#SuperBowl, más que un juego
In-grid Telecom
#SuperBowl, más que un juego
Foto: Jean-Daniel Francoeur/Pexels

Desde hace 82 años la televisión llegó al futbol americano para cambiarlo para siempre. En 1939 la NBC fue la primera cadena que con dos cámaras y 8 empleados, transmitió el primer juego de la Liga Nacional de Futbol (NFL, por sus siglas en inglés), sin pensar en ese momento que, históricamente, lo pondría en la mira de millones de aficionados que ahora podrían seguirlo, sino también catapultaría lo que hoy representa a millonarias industrias como la del deporte, el entretenimiento, la mercadotecnia y por supuesto, la tecnología.

Según la historia de la NFL, al terminar la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses empezaron a comprar televisores de forma masiva, y los partidos de futbol americano se popularizaron cada vez más; ello trajo como consecuencia el nacimiento del “Heidi Bowl”, el Super Bowl y el partido de los lunes en la noche. 

El éxito fue tal, que en 1961 el Congreso permitió que ligas deportivas negociaran sus propios contratos, y que la NFL estableciera un sistema de compartir los ingresos entre todos los equipos, quienes en consecuencia tenían más poder económico para fichar mejores jugadores, y empezar con diferentes formas de comercialización de los juegos, dentro y fuera del campo.

Hoy, la NFL es la liga deportiva profesional más popular de Estados Unidos y una de las más poderosas organizaciones de entretenimiento del mundo.  La asistencia promedio a los juegos de temporada es de más de 67,590 fanáticos.

De acuerdo con la consultoría IEG (principal consultora global en estrategia de asociación, evaluación y medición para patrocinadores), los ingresos por patrocinios de la NFL y sus 32 equipos se dispararon a 1,620 mdd a pesar del impacto de la pandemia.

Con la poderosa atracción de marcas y de audiencia, un evento como el SuperBowl requiere de las máximas magnitudes tecnológicas y es por ello por lo que este año, de la mano de Verizon, fue el segundo año en que se utilizó tecnología 5G en su transmisión.  La compañía invirtió 80 millones de dólares para ampliar las capacidades de conectividad 5G en Tampa, y en el propio estadio Raymond James, sede del Super Bowl LV.

Gracias a la tecnología, las capacidades de la aplicación de la NFL “Watch Together” permitió una experiencia de visualización móvil interactiva, y envolvente.

La plataforma Fortnite Creative, en asociación con Epic Games, logró que fanáticos que pagaron el alto costo por estar en el estadio, se reunieran con los que, por capacidad económica y por confinamiento, se quedaron en casa para celebrar, y compartir de manera virtual el concierto de clausura, en donde además pequeñas empresas lograron participar en un patrocinio.

La NFL sabe del poder económico que representa en su país y en retribución social, vía Roger Goodell, Comisionado de la NFL, ofreció la semana pasada a Joe Biden todos los estadios de fútbol americano como sitios de vacunación contra el COVID-19, sumándose al compromiso del actual presidente de Estados Unidos de administrar al menos 100 millones de dosis de vacunas durante los primeros 100 días en el cargo.

Resultado final, todos ganan. Sobre todo la NFL, no importa qué equipo se quede con el trofeo Vince Lombardi, que por cierto tiene un costo de 25,000 dólares.