Hablemos de placer
Archipiélago Reportera cultural egresada de la ENEP Aragón. Colaboradora en Canal Once desde 2001, así como de Horizonte 107.9, revista Mujeres/Publimetro, México.com, Ibero 90.9 y Cinegarage, entre otros. Durante este tiempo se ha dedicado a contar esas historias que encuentra a su andar. Twitter: @campechita
Hablemos de placer
Película 'Pleasure'. Foto: mubi.com

“No existe el placer allí donde no existe más que él”.

Gilbert Keith Chesterton 

Ataviada con un abrigo tipo piel exótica, con una actitud seductora pero con cierto aire de inocencia, la debutante actriz sueca Sofía Kappel ocupa la pantalla y responde sin cortapisas a la pregunta del oficial de migración que su viaje a Estados Unidos es por placer. Así se presenta “Bella Cherry”, mote de la joven dispuesta a conquistar con su enigmática caída de ojos a una de las industrias más caníbales, la del cine porno.

Se trata de la ópera prima de Ninja Thyberg, realizadora sueca que siempre se mostró crítica del cine para adultos al considerarlo machista, denigrante y promotor de una falsa idea de empoderamiento hacía las actrices que interpretan las fantasías sexuales en pantalla. Filmó entonces un cortometraje titulado Pleasures y ante la buena acogida, Ninja viajó a Los Ángeles con la idea de adentrarse más en el teje y maneje del cine XXX, iba con una idea y volvió a casa con otra, sin prejuicios y la visión de sentarse tras la cámara para filmar su ópera prima, pasaron meses para encontrar a la protagonista, ya que debía ser alguien que representará eso que ella había descubierto en la meca del cine, de los cines.

Ya con Sofia Kappel como protagonista, se trasladaron juntas a Los Ángeles y echaron mano de esos personajes de la industria que tiempo atrás contactó para su investigación. Algunas de ellas y de ellos se unieron al staff e incluso mostraron sus dotes en el arte de la representación, era momento de prender la cámara y dar el claquetazo de la versión extendida de Pleasure

Quizá se preguntan: ¿de qué trata Pleasure? Es un retrato crudo que se mueve entre las acciones de productores, actrices y actores, no hay juicios de valor, incluso “Bella Cherry” se muestra con toda la esencia del ser humano, es decir no todo es negro o blanco, en esos matices percibimos el reflejo de quien mira, de quienes consumen o hemos consumido ese tipo de materiales sin pararnos a meditar que eso que empezó como una curiosidad. En algunos casos ha avanzando a buscar categorías más allá de parejas o tríos, seguida de orgías, maduras/maduros con jóvenes, hasta llegar al bondage o BDSM y otros subgéneros cada vez más violentos.

Una de las escenas de quiebre en la película deja más que claro la postura de la directora, ya que al final son materiales que resultan moneda de cambio debido a que generan la demanda de más y más contenidos osados, lo que provoca una relajación en sus estándares y costos. Esto se traducirá en mayor ganancia, solo que no necesariamente para todos y todas las involucradas.

Incómoda en muchos momentos, Pleasure está dotada de un guion bien estructurado, al que se suma la interpretación de Sofia Kappel. Es una cinta que confronta y cuestiona las estructuras patriarcales más allá del cine porno y resulta una crítica hacia la cultura del esfuerzo y el abuso de quienes tienen el poder, ya sea en el entorno laboral, social, escolar o de una industria de entretenimiento, sitios en los que permea el doble mensaje de que el trabajo bajo cualquier circunstancia dignifica, mientras tanto alientan la traición y rivalidad como método de escalada para alcanzar cualquier meta. 

Antes del punto final, vale la pena mencionar que el largometraje de Ninja se estrenó en el Festival de Sundance y ha cautivado al público y a los críticos. También decir que se cumple medio siglo de la primera cinta que llevó a cines comerciales escenas de sexo explícito, me refiero a Garganta profunda de Gerard Damiano con Linda Lovelace como protagonista, una cinta envuelta en la polémica no solo por aquello de que Linda se presentaba como una mujer que tenía el clitoris en la garganta, sino por las cuestiones políticas tales como la intención de censura por parte del presidente estadounidense Richard Nixon, quien curiosamente fue orillado a renunciar a su mandato después del escándalo de Watergate el 8 de agosto de 1974 y que fue apodado como el caso “Garganta profunda”, pero esa es otra historia. Si quieren ver Pleasure, denle play en mubi.com.