Las comorbilidades de México
En mi radar
Las comorbilidades de México
Foto: EFE.

Escucha la columna En mi radar

Hoy es el primer día hábil del año, el lunes más esperado. Venimos de cerrar un 2020 signado por la fatalidad que deja a su paso la pandemia, seguimos confinados y sin certidumbre de cuánto más deberemos esperar para inocular este virus y pisar el tapete de entrada a ‘la nueva normalidad’. 

Pero lo cierto es que hoy México está parado frente al 2021 con sus propias comorbilidades, tal y como un paciente de riesgo frente al Sars-Cov2: la peor caída de la economía desde 1932 (-9%), una destrucción masiva de empleos en sectores que no sabemos aún cómo se reinventarán (como el turismo), un aumento en el número de personas que cayeron en pobreza (10 millones) que elimina de un plumazo una década completa de avances en los índices de bienestar poblacional según midió la última encuesta ENCOVID-19, de la Universidad Iberoamericana.

Si tuviéramos enfrente de nosotros al paciente México podríamos decir que está oxigenando poco: su mercado interno cayó por encima de la caída del PIB, un 12.7% versus el 2019 y la caída del ingreso nacional en promedio fue del 8.7%. 

Hay un aumento de la informalidad, casi de manera lineal porque sin seguros de desempleo algo hay hacer, lo que sea, para poder subsistir.

México también presenta un descuido físico: lleva ocho trimestres de caídas en la inversión privada, que para fines de 2020 hilaba una caída total de 18.8%, el peor dato desde 2011. La inversión pública también fue la más baja en 9 años, marcada más por los mandatos de austeridad que por la necesidad de capotear la crisis. Solo más inversión genera empleos e impulsa el crecimiento. 

Se nota de verlo, que este paciente/país está viviendo al día, lo que no le permite tener mejoras en su salud en el mediano plazo. Basta con revisar el Presupuesto 2021 dedicado a las comunidades más vulnerables (los programas prioritarios dentro de la Secretaría de Bienestar) para ver que apenas tuvieron un aumento y solo en los casos de planes de transferencia directa (becas). La bolsa de este año es de 9,649 mdd, un aumento de solo 3.6, cuando este sector de la población ha sido el más afectado primero tanto como víctimas directas de la pandemia o por la crisis económica que deriva de esta crisis sanitaria. Solo para poner en contexto, el presupuesto de Bienestar 2021 es una cuarta parte de las remesas que recibimos de Estados Unidos en 2020 (y que romperán el techo de los 40,000 mdd). 

El médico (el gobierno) le ha recetado dieta (austeridad) a este paciente/país y lo manda a su casa sin medicinas y sin seguimiento. 

“¿Se puede volver a contagiar, doctor?”, pregunta el familiar más cercano a México, “sí, porque hay cepas nuevas (problemas y efectos residuales de la caída económica). Eso sí, lo que no vamos a cambiar nunca es el tratamiento. Las fórmulas para tratar a este paciente seguirán siendo las mismas. Si algo no nos gusta en este hospital es tocar el status quo”. 

Así arranca el paciente México su 2021