¿Por qué Lozoya puede cenar en las Lomas y Rosario Robles sigue en la cárcel?
Foto: especial.

Las imágenes del exdirector de Petróleos Mexicanos Emilio Lozoya cenando en un lujoso restaurante de la Ciudad de México incendiaron las redes sociales el fin de semana pasado porque se trata del único exfuncionario detenido por el caso Odebrecht, una de los mayores tramas de corrupción en México y al menos 13 países en los últimos años.

Y a pesar de que es acusado de lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa, un brazalete que informa su ubicación en tiempo real parece ser una medida de seguridad suficiente para la Fiscalía General de la República y tener la tranquilidad de que no huya.

En contraste, Rosario Robles, extitular de Secretaría de Desarrollo Social y de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, cumplió dos años en la cárcel, acusada de ejercicio indebido del servicio público, un delito que no amerita prisión preventiva. Y no es que esté por algo menor.

Robles es la única exfuncionaria presa por el caso conocido como La Estafa Maestra, realizada por el sitio Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad que implicó un daño al erario por miles de millones de pesos por contrataciones a empresas fantasma en un esquema donde participaron universidades públicas de varios estados.

Nos hicimos algunas preguntas para destacar los contrastes de ambos casos y tener más indicios de si la Fiscalía General de la República (FGR) es imparcial.

¿Qué tienen en común el caso Lozoya y el caso Robles?

Ambos fueron funcionarios en el gabinete del priista Enrique Peña Nieto y están implicados en acusaciones por actos de corrupción diferentes. Lozoya puede pasear por la residencial zona de las Lomas y Robles está presa desde hace dos años en el penal de Santa Martha Acatitla en la Ciudad de México.

¿Por qué es investigado Emilio Lozoya?

Emilio Lozoya Austin está implicado en varios casos de corrupción, pero el caso Odebrecht, es una de las tramas de corrupción internacional más grandes.

Desde la etapa de campaña del priista, Lozoya Austin tuvo arreglos con la empresa de construcción brasileña y recibió millones de dólares en depósitos en cascada en cuentas bancarias en paraísos fiscales desde 2012 a cambio de otorgar contratos a la firma Odebrecht. Todo esto, según testimonios bajo juramento ante la fiscalía de Brasil y a los que tuvo acceso, Quinto Elemento Lab.

¿De qué se le acusa?

Es acusado por los delitos de lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa por actos de corrupción con la empresa de Altos Hornos y de Odebrecht, dos casos distintos en los que se denuncian malos manejos mientras fue director de Pemex.

¿Qué es el caso Odebrecht?

Es una de las tramas de corrupción más grandes en el mundo en los últimos años, donde una empresa de origen brasileño logró conformar un esquema de corrupción para obtener contratos de obra pública en al menos 13 países en tres continentes.

El caso ha sido investigado por la Fiscalía de Brasil y autoridades judiciales en Colombia, República Dominicana, Venezuela, Perú y Panamá desde 2017, cuando se dio a conocer en medios. En México, estuvo congelado el tema hasta 2019, después de que concluyó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

La empresa brasileña tenía una estructura para hacer depósitos a funcionarios clave a través de un sistema de blanqueo de dinero en paraísos fiscales.

¿Por qué no está en la cárcel?

Emilio Lozoya Austin ofreció colaborar con la FGR para brindar evidencias de otros implicados en el caso y que involucra a expresidentes y altos funcionarios de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Esto es posible si la Fiscalía le concede un recurso conocido como criterio de oportunidad, previsto en la ley.

Lo que no ha sabido responder la Fiscalía es por qué no solicitó la prisión preventiva y solamente pidió que se le colocara un brazalete.

¿Eso le permite ir al lujoso restaurante Hunan?

Para la Fiscalía General de la República sí. Porque Lozoya no tiene arraigo domiciliario, es decir, no tiene que permanecer en su casa.

¿No dijo el presidente López Obrador que iba a combatir la corrupción?

De hecho, él también se dijo sorprendido. La mañana del lunes dijo esto: yo creo que es legal, pero es inmoral el que se den estas cosas, es una imprudencia, para decir lo menos, un acto de provocación, porque este señor fue director de Pemex y está como testigo protegido. Le llaman de otra manera, pero eso es, una gente que está recibiendo un trato especial porque decidió dar a conocer toda la corrupción que se produjo en el sexenio anterior, incluso desde Calderón, todos estos negocios con empresas extranjeras, lo de Odebrecht.

¿Qué sigue en el caso Lozoya?

El 3 de noviembre vence el plazo para que Lozoya aporte pruebas y datos como colaborador de caso Odebrecht y el de Agronitrogenados (sobre la empresa Altos Hornos) para llegar a otros posibles implicados y procesarlos. Pero si no las ha entregado en año y medio, no sabemos por qué habría de ocurrir en las próximas semanas.

¿Y a Rosario Robles de qué se le acusa?

De otro caso de corrupción con un daño al erario por al menos 5 mil millones de pesos, detectado por la Auditoría Superior de la Federación y que involucra contratos a empresas fantasma a través de las universidades públicas.

¿Qué es la Auditoría Superior de la Federación?

Es el máximo organismo fiscalizador en México y vigila que los recursos federales se gasten de forma adecuada; y detecta posibles actos de corrupción como la que documentó Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad en el reportaje llamado La Estafa Maestra con base en sus informes.

¿Por qué está presa Rosario Robles?

Técnicamente está presa por el delito de ejercicio indebido del servicio público cuando era secretaria de Desarrollo Social, entre el 1 de diciembre de 2012 y el 26 de agosto de 2015 y, el mismo delito, cuando estuvo al frente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, entre el 27 de agosto de 2015 y el 30 de noviembre de 2018. En realidad se le está acusando de omisiones.

¿Quiénes más están presos?

Por este caso, Rosario Robles es la única exsecretaria de estado presa, aunque la trama de corrupción involucra a once dependencias. Y en dos años no se le ha dictado sentencia.

¿Rosario Robles no ha querido colaborar como Lozoya?

Sí, pero la Fiscalía General de la República rechazó su oferta. No quiere que colabore con ellos y eso le resta recursos para enfrentar su proceso en libertad. De hecho ella se presentó voluntariamente a un citatorio y después la detuvieron.

¿Por qué ella no tiene el beneficio de arraigo domiciliario?

Según la Fiscalía, porque hay indicios para pensar que intentaba fugarse al encontrar una licencia de conducir con su foto y un nombre falso. Pero su defensa  dice que es una prueba fabricada. La verdad es que el delito del que se le acusa no ameritaba prisión preventiva.

Juan Jesús Garza Onofre, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, señaló que ambos fueron funcionarios de primer nivel en la administración de Enrique Peña Nieto, pero hay señales de discrecionalidad por parte de la Fiscalía.

“La discrecionalidad para que se utilice la prisión preventiva, no solamente en estos dos casos, que sí, claramente hay una vara que mide diferente”, explica, “sino con las miles de personas que están sin una sentencia y se les da prisión preventiva por el simple hecho de no tener la capacidad de negociar políticamente ni los recursos económicos para tener esa capacidad de negociación frente a la fiscalía”.

Explicó que la naturaleza de la prisión preventiva se ideó para grandes casos donde se vieran involucradas personas que tuvieran posibilidad de huir al extranjero o evadir a la justicia.

“El caso de Emilio Lozoya es un gran ejemplo para ver cómo la prisión preventiva se usa a discreción y se utiliza de una manera más política y no jurídica”, dijo el investigador.

Destacó que se emitió una ficha roja por la Interpol para localizar a Lozoya porque había huido del país. Pero cuando finalmente lo capturan, la medida cautelar que eligió la Fiscalía fue la más suave.

“El mayor caso de corrupción en la historia contemporánea de México se está enturbiando por estas decisiones, que son legales”, advierte, “pero después de tanto tiempo y comparándolo con otros casos, parece no ser una buena estrategia”:

Recordó que el criterio de oportunidad que beneficia a Lozoya corresponde sólo a ciertos delitos, pero el exfuncionario priista enfrenta otros procesos, como los que ha promovido la Unidad de Inteligencia Financiera.

¿Qué dice la FGR?

La FGR ha dicho que el caso Odebrecht estuvo congelado en gobiernos pasados desde 2017 y que en 2019 ellos comenzaron las investigaciones.

Pero el fiscal, Alejandro Gertz Manero ha sido criticado porque peleó con amparos entrar al círculo del Sistema Nacional de Investigadores. Incluso dijo que era víctima de discriminación por no dejarlo ser parte de los investigadores que financia el Conacyt.

Y el último año, además de acusar a su familia política por el supuesto homicidio de su hermano, la Fiscalía quiso meter a un penal de alta seguridad a 31 miembros de la comunidad científica en México.  Y no ha desistido en ello.