Síguenos

 

Mundo

Gigantes químicos ocultaron los peligros de los ‘químicos permanentes’ en los empaques de alimentos

DuPont y Daikin, fabricantes de PFAS de ‘cadena corta’, no informaron al regulador sobre los resultados negativos de las pruebas en animales por parte de la FDA.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos negó que su supervisión hubiera sido laxa. Foto: Xinhua / Rex / Shutterstock

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Los gigantes químicos DuPont y Daikin tenían conocimiento de los peligros de un compuesto PFAS (sustancias PER y polifloruroalcalinas) ampliamente utilizado en el envasado de alimentos desde 2010, pero los ocultaron al público y a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), revelan estudios de las compañías obtenidos por The Guardian.

Los productos químicos, llamados 6: 2 FTOH, están vinculados a una variedad de problemas de salud graves, y los estadounidenses todavía están expuestos a ellos en cajas de pizza a prueba de grasa, recipientes para llevar, envolturas de comida rápida y empaques de cartón.

Las empresas inicialmente le dijeron a la FDA que los compuestos eran más seguros y menos propensos a acumularse en humanos que los tipos más antiguos de PFAS, también conocidos como “químicos permanentes” y presentaron estudios internos para respaldar esa afirmación.

Lee: Menos esperma, penes que se encogen: los productos químicos tóxicos amenazan a la humanidad

Pero Daikin ocultó un estudio de 2009 que indicaba toxicidad para el hígado y los riñones de las ratas de laboratorio, mientras que DuPont en 2012 no alertó a la FDA ni al público sobre nuevos datos internos que indicaban que las sustancias químicas permanecen en los cuerpos de los animales durante mucho más tiempo de lo que se pensaba inicialmente.

Científicos de la industria, la FDA e investigadores independientes ahora vinculan los FTOH 6: 2 con enfermedad renal, daño hepático, cáncer, daño neurológico, problemas de desarrollo y trastornos autoinmunes, mientras que los investigadores también encontraron tasas de mortalidad más altas entre los animales jóvenes y las madres expuestas a los químicos.

Si la FDA hubiera visto los datos, es poco probable que hubiera aprobado los FTOH 6: 2, dijo Maricel Maffini, investigadora independiente que estudia el PFAS en el envasado de alimentos. Y aunque Daikin pudo haber infringido la ley, ni esa empresa ni DuPont, que ha sido expuesta anteriormente ocultando estudios que sugieren toxicidad en las PFAS, enfrentan por ahora algún tipo de repercusiones.

“Esas cosas no deberían suceder, y si suceden, entonces debería haber consecuencias, pero la supervisión es laxa”, dijo Maffini.

En 2020, la FDA llegó a acuerdos con algunos de los principales fabricantes de PFAS para dejar de utilizar voluntariamente compuestos FTOH 6: 2 en el envasado de alimentos en un plazo de cinco años. Pero los documentos muestran que la FDA se enteró por primera vez del estudio oculto de DuPont en 2015, y los activistas por la salud pública dicen que un plazo de 10 años para reevaluar y eliminar la sustancia química es inaceptable.

Te puede interesar: La población de abejas de Holanda se mantiene gracias a la estrategia de polinización

Además, la eliminación de la FDA solo se aplica a los compuestos FTOH 6: 2 y no incluye otros PFAS de “cadena corta” similares, lo que genera dudas sobre si la agencia está protegiendo completamente al público de sustancias químicas potencialmente tóxicas.

“Creo que la gente debe poder confiar en la FDA para que la ciencia que se practica en la agencia se convierta en acción real, y ahora ese no parece ser el caso“, dijo Tom Neltner, director de políticas de productos químicos del Fondo de Defensa Ambiental. Él y Maffini obtuvieron los estudios de las empresas y los documentos relacionados del sitio web de Daikin y la FDA a través de solicitudes de la Ley de Libertad de Información.

El compuesto 6: 2 FTOH es parte de una nueva generación de PFAS de “cadena corta” que fueron diseñados para reemplazar los PFAS de “cadena larga” más antiguos y supuestamente más dañinos. La industria afirma que los compuestos de cadena corta son uniformemente seguros y “prácticamente no tóxicos”. Sin embargo, investigadores independientes como Erika Schreder, directora científica de Toxic Free Future, han descubierto que los PFAS, independientemente de la longitud de la cadena, se acumulan en el medio ambiente y en los seres humanos, y son tóxicos.

“El hecho de que sigamos descubriendo pruebas de que los PFAS de uso actual tienen una toxicidad similar a los compuestos (de cadena larga) que se han eliminado es un argumento sólido para regular los productos químicos nocivos como los PFAS”, dijo Schreder.

En una declaración a The Guardian, un portavoz de la FDA defendió el manejo de la agencia de FTOH 6: 2, señalando que los estudios “no demuestran un peligro inminente para la salud” y se necesitaban más estudios para sacar conclusiones concretas sobre su seguridad y la de otros PFAS de cadena corta.

No te pierdas: Hay cientos casos de menstruación anormal tras exposición a gas lacrimógeno durante protestas en Portland

Daikin and Chemours, una empresa que en 2015 se escindió de la división PFAS de DuPont, no respondió a las solicitudes de comentarios.

DuPont oculta nuevos datos alarmantes

Los informes de la industria y las comunicaciones entre la FDA y los productores de PFAS entre 2008 y 2020 muestran cómo una secuencia de análisis de seguridad química inadecuados, estudios ocultos y supervisión laxa crearon un escenario en el que los estadounidenses continúan expuestos al compuesto peligroso en el empaque de alimentos.

Los estudios de FTOH 6: 2 de 2008 que DuPont presentó a la FDA monitorearon el impacto de los altos niveles de exposición a la sustancia química en dos generaciones de ratas de laboratorio. Los animales sufrieron insuficiencia renal, daño hepático, problemas en las glándulas mamarias, dientes moteados y otros problemas. Sin embargo, DuPont y la FDA consideraron que la exposición de los seres humanos sería mucho menor y, con poca evidencia de apoyo, creían que el PFAS de cadena corta no se acumularía en los cuerpos humanos, dijo Maffini.

Ella calificó tales estudios sobre PFAS como “inexactos e inapropiados”, porque los químicos son tóxicos en “niveles extremadamente bajos” y se sabe que se acumulan en los cuerpos de los animales.

De hecho, el estudio de DuPont a más largo plazo completado en 2012 encontró que 6: 2 FTOH permanecía en los cuerpos de los animales de laboratorio durante más tiempo de lo que se pensaba. Aún así, DuPont no alertó a la FDA ni publicó el estudio.

También puedes leer: ‘Save Ralph’, la campaña contra las pruebas en animales que se hizo viral

Aunque la ley no requiere que las empresas hagan pública dicha información, los resultados sugirieron fuertemente una amenaza para la salud, y DuPont “tenía la obligación ética no solo de publicarla, sino de señalarla a la FDA”, dijo Neltner.

Tres años después, DuPont resumió parcialmente sus hallazgos de 2012 en un estudio de FTOH 6: 2 revisado por pares que, según Maffini, utilizó datos “seleccionados” para respaldar su afirmación de que el compuesto era seguro. Aunque omitió los detalles del estudio de 2012, las comunicaciones muestran que llamó la atención de la FDA, que escribió que el estudio alertó a la agencia “sobre una posible biopersistencia de (6: 2 FTOH) y planteó posibles problemas de seguridad”.

Eso desencadenó una revisión de seguridad, pero el proceso se prolongaría durante unos cinco años mientras los estadounidenses continuaban expuestos.

Incluso cuando DuPont en su estudio de 2008 informó sobre algunos problemas de salud en animales de laboratorio a altos niveles de exposición, lo hizo de una manera que parece diseñada para confundir, anotó Maffini. Un pasaje que reveló que las altas dosis de la sustancia química conducen a sangre en la orina de las ratas decía que las dosis “dieron como resultado una reducción significativa en el número de ratas hembra con ausencia de sangre en la orina”.

Daikin omite los datos científicos condenatorios

La FDA aprobó en 2009 el compuesto FTOH 6: 2 desarrollado por Daikin para su uso en el envasado de alimentos, basando en parte la decisión en los estudios de la empresa que sugerían que el producto químico no era tóxico.

Pero unos 10 años después, Maffini y Neltner descubrieron que Daikin había retenido dos estudios de la FDA que sugerían toxicidad para el hígado y los riñones de los animales de laboratorio a bajos niveles de exposición: uno completado antes de que la FDA aprobara la sustancia química y otro después.

Lee: Tribunal revoca amparo concedido a Monsanto por uso de glifosato

Detectaron la omisión al cotejar los estudios de la sustancia química publicados en el sitio web de Daikin con los presentados a la FDA, y encontraron que los datos sobre los efectos en la salud nunca se entregaron a la agencia. Neltner señaló que la ley requería que el primer estudio se presentara a la FDA. Maffini dijo que le preguntaron a Daikin sobre la omisión y la compañía respondió eliminando el informe de su sitio web, pero aún se puede encontrar utilizando el sitio de referencia Wayback.

Como parte de su revisión de seguridad de la sustancia química, la FDA convocó una reunión de 2018 con Chemours, Daikin y otros en la industria en la que la agencia solicitó estudios relacionados con 6: 2 FTOH. Las comunicaciones confirman que la FDA no contaba con el estudio de 2012 de DuPont ni el estudio de 2007 de Daikin.

Entre 2018 y 2020, tres análisis de la FDA que incluyeron los estudios de Daikin y DuPont concluyeron ampliamente que la FTOH 6: 2 puede quedarse en el cuerpo humano durante años y podría ser más tóxica de lo que las compañías habían sugerido anteriormente.

Una comunicación de 2019 entre la FDA y el fabricante de PFAS Asahi mostró la urgencia por parte de la agencia de retirar el producto químico del mercado, pero en julio de 2020 anunció que cuatro productores principales del compuesto habían acordado quitar todos los envases de alimentos con 6:2 FTOH fuera de los estantes para 2025.

También lee: Monsanto y autoridades de EU presionaron a México para eliminar la prohibición al glifosato

En su anuncio, la FDA escribió que el cronograma extendido “equilibra la incertidumbre sobre el potencial de riesgos para la salud pública con la minimización de las posibles interrupciones del mercado en las cadenas de suministro de envasado de alimentos durante la emergencia de salud pública por el Covid-19”.

Maffini cuestionó si acaso no se estaba dando prioridad a la salud pública.

Los propios científicos de la agencia tenían prisa por quitarlos del mercado, por lo que es realmente difícil entender por qué la FDA acordó una eliminación gradual de cinco años”, dijo.

Neltner también subrayó lo que él y Maffini ven como otras deficiencias en el proceso de aprobación de sustancias químicas de la FDA que contribuyeron al problema de FTOH 6: 2: la agencia no exige suficientes datos de seguridad por adelantado y no hay una reevaluación sistemática para determinar si las sustancias químicas son seguras después se envían al mercado.

La FDA nuevamente defendió su proceso, afirmando que la agencia “actualiza nuestras evaluaciones de seguridad según corresponda” y dijo que la industria “debe proporcionar suficiente información que demuestre que” los productos químicos son seguros.

Pero Neltner afirmó que los problemas con 6:2 FTOH sugieren lo contrario.

Te recomendamos: Bayer registra una pérdida neta de 12,789 mdd en 2020 a causa del glifosato

“Están haciendo suposiciones extremadamente inexactas que son indefendibles”, dijo Neltner.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Salud

La mucormicosis normalmente es muy rara, pero tiene un alto índice de mortandad y es difícil de tratar.

Medio Ambiente

El brazo de gestión de activos del banco no está obligado a dejar de financiar el carbón, a pesar de que las nuevas plantas...

Mundo

Más de 1,000 personas reportaron cólicos, incremento en el sangrado y otros problemas de salud, poniendo en duda las aseveraciones de que el gas...

Actualidad

Las investigaciones muestran que las bodegas, que se multplican en el Inland Empire de California, provocan la contaminación que afecta desproporcionadamente a las comunidades...

Publicidad