Una iglesia sajona reza por librarse de la amenaza de una planta nuclear
La iglesia de St. Peter-on-the-Wall, en Bradwell On Sea, Inglaterra. Construida en el año 654. Foto: Ken Eckert/Wikicommons

Por los 55 años que Tim Fox ha ido a St Peter-on-the-Wall, sus únicos vecinos han sido una granja y un refugio para observadores de aves. 

Ahora, los tranquilos alrededores de la marisma salina y del dique de Essex en Bradwell-on-Sea están bajo la amenaza de recién negado: una gran planta nuclear, Bradwell B. 

Si todo sale de acuerdo al plan, la capilla de St Peter-on-the-Wall, que se construyó en un fuerte romano abandonado en aproximadamente 660 durante la ocupación sajona de Gran Bretaña, será un lugar ideal para mirar a 10,600 obreros construir el reactor nuclear. “Mis padres me trajeron aquí en 1965 cuando yo tenía cuatro años y no puedo recordar no venir”, dijo Fox. “Si construyen la planta, tendrá un efecto devastador en nosotros, no creo que sobrevivamos la construcción”. 

Fox es un miembro de una comunidad cristiana llamada Othona, la fundó un capellán de la Real Fuerza Aérea después de la Segunda Guerra Mundial, y la nombró en honor al fuerte romano sobre el que se construyó la capilla, aunque la mayoría de las ruinas las devoró el mar alrededor del estuario de Blackwater. 

También puedes leer: El apagón de las energías renovables en México

“Tenemos alrededor de 700 miembros en Essex”, dijo Fox, encargado del centro de Othona. “No hay jerarquías ni restricciones. Cualquiera que quiera liderar puede dar el servicio diario. Eso puede ser leer un poco de poesía o meditar, cualquier cosa mientras que no incite al odio ni a la intolerancia. Está abierta a todas las fés y a ninguna”. 

Aunque en Othona son hospitalarios con los visitantes, esa generosidad no se extiende a EDF Energy ni a China General Nuclear Group (CGN), el consorcio francochino detrás del proyecto Bradwell B. “Sé que esto tiene que ser en la puerta de alguien, pero me parece que la energía nuclear no es la manera”, dijo Fox. “La energía renovable es cada vez más barata y hay dos granjas de viento aquí. Esta es la parte más seca de Inglaterra, se puede poner una granja solar aquí”. 

Bradwell B es parte de la visión de David Cameron y George Osborne de seis plantas nucleares nuevas. Hinkley Point C en Somerset está en construcción y en diciembre cuando el gobierno publicó sus intenciones sobre la energía, dijeron que los ministros llegarían a una decisión sobre “al menos un proyecto grande de energía nuclear” para 2024

Diseño de cómo se vería la planta nuclear.

Aunque casi toda la atención está en Sizewell C en Suffolk, Bradwell B podría estar lista para aprobación el próximo año. A principios de mes la Agencia Ambiental le dijo a CGN que necesitan hacer al menos seis cambios a su diseño del reactor.  

“Mi percepción, como la de muchos de la comunidad, es que no deberíamos tomar dinero del gobierno chino”, dijo Fox, citando las medidas de Hong Kong contra los políticos de oposición y la campaña genocida del gobierno chino contra los musulmanes Uighur

Lee también: ‘Mini-reactores’ flotantes llevarían energía a países en desarrollo en 2025, dice startup

La radiación y los desechos nucleares son otra preocupación. Más lejos en el estuario de Blackwater está Bradwell A, un viejo reactor Magnox que se canceló. 

“Tiene algún tipo de revestimiento, y lo dejarán ahí como 200 años para que las siguientes generaciones se preocupen. No sé qué harán con los desperdicios si construyen uno nuevo”. 

La propuesta de Bradwell B es “10 veces más grande que Bradwell A, y necesita un hoyo en la tierra cinco veces el tamaño del estadio de Wembley”, añadió. “Absolutamente devastará el santuario de la capilla sajona”

Se espera que la demanda eléctrica se duplique para 2050, pero eso no significa que la energía nuclear sea necesaria, de acuerdo a Roz Bulleid, directora de políticas en Green Alliance. 

“Con Hinkley Point que supuestamente estará activa para 2025 y Sizewell que se alista, incluso si necesitamos más energía nuclear, ¿necesitamos esta en este momento?”, ella dijo. 

“Preferiríamos un esfuerzo más concertado del gobierno para evitar la necesidad de energía, e invertir más en almacenamiento energético para las renovables”. 

No te pierdas: Diplomáticos urgen a Europa a establecer una estrategia para el acuerdo nuclear de Irán

Desde el 2016, el costo de la energía eléctrica cayó cerca de dos tercios, ella dijo, cuesta casi 55 dólares por megawatt hora, a comparación de los 123 dólares de Hinkley Point. “Obviamente, las renovables son más intermitentes entonces no tienes un suministro fijo, pero vienen muchas opciones con almacenamiento, en bombas, baterías, aire comprimido. 

“Y las tecnologías digitales nos permiten un manejo de la demanda más sofisticado, así que puedes recargar los vehículos eléctricos durante la noche cuando hay viento pero nadie usa energía”. 

Tom Greatrex, director ejecutivo de la Asociación de la Industria Nuclear, dijo que “todas las evaluaciones” de organizaciones como la Agencia Internacional de Energía, la OECD y el Comité del Cambio Climático mostraron que se necesita la energía nuclear para que en conjunto con la eólica y solar se llegue al objetivo de cero emisiones en 2050

“Tenemos que tener cuatro veces la cantidad de energía limpia en nuestro sistema que la que tenemos ahora”, dijo Greatrex. “Pretender que se puede hacer sin la energía nuclear simplemente aumenta la necesidad de quemar combustibles fósiles, y significa más emisiones de carbono. Las emisiones netas cero necesitan energía nuclear”. 

La energía nuclear es parte del ‘plan de diez puntos para una revolución industrial verde’ del gobierno, añadió. 

Te recomendamos: Más de medio millón de autos eléctricos se vendieron en Europa a octubre de 2020

El Comité del Cambio Climático dijo en 2019 que casi 57% de la energía tendría que venir de fuentes renovables, con 38% de energía baja en carbono como de plantas nucleares o de plantas de biomasa que capturan las emisiones de dióxido de carbono.