La muerte del gurú argentino Daniel Cipolat en Cancún genera reclamos
Daniel Cipolat, una muerte con muchas interrogantes. Foto: Facebook Daniel Cipolat

La Fiscalía General del Estado de Quintana Roo investiga la muerte de Daniel Cipolat, un gurú argentino cuyo cuerpo fue desenterrado en el jardín de la casa de su pareja en Cancún en días pasados y cuya familia pide una investigación para esclarecer el deceso.

La institución informó que cateó el domicilio y recuperó el cuerpo de “Dandelion”, quien residía en Cancún desde hace varios años y tenía miles de seguidores.

”Peritos especializados, realizan los estudios forenses para determinar las causas del fallecimiento”, agregó la FGE en un breve comunicado, el pasado 1 de octubre.

El informe de la Fiscalía de Quintana Roo se da luego de la denuncia de Nicolás Cipolat, quien una semana atrás denunció que la pareja de su padre le reveló que ella había enterrado el cuerpo en el jardín de su casa.

“El 13 de septiembre fui a verla y ahí ella me confesó el cuerpo de mi papá lo tenía enterrado en el jardín de su casa y se negó a llevarme a ver el cuerpo; le pedí el celular para investigar porque hay cosas que huelen muy raro, se negó a dármelo, y también me confesó que falsificó el certificado de defunción, así que creemos que una persona que hizo esas cosas, es capaz de cualquier cosa”, dijo Nicolás en un video difundido en YouTube.

El joven informó que ya habían interpuesto la denuncia ante la Fiscalía de Quintana Roo.

“Sabemos que se necesita dinero para estas cosas rápido, queremos una respuesta urgente de todos y para todos, pedimos su apoyo, por favor, porque mi papá merece despedirse en paz y todos merecemos una respuesta”, concluyó en la grabación publicada el pasado 28 de septiembre.

La muerte de Daniel Cipolat fue anunciada en sus redes sociales el pasado 6 de septiembre, en una de sus cuentas de Facebook. 

“Nuestro maestro y guía, renació hoy nuevamente en la plenitud e integración de la luz. Renacer porque él siempre nos enseñó que “nacer” en esta vida en realidad era morir y “morir” en realidad era nacer en un plano en el que estamos completamente integrados en la luz, sin la densidad del cuerpo… así como Daniel y Dandelion en este momento”, afirmaba el mensaje.

Una semana antes, un mensaje en el Instagram de Daniel Cipolat informaba que se había contagiado de Covid-19.

“Esta vez me tocó a mi. Salí positivo de Covid variante Delta. ¿Qué les puedo decir? Ahí viendo al cuerpo a ver qué hace. Por lo pronto, no responde a ninguna medicación. Sigue su proceso tremendamente debilitante y molesto. No tengo miedo, estoy abierto para cualquier desenlace y lo que deba ser. Estoy transitando por mi noveno día. Para mi todo está siendo digitado a través de la tecnología de microondas. Cuando todo haya terminado, si estoy para contarlo, daré mis conclusiones. Los abrazo con mi corazón. ¡Cuídense!”, sostuvo en la publicación del 28 de agosto. 

El anuncio de la enfermedad extrañó a una de sus exparejas, Karina, con quien Daniel Cipolat tuvo dos hijos.

“Él se habría comunicado con alguno de sus hijos para comentarle de la enfermedad. Es raro cómo actuó, la manera de escribir, me hizo mucho ruido”, dijo la mujer en entrevista con El Clarín, quien también detalló que sus incertidumbre creció luego de que no la mensajeara el día de su cumpleaños como lo hacía regularmente.

La mujer agregó que fue el 6 de septiembre cuando uno de sus hijos logró contactar a la asistente de Daniel Cipolat, quien le comentó que esa mañana había muerto.

 “Le escribí yo, me presenté, le dije quién era y me dio la impresión de que no tenía la menor idea de que Daniel tenía una ex esposa e hijos. Me contó que era su pareja hacía cinco años, que había muerto por las secuelas del Covid y que no iba a realizar ninguna ceremonia ni velatorio. Todo era extrañísimo, si Daniel hubiera estado en pareja lo habría dicho al menos a sus hijos”. 

Tras enterarse del deceso de su padre, Nicolás Cipolat, quien es hijo de otro matrimonio de Daniel, se trasladó a Cancún para platicar con la mujer.

“Fuimos hasta su casa donde vivía y allí me confesó que enterró a mi papá, desnudo, en el jardín de un terreno que él estaba construyendo. Ella me dijo que lo hizo por expreso pedido de mi padre… Cuando le pedí su teléfono celular y sus pertenencias, no me quiso dar nada”, dijo al mismo diario argentino, al que detalló que la mujer hizo una ceremonia con pocos invitados para despedir a Daniel, sin que fueran avisados.