¡Holobioma!

Futuros alternos

Es escritor, periodista, locutor y productor en Aire Libre 105.3 FM y gestor cultural. Ha escrito para medios como Vogue, RollingStone, Esquire, Código, El Universal, entre otros, y colaborado en Imagen Radio, Ibero 909, Reactor y Bullterrier FM.  Twitter: @mangelangeles

¡Holobioma!


Con apenas unos cuantos segundos de diferencia The Guardian publica en su TL de Twitter dos noticias que hablan de un mundo enfermo. “Catastrófico: el Reino Unido ha perdido el 90% de sus pastizales marinos, haya estudio”. El otro: “Adolescente de Queensland (Australia) muere por picadura de medusa, en la primera pérdida humana debido al animal en 15 años”. Ambas hablan de un mundo invadido en el que la muerte es una realidad.

Y es que en medio de esta pandemia histórica hay también cosas muy claras. Aquí, una pequeña lista de ellas:

  1. Los comerciales siguen siendo hermosos y llenos de color y capaces de hacer que de la nada aparezcan filas de humanos abarrotando centros comerciales equiparables a las que hay en los centros de vacunación en México.
  2. Compramos más que nunca aunque insistamos en que no, aunque creamos que hemos aprendido a medir nuestros impulsos: ahí siguen intactas nuestras ganas de lo más nuevo, lo más bonito y lo más sexy: solo cambió la url desde la que ahora desfilamos con nuestra tarjeta.
  3. Vivimos en una caja de unicel de un solo uso: de ella comemos y para que ella siga existiendo seguimos muriendo.

Y podríamos pensar que no hay nada que hacer. O que Elon Musk encontró la respuesta y que todo se trata de pensar en Marte. Y no. Mejor no hacerlo.

Podemos entender que de cualquier manera justo frente a nuestros ojos sucede siempre algo que nos habla de continuidad, incluso en estos tiempos en los que, a decir de Donna Haraway “ya nada tiene tiempo de regenerarse”.

Frente a nuestros ojos, situaciones desde las podemos llamar resistencias: desde los huertos urbanos o el movimiento minimalista, hasta las mareas verdes y moradas que hoy generan muros de metal que protegen piedra arcaica. Exacto, como ese muro que protege Palacio Nacional. Al mismo tiempo vale no olvidar que ello sucede mientras la lucha por el acaparamiento de las vacunas muestra una clara ventaja para países como Estados Unidos y Canadá, que en México un presunto violador llamado Félix Salgado Macedonio podría ser gobernador en un país donde casi once mujeres son asesinadas todos los días.

Todo, al mismo tiempo y en el mismo lugar en el que existimos todos los entes que somos. Somos un holobioma, aunque todavía no lo entendamos.

En “Seguir con el problema” (Haraway, Consonni, 2020) la autora de “A Cyborg Manifesto” dice: “El Capitaloceno es terrano, no tiene por qué ser la última era geológica biológica diversa que incluya también a nuestra especie. Aún quedan muchas buenas historias por contar […] y no solo por seres humanos”. Y nos conviene creerlo. Conviene creer que podemos crear algo para sobrevivir pero también para seguir con este problema llamado Tierra. Desde toda su complejidad hasta toda su posibilidad.

Entender que somos un holobioma y que en nuestro entendimiento de que somos apenas una parte de éste, hay todas las oportunidades.

Escribamos nuevas y buenas historias. Como la de este #8M que ya nos pintó verdimoradas las caras y los corazones.

Miguel Ángel Ángeles es escritor, periodista, locutor y productor en Aire Libre 105.3 FM y gestor cultural. Ha escrito para medios como Vogue, RollingStone, Esquire, Código,  El Universal entre otros, y colaborado en Imagen Radio, Ibero 909, Reactor y Bullterrier FM. Creen en las mareas.

Mail: [email protected] / Twitter: @mangelangeles / IG: @miguelangelangeles