Las mujeres no somos prioridad en el presupuesto

Ana Lambarri estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana. Actualmente es investigadora en Gobierno y Finanzas Públicas del Imco, en temas de presupuesto y gasto público. Conduce el noticiero internacional Tengo Otros Datos en Ibero 90.9 FM. Twitter: @AnaLambarriV

Las mujeres no somos prioridad en el presupuesto
¿Cuál es la función del presupuesto para la igualdad de género si las mujeres no se ven beneficiadas? Foto: Pixabay

Existen diferentes desigualdades y brechas que impiden alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres, ya sea en el ámbito personal o profesional. El papel del gobierno federal en procurar la integridad y el desarrollo de las mujeres radica en ejecutar políticas públicas con perspectiva de género para garantizar igualdad de oportunidades, mismas que no funcionarían sin presupuesto.

El presupuesto brinda un panorama sobre las prioridades del Estado a través de los recursos que destina a cada programa. El Proyecto de Presupuesto de Egresos (PPEF) 2023 considera un total de 346 mil 077 millones de pesos para la igualdad entre hombres y mujeres, los cuales se contemplan dentro del Anexo 13 y equivale al 4% del presupuesto total, 43% mayor en términos reales a lo aprobado para 2022. ¿Este aumento garantiza la igualdad de género?

Algunos objetivos de este anexo son la erradicación de la violencia de género, la atención a víctimas y la procuración de la justicia laboral, por mencionar algunos. Sin embargo, hacen falta parámetros que permitan justificar la presencia de cada uno de los programas asignados dentro de su presupuesto y que estos efectivamente cumplan con los objetivos establecidos.

El crecimiento del monto presupuestado al Anexo 13 se explica por el incremento de recursos etiquetados para programas sociales. Por ejemplo, el programa de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores representa más de la mitad (55%) de lo estimado para este anexo en el PPEF 2023. Si el total estimado para este programa social es de 335 mil 499 millones de pesos, significa que seis de cada 10 pesos de su presupuesto serán financiados a través de este anexo.

Los programas sociales son la base del presupuesto de este anexo, como las Pensiones para Adultos Mayores, la Escuela es Nuestra o Jóvenes Construyendo el Futuro, tan solo 60% de su presupuesto se irá a estos tres programas. Sin embargo, la falta de evaluaciones impide garantizar que efectivamente estos programas contribuyen a la igualdad de género.

En contraste, el próximo año se ven mínimos incrementos o recortes reales en programas como el de salud materna, sexual y reproductiva (-3%), apoyos para hijos de madres trabajadoras (-3%) y atención a víctimas de violencia (2%). Incluso a pesar del incremento en la violencia en contra de las mujeres, la falta de refugios para víctimas y la eliminación de las estancias infantiles.

¿Cuál es la función del presupuesto para la igualdad de género si las mujeres no se ven beneficiadas? Hablar de igualdad entre mujeres y hombres significa tener las mismas oportunidades, condiciones y trato. No es mucho pedir que las políticas públicas en favor de la igualdad de género tengan fundamento y se apeguen a una metodología clara para etiquetar recursos con esta perspectiva. Las acciones para eliminar las brechas de género tienen que verse reflejadas desde la planeación y la programación del presupuesto y no solo en la narrativa del gobierno. El PPEF 2023 es un reflejo de que estamos lejos de contar con un presupuesto con perspectiva de género.