Regreso a clases presenciales: ¿cómo cuidar a nuestros hijos?

Biólogo con maestría en Ciencias, especializado en biología evolutiva. Docente desde hace 15 años, promotor de la ciencia y sus aplicaciones en la vida diaria, así como de la enseñanza del cuidado del medio ambiente.

Regreso a clases presenciales: ¿cómo cuidar a nuestros hijos?
Foto: Alexa Herrera/La Lista

El regreso a clases presenciales en México está aquí y existen muchas dudas, miedos e inseguridades entre la población: ¿Es seguro mandar a nuestros hijos? ¿Qué puedo hacer para darles más protección? Si ellos se contagian, ¿qué tanto les afectará?

Es importante que la decisión que tomes la realices con datos duros en mano y, aunque no nos guste, aceptemos que hay responsabilidad en casa. Misma que se tiene cuando llevamos a la familia a la plaza comercial, al tianguis, al cine o a cualquier restaurante. Según Rodolfo Rivas-Ruiz en el 2020, con datos recolectados de mil 443 niños en nuestro país:

• El 3.3% de la población estudiada requirió ingresar a la unidad de cuidados intensivos.
• Solo el 1.8 % requirió ventilación asistida.
• Se registró una mortalidad del 1.9%.

Si bien los datos sugieren que la inmensa mayoría de los niños/niñas son asintomáticos, también los análisis arrojan que proporcionalmente, y más conociendo la condición física en nuestra población (somos de los países con mayor obesidad infantil en el mundo), la mortalidad es alta, por ello siempre se recomienda la prevención antes del tratamiento.

Nadie desea ver enfermar a las personas que amamos, por lo que deben considerarse algunos aspectos que, aunque ya se han repetido hasta el cansancio, debemos retomarlos:

El primer filtro es en casa. Si tu hijo/hija o algún integrante de nuestra familia muestra síntomas de cualquier tipo, por solidaridad no lo mandes a la escuela. Parece lo más obvio, pero muchas veces es lo primero que se ignora.

-Asegúrate que tu hija/hijo lleve al menos un cubrebocas KN95 o tricapa y dos más en su mochila (preferentemente en una bolsa resellable). Están muy bonitas las mascarillas de superhéroes y princesas, sin embargo, si no son KN95 o tricapa, la protección que ofrecen es casi nula.

-El uso apropiado del cubrebocas es elemental para prevenir la transmisión de enfermedades, no solo Covid-19, sino una gran cantidad de ellas. Las hamacas de papada o el retirársela para hablar con fluidez evitan la función de protección. Insiste en casa y muestra el ejemplo de cómo llevarla. Recuerda: “lo que los niños ven, los niños hacen”. Portar su mascarilla debe de ser incluso cuando juega con sus amigos en el patio.

-A pesar de que estudios recientes muestran que el contacto con superficies es una fuente muy baja de contagio, el tener una higiene apropiada, así como limpiar las superficies y el lavado constante de manos ayuda no solamente a evitar el Covid-19, también prevé una considerable cantidad de enfermedades gastrointestinales y otras tantas enfermedades respiratorias.

-Transmítele a tu hijo/hija la importancia de que el lugar en donde reciba clases cuente con muchas ventanas y puertas abiertas. La mejor forma de evitar contagios es en ambientes muy bien ventilados. Estás en tu derecho de exigir que en caso de volver a presencial la escuela privilegie el uso de espacios abiertos.

-Ser una persona compartida nunca debería ser mal visto, pero esto no aplica en los tiempos de pandemia. Platica con tus peques y transmíteles que no compartan comida que no esté sellada y que de preferencia no presten sus materiales.

Asegúrate de que todos los integrantes que estén en rango para vacunarse lo hayan hecho. Esto ayudará a traer mayor tranquilidad y, aunque no lo creas, impactará en la visión de tus hijos.

• Invita a tu pequeño a que mantenga la sana distancia todo el tiempo.

• Y el punto más importante: transmíteles calma. Todas las enfermedades se pueden prevenir si se tienen los cuidados apropiados.

A continuación respondo algunas de las preguntas comunes que poco a poco se han ido desmintiendo:

¿Los tapetes sanitizantes son importantes en la entrada? Hay evidencia científica que muestra que el virus del SARS-CoV-2 es contagioso por aerosoles, por lo que limpiar los pies no ayuda a su prevención.
¿Las mascarillas con válvulas protegen de la misma manera que las KN95? Aunque son cómodas y apoyan a la libre circulación del aire, provocan una sensación de libertad, pero las gotas de saliva que expulsamos de manera natural al hablar saldrán expedidas como si no usarás mascara. Si estás enfermo, serás una fuente de contagio. A estas mascarillas también se les conoce como “egoístas”, pues si bien cuidan a quien las usa, no minorizan el riesgo de las personas que están cerca.
-¿El regresar a clases con todos los maestros vacunados ayudará a que no se propague la enfermedad?
Falso, las vacunas solo protegen a la persona vacunada para que no desarrolle la enfermedad de forma severa, sin embargo, aunque estemos vacunados nos podemos contagiar y podemos contagiar a otros, sobre todo a quienes no estén vacunados.
¿El uso de careta es suficiente? Falso, la transmisión del Covid-19 es por aerosoles principalmente, por lo que un uso exclusivo de careta no evitará que respires al virus.

Y a todo esto, ¿por qué es importante regresar a los salones de clases?

La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia del docente. Los padres de familia, aunque han mostrado un compromiso incondicional, no cuentan con los fundamentos pedagógicos para apoyar a sus hijos. Y los profesores que, aunque se han entregado en cuerpo y alma, no han podido llegar a ciertos estudiantes, dejando huecos importantes en la formación de los escolares.

La educación en el mundo está transformándose, y una de las tantas habilidades que se está buscando desarrollar en los alumnos es el ser autodidacta, lamentablemente se está lejos de lograr tener avances sustanciales. La presencia de un facilitador y guía es esencial en todos los niveles. Pero no hay una edad en la que este rezago tenga un impacto más profundo que en los años preescolares y primaria baja, durante ese periodo de tiempo todo lo que no se realice en su desarrollo puede tener un impacto permanente en su vida.