Biden va contra medidas antimigrantes, pero la influencia de Trump permanece
Joe Biden, presidente de EU. Foto: AFP

A pesar de la promesa de Joe Biden de dar marcha atrás a las políticas migratorias de su predecesor, Ijeoma “Golden” Kouadio teme cada vez más que Biden no pueda rescatar el sueño americano de su familia que se encuentra en suspenso.

En 2019, la familia Kouadio se ganó la lotería de la visa de diversidad que tiene el propósito de aumentar la diversidad de los migrantes que llegan a EU. Pero justo antes de las entrevistas para la visa, Donald Trump implementó una cancelación de migración que permanecerá hasta el 31 de marzo. Si el presidente no realiza algo, la familia Kouadio perderá sus visas. 

“Ni siquiera sé cómo me siento,” dijo Kouadio a The Guardian desde su casa en Costa de Marfil. “Dejé de trabajar porque pensaba que me iba a mudar en enero”.

Biden ha tomado algunas medidas para dar marcha atrás o revisar las políticas antimigratorias de Trump, pero los activistas dicen que Biden tiene que hacer más para probar su compromiso con un cambio significativo.

Entérate: Presionan a Biden por cambios más rápidos en inmigración

La ansiedad en torno a ciertas políticas está creciendo, como las proclamaciones 10014 y 10052 sobre el veto a los poseedores de visa de migración y no migración que mantiene a Kouadio y a su familia fuera de EU.

El procurador Jesse Bless, quien participa en el litigio en contra de las las prohibiciones, estima que Biden tardaría sólo 10 minutos en revocarlas. “Si el presidente Biden deja que estos vetos se prolonguen hasta el 31 de marzo, acabará para siempre con la oportunidad de los poseedores de visa”, dice Bless.

Bless, director de litigio federal de la American Immigration Lawyers Association, Aila, también participa en el litigio de la proclamación de seguros para la salud de la era de Trump, que exige a los migrantes que prueben que contarán con un seguro médico antes de 30 días de su entrada a EU, o que tengan los recursos económicos para pagar por cualquier gasto.

Es similar a la regla de gasto público que intentaba penalizar a los migrantes que utilizaban los beneficios públicos y a la que el equipo de Biden dice oponerse.

Bless dijo que aunque la Casa Blanca de Biden revocó la prohibición de viaje, que impedía la entrada a personas sobre todo de países musulmanes, si no se retiran estas proclamaciones, la gente no va a tener los beneficios de cancelar el veto de viaje.

“Las acciones ejecutivas que se firmaron apenas empiezan”, dijo un vocero de la Casa Blanca. “El presidente Biden ha dicho claramente que hay que restablecer la compasión y ordenar nuestro sistema de migración para corregir las políticas inhumanas e inmorales de los últimos cuatro años, que es nuestro objetivo para las próximas semanas y meses”.

Una complicación para Biden es que las agencias que actúan siguiendo las políticas migratorias, especialmente la policía de migración y aduanas, ICE, coopere.

Lee también: Piden a Joe Biden conmutar las sentencias de los 49 prisioneros con pena de muerte

Una corte bloqueó la moratoria de 100 días de Biden en las deportaciones y la ICE ha intentado continuar con los vuelos de deportación que desafían los lineamientos que se introdujeron por medio del nuevo Departamento del Interior (DHS).

La ICE también quiso violar lineamientos al deportar familias que buscan asilo que están en Texas, pero se detuvo gracias a que una coalición de 110 grupos de activistas intervinieron, entre ellos Amnistía Internacional de EU.

Una investigadora de derechos de refugiados y migrantes de Amnistía Internacional, Denise Bell, dijo que la confirmación la semana pasada de Alejandro Mayorkas como secretario del interior podría mejorar el respeto de estos lineamientos, que se conocen como el memo Pekosens, y cambiar la cultura de la agencia.

“Las autoridades de migración se envalentonaron para detener y deportar a personas y eso va de acuerdo con la retórica y una agenda basada en la antiinmigración, el antiasilo, y el sentimiento antirefugiados que deshumaniza a la gente”, dijo Bell.

Aunque Bell dijo que se necesitan más cambios, incluyendo una reducción drástica de las detenciones migratorias, se siente optimista por lo que hasta ahora ha pasado, incluyendo la orden de protección a los refugiados que se emitió la semana pasada.

“Esas leyes están allí gracias a los abogados, porque la gente decía que había que hacer las cosas de manera diferente. Tenemos que hacer mejor las cosas, tenemos que dar marcha atrás a lo que sucedió durante los últimos cuatro años”, dijo Bell.

Una prueba a corto plazo para Biden será su respuesta al aumento de niños solos en la frontera. Los abogados están monitoreando dos facilidades que se están abriendo para atender el  aumento que se proyecta.

Los abogados también están esperando que la administración tome una postura en un caso que acusa al gobierno de negar a los niños el debido proceso. Algunos niños tienen apenas cuatro años y cruzan la frontera solos.

Te puede interesar: Twitter dice que el bloqueo a Trump es permanente, incluso si vuelve a ser candidato

Estos niños vinieron a la frontera con sus familias pero por la política de Quédate en México de Trump los regresaron. Esta política obliga a las personas que buscan asilo a esperar en México mientras se procesa su caso en lugar de esperar en EU, como se hacía en el pasado.

Muchos de estos niños terminaron cruzando solos, a veces sus padres los mandaban, por temor a no poder mantenerlos a salvo en el lado mexicano”, dice Esther Sung, una procuradora en este caso. “He sabido de niños un poco más grandes que deciden cruzar solos”.

Se supone que los niños solos quedan fuera del programa que oficialmente se conoce como protocolos de protección migratoria, MPP, y esto se utiliza en su contra, dice Sung, un consejero senior del Justice Action Center.

Esperan que la administración Biden dispute el caso o que llegue a un acuerdo, pero mientras eso sucede, la influencia de la administración sobre los niños permanece.

Maleny Delgado, quien fue criada en EU como indocumentada, dice que está contenta porque Biden le había dado prioridad a la reforma migratoria pero no estará feliz hasta que haya un camino hacia la ciudadanía y que se detengan las deportaciones.

Delgado, un miembro de grupo de derechos de migrantes Casa, sabe lo complicado que es ser indocumentado, pero también está asustada porque fue testigo de la deportación de su madre en 2015.

Los agentes de ICE llegaron a su hogar en Pensilvania una noche y amenazaron con llevarse a todos bajo custodia, incluyendo a Delgado, quien ya era ciudadana entonces, y a su hija de seis años que estaba durmiendo. Su hijo de nueve años todavía padece del desorden de ansiedad por separación y siempre se encuentra a lado de su madre por el temor de que desaparezca igual que su abuela.

Te recomendamos: Donald Trump tiene un nuevo hobby: la venganza

Con un nuevo presidente en el cargo, Delgado está determinada a pelear por que ninguna otra familia tenga que vivir lo que ellos. Delgado dice: “No es algo que pueda borrar o que el gobierno pueda borrar, pero quiero que mi historia no vuelva a repetirse.