Los misterios y las maravillas del comportamiento humano
Gran Angular

Periodista interesado en medios, contenidos, periodismo y cultura. Colaborador, reportero y editor con experiencia en medios impresos, electrónicos y digitales. Maestro en Periodismo sobre Políticas Públicas por el CIDE. Beca Gabo en Periodismo Cultural y Cine 2014 y 2020. También habla mucho de cine. 

Los misterios y las maravillas del comportamiento humano
Foto: Pixabay

Desde hace ya bastantes años he tenido claro que de no haber estudiado ciencias de la comunicación y periodismo, el campo de la psicología y de las neurociencias hubiera sido un camino educativo y profesional enormemente atractivo y apasionante. Los misterios y maravillas detrás del comportamiento humano me resultan sencillamente fascinantes. Y en el último par de décadas las neurociencias y los estudios interdisciplinarios al respecto han abierto una nueva ruta y universo para entender por qué somos como somos, por qué actuamos, reaccionamos o decidimos como lo hacemos y cuáles son las fuerzas ocultas que moldean y definen esto. 

También, desde que tengo recuerdo, he tenido una debilidad por las conversaciones inteligentes, argumentadas, profundas, reflexivas. Sin aspavientos o fanatismos, con sólidas evidencias y análisis que suelen venir más de un proceso científico y del estudio que de la pasión y la creencia personal. 

Ambos factores se conjuntan en Hidden Brain, un podcast conducido por el periodista, escritor y divulgador científico Shankar Vedantam. He escuchado Hidden Brain por varios años. Lo he escuchado mientras corro, mientras hago el súper o mientras limpio mi casa. Pocas han sido las veces en que no deba detenerme en algún punto de cada episodio para querer escuchar de nuevo alguna frase, respuesta o reflexión, acompañando esto de un sentido de sorpresa y de genuina admiración.  

En sus propias palabras, “Hidden Brain explora los patrones inconscientes que impulsan el comportamiento humano y las preguntas que se encuentran en el corazón de nuestro mundo complejo y cambiante”. 

Hace unas semanas, un episodio sobre el futuro climático en nuestro planeta (We Broke The Planet. Now What?) planteaba el cómo enfrentar el dilema de acción sobre la crisis ecológica y climática del mundo desde la perspectiva de una estrategia militar. ¿Debemos tomar una posición al estilo del Día D en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, poniendo todos nuestros recursos y esfuerzos en un último ataque frontal, o apostar por una estrategia como la de Dunkirk, durante la misma Segunda Guerra Mundial, en la que la aceptación de una inminente derrota llevó a un plan de rescate solo para apostar por la supervivencia mirando hacia el futuro?

Como parte de su contenido en audio, Hidden Brain también ha desarrollado una serie llamada Work 2.0, en la que aborda nuevas dinámicas a partir de las cuales considerar nuestras actividades profesionales en la vida moderna. El año pasado, la serie You 2.0 proponía nuevas ideas y estudios para las siempre necesarias actualizaciones, updates o upgrades personales que la vida requiere mientras crecemos y cambiamos: sobre empatía, nuevos comienzos, renovación y pérdida o la búsqueda de la felicidad y qué significa realmente eso.

El mes pasado, una de las reflexiones se concentró en el concepto de cambio como la única constante real en la vida y cuáles son las mejores formas, desde la neurociencia y la psicología conductual más actualizada en los entendimientos de estas áreas, para poder emprender o aceptar cambios en dinámicas de vida, trabajo, hábitos, etc. A qué exactamente hay que ponerle atención para permitir estas adaptaciones o ajustes. Se trata de reflexiones e introspecciones que nos invitan a cuestionarnos y a conocernos mejor. A nosotros mismos y a otros. 

En la fiebre del podcast que vivimos (en su segunda o tercera ola, según cómo y desde dónde se vea), este espacio ha sido uno de los generadores de contenido más fascinante que he podido descubrir. Y en verdad me gustaría que más gente pudiera asomarse y compartir estas charlas y discusiones, colectivas y públicas tanto como personales y privadas. Un ejercicio que considero necesitamos más que nunca.