Donald Trump, aislado y enfurecido antes de la toma de posesión de Joe Biden
Donald Trump supervisa un tramo del muro fronterizo en Alamo, Texas. Foto: Carlos Barría/Reuters

Alguna vez fue fácil determinar el estado de ánimo de Donald Trump. Bastaba con echar un vistazo a su cuenta de Twitter. Pero, ya sin ese recurso, nunca ha sido tan difícil conocer la mentalidad del presidente.

Donde con frecuencia una serie de tuits en mayúsculas sugería un Trump emocional y frustrado, ahora hay silencio.

En lugar de las publicaciones en que gritaba a otros republicanos y que indicaban una tendencia más vengativa, o de los mensajes con signos de exclamación que señalaban un estado de ánimo triunfal, todo lo que queda en la cuenta de Twitter de Trump, que una vez tuvo 88.7 millones de seguidores, es un breve mensaje del equipo de administración de Twitter: “Cuenta suspendida. Twitter suspende las cuentas que violan las reglas de Twitter”.

También lee: Cerrar la cuenta de Trump fue correcto, pero sienta un ‘precedente peligroso’: CEO de Twitter

Entonces, ¿cómo ha reaccionado Trump a los eventos de las últimas semanas? Nada bien, de acuerdo con los testimonios disponibles. Un presidente notoriamente excitado ha permanecido en estado de gran alarma.

Mike Pence, el vicepresidente fanáticamente leal de Trump, parece ser quien cargó con gran parte de la furia de Trump. Trump había instigado a Pence para que se negara a certificar a Biden como presidente, algo que es casi seguro que es ilegal.

Pence había apoyado a Trump mientras el presidente se jactaba de agredir sexualmente a algunas mujeres, defendió a los supremacistas blancos, pagó a las mujeres que dijeron que habían tenido aventuras con él, forzó a un gobierno extranjero para interferir en las elecciones presidenciales y encerró a cientos de niños en jaulas en la frontera entre Estados Unidos y México como resultado de sus políticas de inmigración de línea dura. Pero al final, Pence desafió a Trump.

La ruptura de Pence con Trump ha sido tremendamente exagerada (todo lo que hizo el vicepresidente no fue violar la ley), pero para Trump, la deslealtad es deslealtad. Después de que Pence le dijo a Trump que no interferiría con el recuento de votos electorales, el New York Times informó que Trump respondió en términos groseros.

También lee: La-Lista de frases de odio-amistad entre AMLO y Donald Trump

“Puedes pasar a la historia como un patriota”, se dice que Trump le dijo a Pence el miércoles 6 de enero por la mañana, antes de que el presidente, según el artículo de juicio político de la Cámara, incitara a una insurrección en el Capitolio .

“O puedes pasar a la historia como un cobarde”.

Cuando cientos de partidarios de Trump irrumpieron en el Capitolio, algunos exigiendo que se ahorcara a Pence, Trump no llamó a su vicepresidente. De hecho, la pareja no habló durante cinco días, según el Times, antes de reunirse en la Oficina Oval el lunes por la noche.

Esa reunión, dijeron los ayudantes al Times, fue “no sustantiva” y “forzada”.

Mientras Pence estaba escondido en un lugar seguro en el Capitolio el miércoles, Trump estaba enojado y aislado, informó el Wall Street Journal, citando a asesores de la Casa Blanca.

En el mitin cerca de la Casa Blanca, antes de que la turba atacara el Capitolio, Trump dijo que marcharía con ellos. Se pusieron en camino por Pennsylvania Avenue, pero él se llevó su caravana de autos a casa.

Durante las anteriores controversias generadas por el propio Trump, él pasaba horas hablando por teléfono con amigos y asesores, pero ese no fue el caso después de los disturbios.

El Journal informó que Trump ignoró las llamadas telefónicas del exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, un confidente intermitente, y estaba “en un lugar oscuro”.

“Es como ver a alguien autodestruirse frente a tus propios ojos y no puedes hacer nada”, dijo un asesor al Journal.

Trump incluso ha rechazado a Rudy Giuliani, el exalcalde de la ciudad de Nueva York que lideró la fallida estrategia por anular los resultados de las elecciones. El presidente les dijo a sus asistentes que no pagaran los honorarios legales de Giuliani, según los informes, y expresó su insatisfacción con la enérgica pero inútil campaña de Giuliani.

En los días posteriores al ataque al Capitolio, el Washington Post citó a un alto funcionario anónimo de la administración, quien señaló: “El presidente está bastante agitado”, pero dijo que Trump se centró más en su vida después de dejar el cargo; se dice que Trump está particularmente preocupado sobre la cancelación de un prestigioso torneo de golf en uno de sus campos, y Deutsche Bank dijo que no financiaría ninguno de los proyectos futuros de Trump.

También lee: Trump anuncia que no asistirá a la toma de posesión de Biden

Todo esto sin una palabra del presidente sobre las crecientes infecciones y muertes por coronavirus en EU, que ahora son las más altas de toda la pandemia, y son, con mucho, las más altas del mundo. Todo esto sumado a un programa de vacunas que va muy detrás de la meta del gobierno.

Trump no está dando entrevistas y sus asistentes han desaparecido de las transmisiones. La secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, dio una rueda de prensa de dos minutos un día después de los disturbios en el Capitolio, pero se escapó después de leer un guión preparado, negándose a responder preguntas.

Trump ha emitido un par de declaraciones escritas genéricas a través de la oficina de prensa de la Casa Blanca, e hizo algunos comentarios el martes mientras se preparaba para viajar a Texas para examinar un poco de su muro fronterizo.

“En lo que a esto se refiere”, dijo Trump , aparentemente refiriéndose a la toma de posesión de Biden: “No queremos violencia. Nunca violencia. No queremos absolutamente ninguna violencia”. Sin embargo, agregó que el entonces inminente juicio político estaba “causando una tremenda ira”, y el posterior juicio en el Senado “causa un tremendo peligro para nuestro país”.

También lee: Jason Stanley dice que Trump no es fascista, es oportunista

A fines de semana, mientras Joe Biden se preparaba para asumir la presidencia, Trump todavía estaba furioso, según CNN. Una discusión informal sobre la posible renuncia de Trump resultó en “una conversación cargada de improperios”, informó CNN, mientras que Trump ha estado en un estado de “hosca desolación”.

El presidente al ya aceptó que su mandato está a punto de terminar. Trump ha comenzado a pensar en cómo se irá de Washington y está interesado en “una despedida al estilo militar, con una multitud de partidarios”, dijo CNN, ya sea en la Casa Blanca o en el complejo de Mar-a-Lago, que ahora será su residencia.

En un golpe a las aspiraciones de Trump, el Pentágono está listo para romper con la tradición y no celebrar un homenaje de despedida de las fuerzas armadas al presidente.

Como una gran cantidad de ayudantes de Trump saltaron el barco, CNN informó que la oficina de prensa de la Casa Blanca está “prácticamente vacía”. Incluso el equipo de fuentes, que filtraban información a la prensa casi a diario, casi ha desaparecido, lo que dificulta discernir el estado mental del presidente.

Trump, conocido por dar la espalda a quienes le desagradan, deja el cargo tras descubrir que sus confidentes, asesores y amigos ahora están haciendo lo mismo.