Los conflictos con el clima de un expresidente y un exaspirante a presidente
Ángel Guardián
Los conflictos con el clima de un expresidente y un exaspirante a presidente
Foto:Arthur Podzolkin/Unsplash.com

Algunos personajes del entorno político de México han salido a relucir entre los directores de grupos financieros con posiciones contradictorias en cuanto al cambio climático.
Uno de ellos fue presidente del país y otro aspiró a serlo, pero ambos tuvieron una carrera política prominente en México y, ante los cambios de régimen que a cada uno le tocó, optaron por el camino de la iniciativa privada.

Más allá de conceptos como el conflicto de interés, o la llamada revolving door (que lleva a los políticos a las empresas y luego de vuelta), una firma de investigación exhibe las conexiones entre los grupos financieros y los recursos que inyectan a proyectos energéticos que fomentan el calentamiento global.

Por un lado DeSmog, en un reporte sobre los conflictos de los directores que dirigen los principales bancos del mundo, hace mención al papel que el expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León ha desempeñado como uno de los líderes de la globalización. Asimismo, destaca las participaciones en foros sobre el cambio climático del profesor en Economía y Política Internacional en la Universidad de Yale.

Sin embargo, DeSmog subraya que Zedillo, miembro del consejo de administración de Citi, también tiene “múltiples conexiones” con sectores de la industria energética basada en carbón en su rol como “consejero en los consejos de BP, Credit Suisse, Coca-Cola y Rolls Royce. 

En general, el análisis de DeSmog refiere que 65% de los miembros de los consejos directivos de la banca global tienen conexiones con industrias contaminantes y con grupos de cabildeo que se oponen a las energías renovables y las reformas.

Como parte de los análisis de DeSmog, el grupo señala que el excandidato del PRI a la presidencia de la república, José Antonio Meade Kuribeña, “es director de la empresa mexicana Alfa, la cual está involucrada en exploración y producción de petróleo. Meade es, cabe recordarlo, un director de consejo en HSBC. 

DeSmog afirma que las industrias contaminantes tienen un gran peso en los consejos de los grupos financieros que, a pesar de que han prometido que apoyan la diversificación energética y el camino a la descarbonización, siguen inyectando una enorme cantidad de recursos a la energía basada en fósiles.

Esta situación, dice DeSmog, aumenta la preocupación de que los miembros de los consejos en cuestión se constituyan en un obstáculo sistémico para promover acciones en pro del clima.

De acuerdo con DeSmog, a los bancos les encanta decir que promueven la lucha contra la crisis climática, pero sus consejos de administración “están plagados con gente con conflictos de interés en canto al clima” y que continúan invirtiendo en proyectos de energías no renovables y, por ende, no sustentables y contaminantes.

También lee: Los bancos, esos financiadores del desastre climático

Como se mencionó previamente en Ángel Guardián, los 60 mayores bancos del mundo han invertido más de 3.8 billones de dólares para financiar las operaciones de hidrocarburos en el último lustro.

DeSmog afirma que 65% de los directores de los bancos analizados, tienen “conflictos de interés”, algo que, por lo demás, al parecer los tiene sin cuidado, al fin que para ello está el greenwashing

.