Síguenos

 

The Guardian

El punto de vista de The Guardian sobre el príncipe Felipe: un hombre de su tiempo

Redacción The Guardian

La muerte del duque de Edimburgo dejará un vacío en el corazón de la monarquía.

Foto: AFP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El Palacio de Buckingham anunció la muerte del príncipe Felipe, duque de Edimburgo. No se pretende trivializar al decir que esta noticia no ha llegado como un rayo de la nada. El duque tenía, después de todo, 99 años y menos de tres meses antes de su centenario, una edad formidable para cualquier hombre, incluso en estos días de longevidad sin precedentes. Rara vez se le había visto en público desde que finalmente se retiró de la vida pública en 2017. Su salud había sido motivo de preocupación en varias ocasiones en los últimos años, y un accidente automovilístico en 2019 parecía marcar una retirada más decisiva del mundo.

Ahora finalmente suena la campana para el hombre que estuvo más de 73 años casado con la Reina. Y, aunque su muerte no fue inesperada, envía un mensaje brusco, sombrío y resonante a millones de personas en todos los rincones de Gran Bretaña. El fallecimiento del duque no es simplemente un recordatorio, en medio de la continua pérdida humana de la pandemia de Covid, de la realidad de la muerte misma. También es un recordatorio de que, al final, el orden monárquico actual también es una era finita. Solo una minoría de británicos puede recordar una época en la que la reina y el duque no estaban juntos. Pero la muerte del duque obliga a esta nación a reconocer que todas las cosas deben pasar.

La muerte del duque es, ante todo y, sobre todo, un acontecimiento personal para su familia, y especialmente para la Reina. Por mucho que se pueda anticipar una muerte, tal evento nunca es insignificante para los afligidos cuando finalmente llega el momento. Esta muerte, que se produce cuando la vida se vive en grupos familiares y domésticos cercanos, será particularmente dura. En muchos aspectos, un abismo normalmente separa la vida y los hábitos de la familia real de los de otras familias del país. En esta experiencia, sin embargo, otras familias hoy pueden verse reflejadas a sí mismas, sus propios duelos y sus propias pérdidas y tristezas. Esa es una de las razones por las que esta muerte es de hecho un evento nacional para Gran Bretaña.

El duque ha sido una figura imponente en la casa real durante tanto tiempo que su impacto en la nación y sus instituciones no se resume fácilmente. Para muchos, será recordado principalmente como el miembro de la familia real que no podía ser amordazado. La disposición del duque a no tener pelos en la lengua. Lo distinguió entre la multitud, de una manera que difícilmente se ganó el cariño de la opinión liberal en Gran Bretaña. Podía ser directo, grosero y ofensivo, y no le importaba mucho si causaba malestar. Venía de una época en la que los hombres de su clase y antecedentes se sentían libres de restricciones sobre cómo vivían y cómo hablaban con los demás. Hasta el final, el duque fue capaz de utilizar un lenguaje racista y sexista que se había vuelto públicamente inaceptable décadas atrás.

La realeza es un papel que se adquiere por nacimiento o matrimonio. Pero el príncipe Felipe también fue, quizás paradójicamente, el pionero de la idea de la realeza como profesión. Su diligencia, como la de la reina, ayudó a remodelar la monarquía de posguerra. En su día, el duque también fue un auténtico modernizador. Quería que la monarquía cambiara con los tiempos. Quería que la familia fuera públicamente activa y útil. Se oponía a la vacía pompa y circunstancia real. Abrazó la ciencia y la tecnología de una manera que la realeza y su círculo rara vez lo habían hecho antes. Quería que Gran Bretaña estuviera en la cúspide de lo nuevo, no revolcarse en lo viejo. Vio la televisión como un medio que podría reinventar la monarquía para la era de la cultura de masas, y presionó para que la familia aceptara el documental televisado sobre ellos, que se emitió en 1969.

Para su ocasional e indudable frustración, el duque era principalmente importante porque fue lugarteniente y consorte de por vida de la monarca reinante de más larga data de la historia británica, pero no por sus intereses o cualidades personales. Hizo lo que más se le pedía en la vida al engendrar un heredero con la reina. Pero podría ser un marido distante, a veces desapareciendo solo para realizar largas giras por el extranjero. Y también aparecía en ocasiones como un padre distante y poco comprensivo. Le irritaba el peso de la tradición que frustraba sus esfuerzos por darles a sus hijos su propio apellido, o que se resistió a sus intentos de renovar los palacios reales de una manera más del siglo XX, o que se negó a ponerlo a cargo de proyectos y jerarquías en las que los cortesanos no estaban dispuestos a soltar su control.

El hecho central innegable de su vida era que la Reina dependía de él. Su matrimonio fue fundamental para su reinado, a pesar de que su familia experimentó, y todavía experimenta hoy, muchas infelicidades. Su espíritu de servicio público no se basó en un requisito histórico o legal para comportarse de esta manera. Se basaba pragmáticamente en un instinto colectivo de autoconservación y un sentido de decencia basado en principios. Dado que la Reina ha reinado durante más de 69 años, y que Philip estuvo a su lado todo ese tiempo, esto significa que debe compartir parte del crédito por los éxitos de la moderna Casa de Windsor y compartir parte de la culpa por sus traumas. Su muerte toca la campana de un período notable en la historia de la monarquía. Pero deja un vacío insustituible en la vida del monarca.

También te puede interesar

Realeza

La estatua de bronce, muestra a Diana rodeada de tres niños para simbolizar la "universalidad y el impacto generacional del trabajo de la princesa".

Realeza

La monarca no siguió el evento desde su comienzo y tampoco el año pasado, que se disputó a puerta cerrada por la pandemia.

Realeza

Según el periodista Omid Scobie el mundo apreció un poco de este acercamiento tras los funerales del príncipe Felipe.

Realeza

La reina Isabel II asistió acompañada por su primo Eduardo, duque de Kent, al desfile militar conocido como Trooping de Colour.

Publicidad