Jutglà, el intruso
Alioli

Es periodista y analista de datos. Ha colaborado en medios como Reforma, Chilango y Tec Review. Fue coautor del libro Ayotzinapa, la travesía de las tortugas, publicado por la editorial Proceso. También es hincha incondicional de los Leones Negros. Twitter: @ridderstrom

Jutglà, el intruso
Foto: fcbarcelona.es

La irrupción de Ferran Jutglà en el primer equipo del Barcelona luego de su soberbia participación en el amistoso contra Boca Juniors ha supuesto un ligero respiro para la maltrecha delantera de los de Xavi. Aunque, por su pasado, pareciera que el joven delantero de 22 años es más un parche de emergencia que un valor de los que tanto ha brindado la Masía en el último par de temporadas.

Ferran Jutglà no debería ser el 9 del Barcelona porque durante su carrera se ha desempeñado mayoritariamente como extremo; sin embargo, juega en el centro. Ferran Jutglà no debería estar siquiera en las filas del FC Barcelona porque se formó en el RCD Espanyol, eterno rival de la ciudad; pero está abriéndose paso a base de trabajo. Ferran Jutglà está alejado de los valores de la casa porque no se formó en el club, pero sabe de juego de posición y se compenetra con sus compañeros.

Si bien está un poco separado de la edad y la formación de esa nueva camada de jugadores de la Masía (Nico, Gavi, Ansu, Eric) y aún no se gana del todo a la afición, como lo ha hecho Pedri, que viene de fuera pero se identificó de inmediato con la forma de jugar, Ferran le ha llenado el ojo a Xavi y se perfila como un recambio fiable para encarar la segunda vuelta de la temporada. Es un intruso en la fiesta que han armado los más jóvenes del Barça y está listo para aportar todo su futbol.

La emergencia que la directiva aún no puede resolver, ha orillado a Xavi (y aun a Koeman al inicio de la temporada) a malabarear con el talento del Barcelona B. La catástrofe le ha abierto las posibilidades a cualquiera que pueda aportar garra y trabajo a un equipo alicaído. Y gracias a eso, el club ha encontrado en casa talento joven en cada parcela del campo, desde la defensa hasta el ataque, aunque aún hace falta tiempo para madurarlo.

Encarador, con desmarque, asociativo, de buen físico, con buen juego de espaldas, retención del esférico, manejo de ambas piernas y una gran capacidad para leer los espacios y atacarlos sin balón, Ferran es de los que se comen el campo. El Espanyol no le vio la proyección suficiente para debutar en primera y por eso se desvinculó de él este mismo año. Ahora se empeña en demostrar que los periquitos estaban equivocados. Con su edad y sus capacidades se le sitúa en la clase media del equipo: entre los veteranos y los más jóvenes, entre los técnicos y los rocosos que muerden para recuperar balones. Se le nota agradecido con el papel que Xavi le ha dado y lo agradece demostrando que con un 9 fijo, el equipo juega mejor.

Ante el festival de especulaciones que rondan el mercado de fichajes invernal, que seguro el Barcelona aprovechará para apuntalar su ataque, Jutglà es una realidad y se mantiene sereno y a lo suyo. Podrá llegar un 9 con mucho bagaje, como Cavani, o un extremo más curtido y técnico, como Ferran Torres, pero Jutglà se la pondrá difícil a ellos y al entrenador para determinar las alineaciones. 

Ya lo dijo Xavi: esta generación de jóvenes es espectacular.