Gilberto Bosques, el ‘Schindler mexicano’ reconocido por la Unesco
El presidente entregó el reconocimiento a la familia de Bosques. Foto: Gobierno de México

El presidente Andrés Manuel López Obrador entregó a los familiares de Gilberto Bosques Saldívar, conocido como el “Schindler mexicano”, el reconocimiento póstumo “Memoria del Mundo”, que la Unesco otorgó al diplomático por sus contribuciones humanitarias en la Segunda Guerra Mundial.

El mandatario hizo la entrega de la constancia a Laura Bosques, hija del diplomático, pues se consiguió que la Unesco conserve y que se considere como archivo particular todo lo relacionado con Gilberto Bosques.

“El mejor diplomático en la historia de nuestro país, el más humano… Revolucionario, diplomático que tuvo que ver mucho con salvar vidas de perseguidos, exiliados, no solo españoles, sino de todo el mundo; un hombre verdaderamente ejemplar”, señaló el mandatario desde Palacio Nacional.

El presidente López Obrador reconoció las gestiones de la directora general del Acervo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Laura Beatriz Moreno Rodríguez, dedicadas a conservar el archivo especial que le rinde tributo.

Por su parte, Laura Bosques agradeció el reconocimiento y recordó a su padre: “él siempre dijo, no fui yo, fue México”.

Gilberto Bosques, el ‘Schindler mexicano’ reconocido por la Unesco - Gilberto-Bosques-1
El presidente entregó el reconocimiento a la familia de Bosques. Foto: Gobierno de México

La doctora Beatriz Gutiérrez Müller destacó la trayectoria de Bosques Saldívar y que su labor “es un ejemplo para todas las generaciones que hoy tenemos la fortuna de leer y de enterarnos de estas gestiones… Debemos valorar en su justa dimensión”.

En el encuentro participaron los familiares del diplomático: Laura Bosques Manjarrez, María Luisa Cruz-Manjarrez Florencia, Emma Laura Manjarrez, Luz Estela Cruz Manjarrez y Salvador Sánchez Hernández; así como Laura Beatriz Moreno Rodríguez.

El fondo Archivo Particular Gilberto Bosques Saldívar se encuentra en el Acervo Histórico Diplomático de la SRE.

¿Quién fue Gilberto Bosques Saldívar?

El 20 de julio de 1892, en Chiautla de Tapia, Puebla, nació Gilberto Bosques Saldívar, sus padres fueron Cornelio Bosques y María de la Paz Saldívar.

Fue profesor, periodista, político y diplomático mexicano. En 1904 dejó su pueblo natal para ir a la capital poblana con la intención de estudiar para maestro de educación primaria en el Instituto Normalista de Puebla, formación que detuvo en 1909 para participar en el movimiento revolucionario.

Participó en la rebelión de Aquiles Serdán en 1910 y tras el triunfo de la revolución, comenzó su carrera política primero a nivel local, en Puebla, y después a nivel federal. En 1913, formó parte y dirigió un sector estudiantil y magisterial contra Victoriano Huerta.

Años después, organizó y compartió el mando del Cuerpo de Voluntarios de San Carlos para oponerse a la invasión estadounidense al puerto de Veracruz. Siguió a Venustiano Carranza hacia ese mismo puerto (1914-1915).

En 1916, coordinó y presidió el Primer Congreso Nacional, en Santa Ana Chiaitempan, Tlaxcala, donde se planteó una reforma educativa fundamental, antecedente al artículo 3 de la Constitución Política.

Fue contestatario ante los gobiernos de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, y se convirtió en uno de los hombres de confianza de Lázaro Cárdenas.

En la Secretaría de Educación Pública (SEP) tuvo diferentes funciones, entre ellas la jefatura de Enseñanza Técnica para Mujeres (1932-1934), en ese mismo periodo fue profesor y jefe de clase de la lengua española en la Escuela Superior de Construcción.

Entre 1934 y 1937 fue diputado por distrito de Chiautla de Tapia-Acatlán de Osorio, impulsando la reforma al artículo 3 constitucional.

Gilberto Bosques, el ‘Schindler mexicano’ reconocido por la Unesco - Gilberto-Bosques-cndh
Bosques falleció a los 102 años en la Ciudad de México. Foto: Comisión Nacional de los Derechos Humanos

También se desarrolló como periodista, director e impulsor de distintos medios impresos. En 1925, con José Vasconcelos, creó la Imprenta Aztlán, donde se publicaron La Antorcha, El Gladiador, El Libertador, Sonido 13 y El Machete. En 1930, fundó y trabajó como jefe de redacción de Economía Nacional, revista mensual de estudios Económicos.

El presidente Lázaro Cárdenas lo nombró Cónsul General de México en Francia (1939-1944) cuando la República Española caía ante el franquismo y la Guerra Fría estaba en Europa. Ante estas circunstancias, la primera preocupación fue ayudar a connacionales inmersos en el conflicto de la Segunda Guerra Mundial, pero luego se decidió a proteger a republicanos españoles huían del franquismo y los judíos y personas en peligro ante la intervención de la Alemania Nazi.

Ayudó a más de 40 mil refugiados de diversas nacionalidades para que muchos de los perseguidos por el nazismo cruzaran en Atlántico y escaparan de la muerte, Bosques les ofreció residencia y nacionalidad mexicana, pero también tuvo que hacer frente al hostigamiento de las autoridades pro alemanas, del gobierno Franquista y del espionaje de la Gestapo, y de los diplomáticos japoneses.

Fue tanta la influencia de los refugiados que buscaban una visa mexicana, que el diplomático alquiló dos castillos, el de Reynarde y el de Montgrand, para convertirlos en centros de asilo mientras se arreglaba su salida hacia México.

México rompió las relaciones diplomáticas con Francia y el cónsul presentó la nota de ruptura, posteriormente las tropas de la Gestapo alemana tomaron el consulado y confiscaron de forma ilegal el dinero de la oficina.

Bosques, su esposa, sus tres hijos y personal del consulado, 43 personas en total, fueron trasladadas a la comunidad francesa de Amélie-les-Bains en los Pirineos Orientales, luego se les llevó a Alemania violando las normas diplomáticas y se les recluyó en un “hotel prisión”.

Cuando Gilberto Bosques regresó a México en abril de 1944, fue recibido por miles de refugiados españoles que lo esperaban en la estación del ferrocarril.

Su labor humanitaria es reconocida a nivel internacional. Después de la caída del nazismo, fue ministro extraordinario y plenipotenciario en Portugal (1945-1949) y en Suecia y Finlandia (1949-1953), y embajador de Cuba entre 1953 y 1964.

Gilberto Bosques Saldívar falleció el 4 de julio de 1995 en la Ciudad de México a los 102 años.