Los escenarios para Emilio Lozoya: entre la cárcel y un acuerdo con el gobierno de AMLO

Fue una hora llena de incertidumbre en la que quedó en el aire el futuro de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex). Este martes 3 de enero el exfuncionario vistió un uniforme beige para acudir a su audiencia intermedia por el caso Agro Nitrogenados, en el que se le acusa de recibir sobornos de una empresa privada a cambio de comprar una planta de fertilizantes chatarra con recursos del gobierno en 2014.

Siempre con una cara seria e inamovible, Lozoya Austin escuchó con atención a Gerardo Genaro Alarcón López, el juez que definirá su futuro. El impartidor de justicia inició la audiencia a las 10:07 horas y comenzó recordando sus derechos al exfuncionario. “¿Tiene usted alguna duda?”, preguntó el juzgador en más de una ocasión, mientras el acusado respondía con frases cortas, de tres a cinco palabras: “No su señoría”, “por ahora no, su señoría”

El caso Agro Nitrogenados es uno de los peores escándalos de corrupción del sexenio anterior. Emilio Lozoya es acusado de recibir 3.4 millones de dólares en sobornos por parte de Altos Hornos de México (AHMSA) a cambio de comprar a esa compañía una planta de fertilizantes llamada Agro Nitrogenados que ya no operaba desde hace 14 años. Pemex terminó pagando 460 millones de dólares en esta transacción.

Emilio Lozoya fue detenido en España en 2020 y extraditado a México ese mismo año. Desde noviembre de 2021 el exfuncionario fue encerrado en el Reclusorio Norte para evitar una posible fuga. Las consecuencias de estar en la cárcel por más de un año se ve especialmente en sus caireles que en el pasado eran de oscuros y ahora se han llenado de canas.

A Lozoya tampoco se le ve sonreír como lo llegó a hacer en sus primeras audiencias ante el juez, cuando estaba confiado en que sus abogados podían alcanzar un acuerdo de reparación para pagar millones de dólares al gobierno y así obtener su libertad.

Pese a ser uno de los mayores escándalos de corrupción, el caso de Agro Nitrogenados ha avanzado a paso lento. Los abogados de Emilio Lozoya lograron aplazar la audiencia de este 3 de enero por tercera ocasión. Alejandro Rojas, uno de los defensores del exfuncionario, tomó la palabra durante la sesión y argumentó que no han podido terminar de revisar un montón de pruebas que la Fiscalía General de la República (FGR) les entregó el pasado 26 de octubre de 2022.

En una exposición de unos 20 minutos Alejandro Rojas explicó que la FGR entregó un disco duro con 2 mil o 3 mil documentos, pero algunos de estos están dañados y no han podido revisarse en la computadora. Desde su asiento también alegó que hay algunos estados de cuenta del banco JP Morgan que no fueron traducidos del inglés al español por parte de la Fiscalía. Y remató diciendo que a finales de la semana pasada la FGR entregó otros documentos relacionados con la familia de Emilio Lozoya que aún faltan ser analizados.

“Quiero informar que este caso es complejo, con unos 200 medios de prueba complicados”, dijo el abogado Alejandro Rojas. Luego pidió un “plazo razonable” para revisar todos los documentos entregados por la FGR. El juez consultó a los representantes de la FGR y estos accedieron a que la audiencia se reprogramara para el próximo jueves 16 de febrero de 2023.

Gerardo Alarcón, un juez que el pasado 16 de diciembre se mudó de Durango a la Ciudad de México para trabajar en el Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, mostró su inconformidad con el nuevo aplazamiento de la audiencia, ya que el Código Nacional de Procedimientos Penales solo permite que esto se realice una vez y los abogados de Lozoya ya lo hicieron tres veces.

Al final el juez Alarcón accedió a que se reprogramara la audiencia con el argumento de que Emilio Lozoya tiene derecho a un juicio justo y sus abogados deben estar bien preparados para defenderlo. Pero el impartidor de justicia no pasó por alto una contradicción de los abogados que primero solo pidieron 20 días hábiles para terminar de revisar los expedientes entregados por la FGR y luego, a petición del exdirector de Pemex, el plazo se extendió a 30 días hábiles.

“No va a haber posibilidad de diferir de nuevo esta audiencia? ¿30 días hábiles es suficiente?”, cuestionó el juez, reiterando que era una “contradicción” que la defensa pidiera tan poco tiempo para prepararse cuando Alejandro Rojas había dicho minutos antes que el caso Agro Nitrogenados era muy “complejo”.

Mientras los representantes de la FGR y los abogados discutían el aplazamiento de la audiencia, Emilio Lozoya se mantuvo recargado en el asiento de su silla, a veces con los brazos cruzados y otras veces con sus brazos rectos, con la incertidumbre de qué pasaría con su futuro.

La UIF y Pemex rechazan que una negociación

El 4 de noviembre pasado, en la última audiencia del caso, los abogados de Lozoya aseguraron que el acusado está dispuesto a pagar 3.4 millones de dólares a Pemex por reparación del daño. Esta es la misma cantidad que el exfuncionario supuestamente recibió en sobornos de AHMSA para comprar la planta de fertilizantes chatarra.

Miguel Ontiveros, otro abogado de Emilio Lozoya, reiteró en la audiencia de ayer que aún mantiene “diálogos” para conseguir ese acuerdo de reparación. Pero, en una nueva contradicción los representantes de Pemex, rechazaron que hayan aceptado negociar un trato de este tipo. También los integrantes de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda pidieron a los defensores del exfuncionario que especificaran con quién están dialogando para llegar a ese acuerdo de reparación porque ellos no tienen conocimiento del mismo.

El abogado Miguel Ontiveros fue cuestionado por los medios de comunicación sobre el acuerdo de reparación de Emilio Lozoya, luego de que Pemex lo rechazara y la Unidad de Inteligencia Financiera desconociera los “diálogos” que se tienen para lograr un trato de ese tipo.

Pese al rechazo de las dependencias del gobierno, al salir de la audiencia Ontiveros se mostró confiado en que esto sucederá: “No va a haber juicio en contra de Emilio Lozoya porque el juicio tiene que ser en contra de aquellas personas que se beneficiaron en los casos de corrupción sucedidos en el pasado y en los sobornos. Lo que va a haber es un acuerdo reparatorio en el caso de Agro Nitrogenados (…) y en el caso Odebrecht va a haber criterio de oportunidad y eso sí, colaboración plena hasta el final”.

En caso de que los abogados logren llegar a un acuerdo con Pemex por el caso Agro Nitrogenados, Emilio Lozoya no podría salir de prisión porque todavía enfrenta acusaciones de corrupción en el caso Odebrecht, en el que se le imputa haber recibido sobornos por 10 millones de dólares para favorecer con contratos de la empresa brasileña que desató el caso de corrupción más grande en el continente y otras regiones.

El 16 de febrero de 2023 será la fecha definitiva para conocer el futuro de Emilio Lozoya sobre el caso Agro Nitrogenados.

Para el caso Odebrecht los abogados de Emilio Lozoya buscan llegar a otro tipo de acuerdo: un criterio de oportunidad que permitiría al exfuncionario evitar ir a juicio y ser una especie de testigo colaborador en esta trama de corrupción en la que se ha señalado a funcionarios de más alto nivel, como Enrique Peña Nieto, expresidente de México, o Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda.

El próximo 17 de enero Emilio Lozoya tendrá que volver a los juzgados del Reclusorio Norte para participar en una nueva audiencia del caso Odebrecht, en la que seguirá su lucha por evitar la prisión y que las investigaciones en su contra terminen.