Instagram miró profundamente dentro de mi corazón, y en realidad no me gusta lo que encontró allí
No se ofenda, pero después de mirar los datos / anuncios de Access, no puedo encontrar ocho cosas que me interesan menos. Fotografía: bombuscreative / Getty Images

Te preocupa lo que los gigantes de las redes sociales saben de ti, porque hay que hacerlo. La información es oro, los algoritmos también lo son. Si no pagas por el producto, tú eres el producto. Pronto, todo esto serán robots. La conexión entre estas tres últimas afirmaciones no es lógica. Todas están en la misma bolsa llamada “el futuro”. Así que cuando descubrí el lugar de Instagram donde puedes encontrar lo que piensa que estás interesado (en la aplicación, lo encuentras en Configuración>Seguridad>Acceder a datos>Anuncios), como internauta obviamente sentí como mi deber el ver a qué rincones oscuros de mi alma privada tenía acceso. 

Lee: Liderazgo de WhatsApp en riesgo por Zoom; Instagram pierde gusto entre los menores

Y he aquí: joyería, artículos de lujo, música electrónica, amor, emociones, diseño de modas, manualidades. Digo, sin ofender a nadie, Kraftwerk, y seres queridos, pero no podría pensar en ocho cosas en las que este menos interesada. Tal vez los lagos secos. 

Hay investigaciones detalladas acerca de los fundamentos racistas y sexistas de mucho software predictivo. En un software que usó el sistema de justicia criminal de Estados Unidos, su base en prejuicios raciales llevó a predicciones erróneas sobre la probabilidad de que prisioneros negros reincidieran. El software de reconocimiento de imágenes pone a mujeres en la cocina sosteniendo trapeadores, a hombres en canchas deportivas haciendo… no lo sé, lo que sea que hagan ahí. Esto eventualmente se filtró a nuestros mensajes de salud pública del gobierno. Produjo un póster de “quédate en casa” por el Covid en el que las mujeres hacen casi todo y los hombres se sientan en el sillón, que se retiró rápidamente. Es posible que este se creara sin algoritmos. El sexismo ya existía antes del internet, tengo que recordarme eso seguido. 

Te puede interesar: Bottega Veneta abandona Instagram para establecer su propia ‘revista digital’

No puedo asegurar que Instagram tiene algoritmos sexistas. El hecho de que identificara mal tantos no intereses, y fallara por completo al notar las muchas, muchas horas que paso ahí viendo videos de pitbulls con sombreros, puede ser solo un error. Pero eso me hace pensar en lo que hacen los prejuicios a la publicidad personalizada, la enreda. Puedes poner toda la fuerza de tu gran cerebro tecnológico para buscar cada pieza de información imaginable, solo para desperdiciarla en una suposición incorrecta. Pensarías que algún niño prodigio de algún lado se despertaría.