Superliga europea: la nueva guerra del futbol
Hat-Trick
Superliga europea: la nueva guerra del futbol
Foto: Pixabay

La rebelión vino de los poderosos, de los que creen que con el dinero se puede hacer cualquier cosa, incluso, matar al futbol. 

El anuncio del acuerdo para la creación de la Superliga, en la que participarán los clubes con mayor fuerza económica de Europa como el Real Madrid, Barcelona, Manchester United y Manchester City es un atentado contra los principios mínimos de justicia deportiva que debería imponerse en el balompié.


Al ser una competencia cerrada, se margina cualquier mérito ganado en el terreno de juego como el del Leicester City que ganó la Premier League y pudo clasificarse a la Champions para participar en la élite del futbol. Tampoco será factible ver historias de superación o proezas de equipos y jugadores que logran sorprender al mundo como sucedió con el Porto en 2004 y, poco a poco, los conjuntos medianos y pequeños entrarán en crisis económica.

También lee: Se cimbra el futbol europeo: los clubes más poderosos anuncian creación de Superliga


El dinero por los derechos de televisión forman parte del presupuesto de las escuadras futboleras y si se pagan grandes sumas a los equipos “disidentes” , más temprano que tarde, las finanzas de los medianos y humildes se verá trágicamente mermadas, lo que amenazaría la existencia de decenas de clubes, sus canteras y aficiones. Simplemente, la llave del dinero quedaría cerrada para estas instituciones.

Los 12 equipos fundadores recibirán, en conjunto, un pago de una sola vez de 3,500 millones de euros dedicado a emprender planes de inversión en infraestructuras y compensar el impacto de la pandemia, pero ninguno de los involucrados ha tocado el tema de cómo beneficiaría esta Superliga a los menos potentes en cuanto a sus finanzas .

“¿Están locos? La Superliga mata al fútbol”, tituló contundente el diario italiano TuttoSport. “Nos hemos convertido en una vergüenza”, declaró el exfutbolista del Liverpool, Jamie Carragher. A estas voces se sumaron las de mandatarios como Boris Johnson del Reino Unido, quien advirtió que esa competencia “sería muy perjudicial para el futbol”. 

La FIFA y la UEFA reaccionaron ante el anuncio, pero no sólo con condenas, sino que comenzaron a buscar en sus reglamentos las sanciones a las que se podrían exponer los equipos. El organismo europeo, según La Gazzetta dello Sport, prepara una demanda de 60 mil millones de euros a los clubes disidentes, mientras que FIFA amaga con impedir participar en sus torneos a los jugadores que participen en la Superliga.

“Veremos cómo evoluciona el tema, pero si se materializa la Superliga, las consecuencias serán muchas y todas de gran magnitud”, señala el abogado especialista en derecho deportivo Ariel Reck en su cuenta de Twitter.

Aún es pronto para ver cómo se acomoda el tablero. Habrá que ver el jaloneo que exista entre los clubes ‘independentistas’, las autoridades deportivas, de los distintos Estados europeos y la propia Unión Europa. Lo que está claro es que a partir de ahora puede ser que el futbol haya cambiado para siempre.

Por lo pronto, en el deporte más popular del mundo se vive una nueva guerra.