de las fundadoras de este pequeña empresa es que sus productos estén disponibles en otros municipios de Morelos e incluso en otros estados de la República.

Violencia de género, otro problema que atender

El reto de las emprendedoras no solo es atender la desigualdad económica entre hombres y mujeres, también prevenir que las asistentes de sus talleres sean víctimas de violencia

Aguacate Corazón decidió incursionar en estos temas porque al principio Yeni y sus compañeras fueron capacitadas en derechos de las mujeres por Fondo Semillas, otra organización social con sede en la Ciudad de México que otorgó financiamiento a este pequeña empresa los primeros tres años de su existencia.

Yeni dice que la violencia de género en Huejotengo, la comunidad donde reside, es común: “En todos los talleres de sensibilización que hemos tenido, el 90% de mujeres han sufrido esa violencia y de ese 10% que cree que no ha sufrido violencia es porque o no lo quiere decir o no lo quiere reconocer”.

Las cifras oficiales muestran que en Morelos los feminicidios se han duplicado en los últimos siete años. En 2015 se registraron 15 víctimas y en 2022 fueron 37.

Martha Espinoza es una de las mujeres que ha sido empleada en esta pequeña empresa. Ella tomó los talleres de producción de aceite de aguacate hace tres años y después le dieron trabajo cortando esta fruta, elaborando los productos y vendiéndolos.

Aguacate Corazón, el proyecto que da empleo a mujeres para frenar la pobreza en Morelos - aguacate-corazon-colectiva-morelos-mujeres-dia-internacional-de-la-mujer-4
Los talleres de Aguacate Corazón se han llevado a cabo en Ocuituco, Tetela del Volcán y Yecapixtla, Morelos. Foto: Aguacate Corazón

Martha, de 49 años, es una mujer inquieta, siempre en busca de alguna actividad para poder obtener dinero para mantener a su hija de 21 años, su hijo de 18 años y su nieto de 5 años. A ella le gusta trabajar en Aguacate Corazón porque es una empresa que le permite laborar el tiempo que quiera cuando quiera.

“Ahora mi hija estudia y yo cuido a mi nieto. No tengo tanto tiempo para trabajar, entonces esto del aguacate me ayuda porque no pierdo tanto tiempo, sí puedo cuidar al bebé, mi hija hace sus cosas y yo genero dinero para la casa sin salir tanto”, comparte Martha.

Además de su trabajo en Aguacate Corazón, Martha imparte talleres los martes y los jueves para papás y mamás primerizas. En sus clases esta mujer insiste en la crianza compartida que deben tener hombres y mujeres.

Martha destaca el valor que tienen esta clase de talleres en la comunidad de Huejotengo en la que vive. Señala que las clases de crianza, como los de Aguacate Corazón, son una forma de cambiar el chip a las mujeres y los hombres que lo toman.

“Los talleres siempre nos van a beneficiar para que las personas que aquí viven hagan conciencia de que los tiempos han cambiado y se nos debe tratar bien, con respeto”, dice. “Nosotras no somos para estar encerradas en casa, también podemos traer dinero a la casa”.

Síguenos en

Google News
Flipboard