La brasileña JBS promete cero emisiones de gas invernadero para 2040
Trabajadores de JBS de Brasil, la empresa procesadora de carne más grande del mundo, en Lapa, estado de Paraná. Fotografía: Ueslei Marcelino / Reuters

La compañía brasileña JBS, la procesadora de carne más grande del mundo, anunció su récord de ganancias un día después de comprometerse a alcanzar las cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2040. Es la primera compañía global de carnes y pollería en hacerlo.

Las crecientes exportaciones de China y Hong Kong alimentaron su récord de 696 millones de dólares en el último trimestre de 2020 (esto es 65% más que en el año anterior), según lo dicho por la compañía durante la noche del miércoles. Las ventas a China y Hong Kong de Brasil crecieron alrededor del 60%.

Los resultados significan que la productora de proteínas más grande del mundo tiene “suficiente dinero para gastar en la remoción de la deforestación ilegal de su cadena de distribución en el Amazonas”, como prometieron hacer para 2025, según Mauro Armelin, director de Amigos da Terra en el Amazonas brasileño. Y no tienen excusas si fallan en el cumplimiento de un objetivo originalmente establecido para 2011, añadió.

“Tienen suficiente dinero para invertir en su cadena de distribución”, dijo Armelin. “Esos miles de millones no son sólo para pagar dividendos a los accionistas”.

Te puede interesar: China apaga su apetito por la carne mientras crece la revolución vegana

Las crecientes exportaciones a China y el colapso del real brasileño fueron la clave para las ganancias récord de JBS, según Fernando Iglesias, analista en la consultora Safras & Mercado. “JBS siempre ha sido una de las compañías brasileñas más beneficiadas por China y siempre han sabido cómo sacar ventaja de esto”, dijo.

La compañía dijo que propusieron pagar 434 millones de dólares en dividendos en 2021. El negocio también va bien para sus rivales brasileños en el procesamiento de carne, Minerva y Marfrig.

Las tres empresas brasileñas han visto crecer la presión intensa en años recientes para eliminar la deforestación ilegal de sus granjas en el Amazonas. Ellos monitorean las granjas que le venden a sus mataderos, llamados “proveedores directos”. Pero son incapaces de controlar a los “proveedores indirectos” que le venden a otras granjas.

El año pasado, tanto JBS como Marfrig anunciaron planes para monitorear todas sus cadenas de distribución para 2025 y Minerva trabaja en una solución con un sistema llamado Visipec. El miércoles, Marfrig dijo que para finales de 2020 ya monitoreaban al 62% de su cadena de distribución en el Amazonas.

El martes, JBS prometió alcanzar las cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2040. “El cambio climático es el gran desafío de nuestros tiempos”, dijo el director ejecutivo de JBS, Gilberto Tomazoni, en un comunicado. “La agricultura puede y debe ser una parte de la solución climática global”.

Pero Armelin dijo que una buena parte de su objetivo probablemente se cumplirá si JBS elimina todo tipo de deforestación de su cadena de distribución en el Amazonas para 2025, como prometieron el año pasado. Los ambientalistas dijeron en aquel entonces que el objetivo no era suficiente.

Lee también: ¿Por qué comer carne de laboratorio cuando simplemente podemos comer más verduras?

“Ese será el gran factor de las emisiones de JBS, basados en las emisiones brasileñas”, dijo Armelin.

JBS también prometió remover toda la deforestación ilegal de su cadena de distribución entera (incluyendo a la amenazada región de sabana Cerrado) para 2030, transiciones hacia electricidad renovable para 2040 y alcanzar el cero en deforestación global para 2035. JBS dijo que invertirán mil millones de dólares durante la próxima década en un programa de cero emisiones.