La deuda de México se encamina a aumentar más de 3 billones de pesos en gobierno de AMLO

La deuda en México se ha incrementado hasta ahora más de 2.5 billones de pesos en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pues pasó de 10.8 billones a casi 13.4 billones de pesos, un aumento de 24%, y se encamina a cerrar este año en 13.9 billones, lo que representaría un aumento de más de 3 billones de pesos este sexenio.

Sin embargo, aún no se supera el nivel de endeudamiento al que se llegó en el sexenio de Enrique Peña Nieto, que en seis años de gobierno aumentó la deuda en más de 5 billones de pesos.

El aumento de la deuda en el actual sexenio fue reconocido el martes pol propio secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, al comparecer en la Cámara de Diputados, pero resaltó que estos incrementos han sido menos que en administraciones anteriores.

“Este aumento se compara y es menor al crecimiento promedio del 27% observado en las tres administraciones anteriores”, dijo el secretario de Hacienda en su comparecencia.

En el sexenio de Peña Nieto, el saldo de la deuda pasó de 5.3 billones en 2012 a 10.8 billones en diciembre 2018, un aumento de más de 5 billones de pesos en seis años.

En el Paquete Económico de 2023, el gobierno de AMLO solicitó 1.17 billones de pesos de financiamiento para la federación, un aumento de 528 mil millones de pesos (82%) respecto a lo que se solicitó para 2018, el último año del gobierno anterior.

Los recursos que pide el gobierno para cumplir con sus obligaciones equivale a construir 10 aeropuertos Felipe Ángeles, proyecto que tuvo un costo de 113 mil millones de pesos, según cálculos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Además, se prevé un endeudamiento neto, lo que se conoce como Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), de 1.29 billones de pesos, es decir, 294 mil millones de pesos más de lo aprobado para el presente año, lo que representa un incremento del 23.4%.

La deuda de México se encamina a aumentar más de 3 billones de pesos en gobierno de AMLO - paquete-economico-hacienda-estimaciones-positivas
El secretario de Hacienda de México, Rogelio Ramírez de la O, entrega el Paquete Económico 2023 en la Cámara de Diputados. Fotografía: Facebook

Jorge Cano, investigador del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, apuntó que el gobierno de López Obrador, al igual que sus antecesores, ha sido un fiel dependiente del endeudamiento para poder subsistir, lo que contrasta con su discurso político.

“Hay que desmitificar la declaración y esta narrativa de que el gobierno no se ha endeudado. Este gobierno, como los anteriores han sido dependientes del endeudamiento”, señaló en entrevista con La-Lista.

Lo anterior, indicó Cano, se debe a que las finanzas públicas en México, de una forma estructural, “no pueden subsistir sin financiamiento”.

Para Manuel Molano, economista con experiencia en el sector público y privado, es peligroso que el actual gobierno esté sacando la “tarjeta de crédito” al final de la administración, con tasas altas, lo que no hizo al principio, cuando había tasas bajas.

“No estamos creciendo, el gasto público está creciendo desmesuradamente, están desfondadas todas las carteras donde tenían guardaditos, la recaudación está creciendo pero no al mismo ritmo”, acotó.  

Una de las reglas de oro del endeudamiento es que la inversión sea igual a la deuda, para que esta genere ingresos en el futuro que permitan pagar esa deuda sin ningún tipo de dificultad.

Es decir, si uno se endeuda con el objetivo de hacer crecer un negocio, debemos destinar recursos para este objetivo, a fin de que los ingresos que genere ese negocio permitan pagar la deuda en el futuro.

“Muchos países utilizan la deuda pública para poder subsistir y no necesariamente tienen problemas”, explicó Jorge Cano, maestro en Economía.

“El punto es ¿para qué se utiliza este financiamiento? Cuando este se utiliza para inversión productiva e inversión física, es decir, que se generan las capacidades productivas de crecimiento que van a permitir tener mayores ingresos en el futuro y pagar la deuda, no hay ningún problema”, subrayó.

Sin embargo, el especialista en economía advirtió que, desde 2019, la actual inversión física en el país es menor al endeudamiento neto que está teniendo el gobierno federal.

“Nos estamos endeudando para pagar gasto corriente, lo cual es insostenible (…) a largo plazo va a ser incosteable mantener este ritmo”, remarcó.

Actualmente, de acuerdo con México Evalúa (ME), por cada peso de endeudamiento, el gobierno federal sólo destina 80 centavos en inversión, mientras que el resto se va a pagar el gasto corriente. En contraste, entre 2012 y 2018, por cada peso de deuda, se destinaba 1.34 a la inversión física.

En ese sentido, Manuel Molano señala que se deberían cancelar “elefantes blancos”, como le llama a las megaproyectos de la actual administración: el Tren Maya y la Refinería Dos Bocas.

“Nadie va a convencer a Andrés de que cierre el Tren Maya y que cierre la refinería Olmeca” para cortar ese gasto, comentó y puso en duda que haya retorno de esas inversiones, que además se han duplicado respecto al costo inicial. 

“Son elefantes blancos, después dales de comer. No son obras que realmente vayan a detonar el desarrollo del país”, sostuvo.

¿Cómo ha incrementado la deuda con AMLO?

La deuda de México se encamina a aumentar más de 3 billones de pesos en gobierno de AMLO - deuda-aumento-en-gobierno-de-amlo
Fotografía: EFE/ José Méndez

Durante su campaña a la presidencia de la República en 2018, López Obrador prometió que su gobierno no incrementaría la deuda a diferencia de sus antecesores, pero a casi cuatro años de haber entrado en funciones, la promesa no se cumplió.

Cuando inició el sexenio de AMLO, en diciembre de 2018, la deuda total equivalía el 44.9% del PIB, mientras que para el cierre de 2022 estima que esta cerrará en 48.9% del Producto Interno Bruto.

Jorge Cano explicó que desde 2017 se iniciaron las medidas de austeridad que buscaban disminuir el endeudamiento del país, las cuales tuvieron un impacto positivo en este 2022, ya que la deuda cerrará en 2.1 puntos menos de lo aprobado por el Congreso.

Pero en 2023 ocurrirá un cambio importante, ya que se planeta un incremento del Saldo Histórico de los Requisitos Financieros del Sector Público (SHRFSP), por lo que la deuda llegará al 49.4% del PIB.

Sin embargo, si la economía no crece en un 3% para el cierre de 2023 (como estima Hacienda) es posible que la deuda supere el 50% del Producto Interno Bruto, es decir más de 13.5 billones de pesos.

Al respecto, Manuel Molano apuntó que “lo que te podría sacar adelante es que volvieras a crecer 2.5 -3%“, pero consideró que “si crecemos 1% en los seis años, nos podemos dar por bien servidos”.

“Realmente a mí lo que me parece que tenemos que analizar es cómo puede pasar el gasto público de 6 billones de pesos en el inicio de la administración a 8.3 billones de pesos en menos de cuatro años, en una economía que no está creciendo y la recaudación no está creciendo esos números, estás hablando de casi un 38% de incremento en cuatro años del gasto público, la economía no te aguanta eso, por más que estés captando por vía de recaudación un punto más del PIB al año”, detalló.

El déficit económico, un lastre de más de una década

Otro de los aspectos similares en el ámbito económico entre la administración de AMLO y las anteriores es que no se ha podido contrarrestar el déficit económico que México arrastra desde hace 16 años, es decir, gastamos más de lo que ingresamos año tras año.

“Esta administración no ha sido diferente a lo que se venía viendo en el pasado. Pese a que se han hecho grandes planes de fiscalización y austeridad, no se ha logrado cambiar esa estructura deficitaria de las finanzas públicas”, destacó Jorge Cano.

En total, el saldo negativo para 2023 será de 1.13 billones de pesos, lo que equivale al 3.6% del PIB de ese año. Durante todo el sexenio de Enrique Peña Nieto, se promedió un déficit público de 2.4% del PIB.

“Vamos a tener el déficit público más grande del que se tenga registro desde 1990”, sostuvo.

En tanto, Manuel Molano añadió que “desfondar el Fonden o desfondar el fondo de enfermedades catastróficas puede que haya sido más caro en términos de costos de capital que salir a buscar deuda en los mercados internacionales”.

El costo financiero de la deuda: endeudamiento sobre endeudamiento

La deuda de México se encamina a aumentar más de 3 billones de pesos en gobierno de AMLO - costo-financiero-deuda-mexico-amlo
Fotografía: AFP/ Ulises Ruiz

Para 2023 se estima un costo financiero de la deuda de 1.07 billones de pesos, 129.2 mil millones de pesos más que lo estimado para el cierre de 2022 en términos reales y representará el 3.4% del PIB, la proporción más alta desde el año 2000.

El costo financiero de la deuda se refiere al pago de intereses que generan las deudas que adquiere el gobierno, pero al estar en una situación en la que gastamos más de lo que ingresamos, el gobierno recurre a otra deuda para pagar la anterior, un sistema insostenible en el futuro.

“El gobierno teniendo una deuda de más de 10 billones de pesos, pues tiene que pagar intereses a sus acreedores a eso se refiere el costo financiero de la deuda”, explicó Jorge Cano.

El especialista de México Evalúa precisó que este incremento importante en el costo financiero de la deuda se debe al aumento en las tasas de interés por los temas de inflación.

“Lo que hace Hacienda es pedir más deuda para pagar esa primera deuda”, expuso.

A su vez, Manuel Molano señaló que “es una mentira decir que este gobierno no ha hecho crecer el endeudamiento, simplemente porque no hemos hecho emisiones de bonos gigantescas como las que se hacían antes”.

Además, “no solamente es no contratar deuda, es no gastar, es no quemarte los fondos y es liquidar anticipadamente lo que te puede permitir que la proporción deuda sobre PIB se mantenga constante o se vaya haciendo más chiquito”.

Y apuntó que “la inversión está muy lastimada en términos de confianza en este momento porque el presidente nos ha hecho dudar que sus políticas sean correctas o acertadas”.

‘Las estimaciones de Hacienda son muy optimistas’

Jorge Cano consideró que las estimaciones que realiza Hacienda respecto al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y al comportamiento de la inflación para 2023, son “muy optimistas” para la realidad.

En el Paquete Económico, Hacienda estima que para el cierre de 2023 la inflación sea de 3.2% – pese a que Banxico prevé una inflación de 4.6% – y un crecimiento del 3% – más del doble de lo que pronostican en el mercado –.

“Los estimados de gastos del gobierno dependen de los estimados de ingresos. Si no se cumplen esos estimados, el gobierno se ve obligado a pedir más deuda, a recortar el gasto o utilizar los fondos de emergencia”, mencionó.

“Sin embargo, esos fondos de emergencia prácticamente están vacíos, tienen alrededor de 30 mil millones de pesos, lo cual no es mucho, teniendo en cuenta que el presupuesto total ya se encuentra en 8 billones”, abundó.

El economista apuntó que, en caso de que no se cumplan con las estimaciones que realiza Hacienda y se ingresa menos de lo esperado, el gobierno probablemente opte por recortar el gasto en algunos programas de menor impacto, ya que adquirir más deuda para costear el déficit implicaría un costo político indeseable.

“En años anteriores lo que han hecho es recortar el gasto en programas, incluso, prioritarios, pero que no tienen tanto costo político como los recortes en el gasto de salud, seguridad, educación y perspectiva de género”, comentó.

Asimismo, advirtió que, a medida que se acerca el proceso electoral de 2024 en el que se renovará la presidencia de la República y otros cargos de elección popular, el gobierno le apostará a destinar más recursos a aquellos programas que sí le retornan un rédito político importante.

“Si tienes una pensión o beca que te llega mes a mes, pues sientes algún tipo de gratitud hacia al gobierno. Definitivamente le están apostando a eso, a programas con réditos políticos”, atajó.

La reforma fiscal, el costo político que nadie quiere asumir

La deuda de México se encamina a aumentar más de 3 billones de pesos en gobierno de AMLO - reforma-fiscal-costo-politico-deuda
El secretario de Hacienda de México, Rogelio Ramírez de la O, en una conferencia de prensa matutina. Fotografía: EFE/ Isaac Esquivel

Jorge Cano resaltó la urgencia de impulsar una reforma fiscal en el país, la cual permita una mayor recaudación de recursos tributarios respecto al PIB, al igual que ocurre en otras economías del primer mundo.

“Las economías desarrolladas recaudan más del 30% del PIB y México está alrededor del 20%”, detalló.

En ese sentido, explicó que el área de oportunidad para que México pueda recaudar mayores impuestos es a través de las personas físicas, en lugar de los asalariados y personas morales.

“Gran parte de esta recaudación faltante que tiene México o el área de oportunidad está en las personas físicas. Esto no es necesariamente impuestos informales, sino para pequeños profesionistas: como abogados, dentistas, etc. quienes no dan facturas por sus servicios”, argumentó.

Otro de los temas que se deben valorar en la reforma fiscal, a consideración del investigador, es que exista una ley que obligue al gobierno a invertir una parte del PIB a la inversión física.

“Eso sería lo más importante para que exista el crecimiento económico y la recaudación deseada”, destacó.

No obstante, señaló que en el corto plazo no se avizora que se pueda concretar esta reforma fiscal, principalmente por el costo político que implica, ya que esta también requiere de disminuir el gasto corriente, es decir, destinar menos dinero a los programas sociales.

“En este año y en 2024 queda completamente descartado que haya alguien que se anime a tocar este tema. Si es que hay esperanzas de una reforma fiscal sería después de las elecciones, quizás en 2025”, indicó.

“El margen político para una reforma fiscal es muy estrecho, lo estaremos viendo en dos años. Si esto no se logra, sería una oportunidad perdida”, agregó.