Metaverso de Facebook: ¿qué es y cómo funcionará?
"Meta" es el nuevo nombre de la compañía liderada por Mark Zuckerberg. Foto: Tomada de Internet.

Después de que Facebook anunció que cambiaría de nombre a su empresa por “Meta”, apostando fuertemente por el “metaverso“, los usuarios se han preguntado de qué va este concepto y los efectos que tendrá en la manera en la que usamos internet.

¿Qué es el metaverso?

El término como tal viene de la película de 1992, Snow Crash, y describe espacios de trabajo tridimensionales o virtuales.

Así, el metaverso hace referencia a un mundo virtual al que los usuarios se conectan utilizando una serie de dispositivos que los hacen pensar que realmente están dentro de él. Es decir, es una experiencia en la que una persona podría “teletransportarse” a otro mundo a través de la tecnología, como a través de gafas de realidad virtual y otros complementos que permiten la interacción virtual.

Tiene la particularidad de que es una una especie de realidad alternativa que busca que el usuario pueda realizar sus actividades diarias, pero sin salir de casa o sin moverse de la habitación en la que se encuentra.

Este concepto es común en el mundo de los videojuegos, ya que ahí las personas pueden crear un avatar y personificarlo a su manera.

¿Cómo funcionará en Facebook?

En Facebook, de manera específica, el metaverso se aplicará bajo la misma idea de interactuar y crear redes virtuales, pero con la peculiaridad de que el objetivo ahora será crear un universo paralelo, al que se pueda acceder con dispositivos de realidad virtual y realidad aumentada.

De modo que se trata de una dinámica completamente inmersiva que permitirá al usuario sumergirse en otro tipo de realidad. Un ejemplo de esto podría ser a través de sensores que hagan un registro de nuestros movimientos físicos para que el avatar que nos represente en ese universo paralelo haga lo mismo.

Como se trata de un universo virtual, esto también incluiría, por ejemplo, las oficinas en las que trabajas, o los negocios a los que acudes. Lo mismo aplica para viajes, abriendo la posibilidad de charlas con avatares de personas de cualquier rincón del mundo.

Asimismo, en el tema de la economía, un universo virtual podría también tener su propia moneda virtual que se pueda comprar con dinero real.