Síguenos

 

En contraste

Se debe gobernar sin politiquerías

Kenia López Rabadán

Es necesario que haya humanidad y sensatez para entender la exigencia de quienes hoy necesitan medicinas. Sobre todo, el subsecretario de Salud que, a todas luces, es más fuerte su visión política que científica.

i
Hugo Lopez Gatell subsecretario salud mañanera AMLO conferencia
Subsecretario de salud, Hugo López Gatell. Foto: Daniel Hernández/La-Lista

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Este fin de semana escuchamos señalamientos estigmatizantes del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en un programa de televisión pagado con los impuestos de los mexicanos.

Es inadmisible la manera en la que han ideologizado todos los espacios del gobierno, al grado de utilizar a los medios de comunicación públicos para violentar a quienes tienen una exigencia clara y válida: no hay medicamentos para las niñas y niños con cáncer y su vida e integridad están en riesgo. Esa es nuestra realidad.

Escuchar a un subsecretario comparar las manifestaciones y demandas de abasto de medicamentos de madres y padres de niñas y niños con cáncer con grupos golpistas es incomprensible.

Lee también: Fallas y aciertos del sistema de salud de México durante la pandemia

Los servidores públicos reciben un pago para atender, para dar respuesta, para dar soluciones, no para amedrentar a la ciudadanía. Ninguna persona merece que sus impuestos estén destinados para solapar comentarios inhumanos como el emitido por el subsecretario López-Gatell.

Ha quedado claro que la persona encargada de establecer, coordinar, dirigir, supervisar y evaluar las políticas y estrategias en materia de prevención y promoción de la salud no entiende su responsabilidad ante esta tragedia y desconoce sus atribuciones. Ha privilegiado su carga ideológica antes que el respeto de los derechos humanos de los mexicanos.

Es claro que el gobierno federal no adquirió a tiempo los medicamentos oncológicos que requieren los pacientes. Había un compromiso expreso por parte del titular del Insabi para que, el pasado 26 de junio, se abasteciera de las medicinas para niñas y niños con cáncer y no se cumplió. Nuevamente no cumplieron.

Lee también: La lucha contra el cáncer se intensifica con nuevos tratamientos en exploración

El desabasto de medicamentos existe, no se puede minimizar y mucho menos se puede invisibilizar la precaria situación que se vive en clínicas y hospitales de nuestro país.

Esta semana, el bloque opositor propuso en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión se discutiera el desabasto de medicamentos y se exigió la renuncia del subsecretario. Lastimosamente el partido oficial le ha dado la espalda a las exigencias de las madres y padres de niñas y niños con cáncer y han rechazado el debate. Utilizan su mayoría para encubrir a un personaje que todo México sabe es negligente y debería ser destituido.

Hemos visto en este gobierno una recurrencia a no decir la verdad, pero esta vez el subsecretario López-Gatell ha rebasado los límites y vulnerado los derechos humanos de miles de mexicanos. No se pueden solapar este tipo de declaraciones. Debe ser removido de su cargo. Sus palabras demuestran el desprecio del gobierno a las familias que han perdido a un pequeño por falta de medicinas.

Es necesario que haya humanidad y sensatez para entender la exigencia de quienes hoy necesitan medicinas. Esta administración debe gobernar sin politiquerías. Sobre todo, el subsecretario de Salud que, a todas luces, es más fuerte su visión política que científica.

También te puede interesar

Publicidad