Pemex asegura que en 2023 dejará de exportar petróleo y destinará todo a consumo interno
El director de Petróleos mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, participa este martes en una rueda de prensa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional en la Ciudad de México. Foto: Sáshenka Gutiérrez/ EFE

Con el objetivo de cumplir la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador de buscar la “autosuficiencia” y contener la histórica inflación de los energéticos, Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció que en 2023 dejará de exportar petróleo y destinará todo al consumo interno.

“Prácticamente el 100% del crudo mexicano se va a refinar en nuestro país para garantizar el abasto de los combustibles”, dijo Octavio Romero Oropeza, director general de Pemex, durante la conferencia de prensa matutina de este martes en Palacio Nacional.

De acuerdo al informe especial de la “transformación energética”, Romero mostró que cuando empezó la administración de López Obrador, en diciembre de 2018, se producían 1.71 millones de barriles diarios, una cifra que ahora está en 1.75 millones y que espera que en 2024 se eleve a 2 millones.

Asimismo señaló que en 2018 se procesaban 506,000 barriles y se exportaban 1.19 millones al día, una proporción que en 2021 cambió a 714,000 barriles procesados y 1.019 millones de exportados.

“Ya para el 2023 y el 2024 prácticamente toda la producción de petróleo de Pemex se va a procesar, se va a refinar”, aseguró.

Adiós a las exportaciones

El cese de ventas al exterior ocurrirá pese a que las exportaciones petroleras alcanzaron 26,123.5 millones de dólares de enero a noviembre de 2021, un incremento anual de 68.5% frente al mismo periodo de 2020, de acuerdo con información que dio a conocer el viernes pasado el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta cifra ya es incluso superior a los 25,794 millones de dólares que representaron las exportaciones petroleras en todo 2019, antes de la pandemia, según el Inegi. Pese a esto, el presidente López Obrador defendió el plan de Pemex, la petrolera estatal más endeudada del mundo.

“Con el propósito de que se cuide el petróleo, que es de la nación, que es del pueblo, que se utilice para consumo interno, que ya no se continúe vendiendo petróleo crudo y comprando gasolinas, que se mantengan precios justos por los combustibles, que no haya ‘gasolinazos’”, expresó.

Asimismo, el mandatario insistió en que en su administración, el precio de las gasolinas “no ha incrementado en términos reales”, pero la inflación ha presionado al gobierno, pues durante la primera quincena de diciembre la tasa general alcanzó un 7.45% interanual, con un alza de los precios de los energéticos de 12.47%.

Además, con base en la inflación, la Secretaría de Hacienda anunció la semana pasada un incremento nominal del 7.3% del Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) que pagan los combustibles.

El combustible del apoyo oficial

En los primeros nueve meses de 2021 Pemex perdió 4,936 millones de dólares, cifra que se suma a los 21,417 millones de dólares que perdió en 2020, reconocido por la empresa como la “peor crisis de su historia”.

Por lo que el gobierno mexicano decidió rescatar a la compañía, durante este año apoyó a Pemex con un total de 19,000 millones de dólares, entre inyecciones de capital, reducción fiscal y pagos de deuda, según un reporte de Moody’s.

Para los tres años restantes de la administración de López Obrador, Pemex prevé un presupuesto total superior a los 1.11 billones de pesos (más de 53,500 millones de dólares).

“Ha implicado inversión desde el principio, mucho trabajo, mucho apoyo solidario de trabajadores, de técnicos y un trato también especial a Pemex porque antes se le quitaban todos sus ingresos, ahora se le deja recursos para que puedan operar”, justificó López Obrador sobre su plan de “transformación”.

En particular, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, destacó el incremento de la capacidad de refinación de petróleo de Pemex con la rehabilitación de las seis refinerías existentes, la incorporación de la planta Deer Park en Houston, Texas, y la construcción de la refinería Dos Bocas en el sureste.

Con ello, el gobierno dejará en 2024 el sistema de nacional refinación operando a un 86% de su capacidad.

“Cuando llegamos el 1 de diciembre de 2018, encontramos la utilización al 32%. Hoy estamos cerrando este año casi al 50% de utilización del sistema nacional de refinación y para el 2024 estaremos dejando al 86%, y con esto estaremos cumpliendo el autoabastecimiento en México”, señaló Nahle.

Con información de EFE.