El extraño caso de Jack Ma de Alibaba y su acto de desaparición de tres meses
El ataque de Jack Ma a la cautela de los reguladores comerciales de China se percibió como un desafío directo a la autoridad del vicepresidente del país. Fotografía: Aly Song / Reuters

Con lápiz de labios color borgoña y una larga peluca rubia, el diminuto empresario que pronto se convertiría en el hombre más rico de China se subió al escenario a cantar Can You Feel the Love Tonight? del Rey León.

Jack Ma, el CEO de la gigante del e-commerce Alibaba, se ganó el derecho de ser un espectáculo en sí mismo. Ese día de septiembre de 2009, en frente de 16 mil empleados que lo adoraban, en el estadio Dragón Amarillo de Hangzhou, el excéntrico, con voluntad de hierro, y exmaestro de inglés, estaba celebrando. Construyó una obra de arte de la tecnología, la respuesta de China a Amazon, eBay y Paypal en un solo envoltorio.

Poco después de una década, el momento de Ma ya no es tan triunfante. Durante tres meses no se supo nada de él luego de un desencuentro público con Beijing,  aunque volvió a aparecer la semana pasada aunque con bastante discreción.

Apareció la semana pasada en un video de 48 segundos desde una ubicación desconocida como si fuera una especie de “video de rehén”, según relata un participante de un foro en línea de analistas chinos.

Te puede interesar: ¿Dónde está Jack Ma? Nadie ve al cofundador de Alibaba desde octubre

Alibaba es una de las grandes empresas de la escena china, pero a Ma le cortaron las alas cuando se atrevió tal vez tontamente a cruzar la línea del partido comunista, del cual es miembro.

“No entiendo lo que piensa”, dice Bill Bishop, autor de la newsletter Sinocism, dedicada a China. “Eso no es constructivo en el sistema chino”.

Durante una cumbre en Shanghai el pasado octubre, Ma criticó la actitud de los reguladores de las grandes empresas, y los acusó de tener una mentalidad servil que limitaba las innovaciones. “No tendríamos que usar las mismas formas para administrar una estación de tren que un aeropuerto”, declaró Ma. “No podemos regular el futuro con los recursos del pasado”.

Hablaba justo después de Wang Qishan, la mano derecha del líder chino, Xi Jinping, que acababa de decir justo lo contrario. Wang enfatizó la importancia de las regulaciones sanas que impiden que las empresas se conviertan en amos del estado.

“El discurso de Ma hablaba de toma de riesgos, de poner el cuello en la navaja y de no preocuparse por la inestabilidad que pueda darse a causa de eso”, dice George Magnus, investigador asociado del Centro China de la Universidad de Oxford y autor de Red Flags: Why Xi’s China Is in Jeopardy. “Esa es el anatema de la filosofía del partido de  Xi Jinping”.

La contradicción directa de la retórica de Beijing se viralizó en las redes sociales lo cual fue una vergüenza para el partido comunista. Puede que Ma tenga un valor de 48 mil millones de dólares pero quedó claro quien manda.

Lee también: Estados Unidos prohibiría inversiones en chinas Alibaba y Tencent, según el WSJ

En un par de días, el empresario y dos de sus capataces tuvieron que reunirse con los reguladores de finanzas. Un día después la fluctuación inminente en el mercado de Ant Group, una compañía financiera en línea que nació de Alibaba que incluye los sistemas de pago digitales Alipay, se canceló. 

Los reguladores citaron “cambios en el ambiente regulador de la tecnología financiera y otros temas”, pero la historia que prevalece es que se castigó a Ma con el costo de la oferta pública inicial (IPO) de Ant Group. Las acciones de Alibaba, que es dueña en parte de Ant, cayeron más de 8%, y redujeron la fortuna de Ma en más de 2.73 mil millones de libras esterlinas. Las autoridades de Beijing también ordenaron una investigación de las supuestas “prácticas monopólicas” de Alibaba, y de la firma Tencent, y después ordenaron a Ant Group reducir sus operaciones.

BIshop cree que sí existen razones genuinas de preocupación por la forma en que Alibaba extiende su poder comercial y trata a sus empleados. También, cree, hay preocupación entre los reguladores por el riesgo sistémico inherente al modelo de ANT de originar numerosos créditos pequeños. Pero la idea de que el espectáculo de disensión no dio lugar a la intervención en Ant Group es una “locura”.

“Se trata de China, del partido comunista. Siempre va a ser político. Puso en vergüenza al vicepresidente y a los reguladores… cuatro días después sacaron su IPO.

“Si sólo era un tema de regulación, ¿por qué llegó al IPO? Es evidente que el discurso de ese día lo detonó.

Hay muchos rumores de que XI personalmente apretó el botón. Magnus que ha registrado el estilo de gobierno de Xi, enfatiza la marcha firme del régimen alejada de un flirteo con la “marketización”. En realidad, la China de Xi gravita hacia un acercamiento ideológico leninista impuesto por medio de la red del “Frente Unido” de negocios y grupos cuyos intereses tienen que alinearse con los del partido.

“Jack Ma es una de las personas más populares y conocidas que dio un mal paso frente a un gobierno que tiene miedo de que la gente crezca demasiado para sus botas o que adquiera poderes que rivalicen con la autoridad del partido en sí mismo”, dijo. “Si los empresarios se adhieren a las pautas políticas, estarán bien. Si no lo hacen, no prosperarán y serán víctimas de un tratamiento parecido al de Jack Ma”.

Te recomendamos: China registra su mayor crecimiento en dos años tras recuperarse del Covid-19

Durante los meses que Ma estuvo desaparecido, se dieron muchas especulaciones. Algunos decían que el hombre de 56 años había huído del país, otros que mantenía un perfil bajo y que lo habían visto jugando golf. Los rumores se aceleraron cuando lo reemplazaron como juez en un programa televisivo de talentos, Africa’s Business Heroes.

La sola aparición de Ma provocó un aumento de 8.5% el día que se comprobó que el video en el que apareció era genuino, aunque su retorno todavía no deja las cosas claras.

En el video del 10 de enero que se presentó la semana pasada, Ma se enfocó no en las regulaciones y las empresas sino en la ayuda para los pobres de China en las zonas rurales. “Mis colegas y yo hemos aprendido y pensado, y estamos más determinados a dedicarnos a la educación y al bienestar público”, dijo, mientras hablaba con maestros de una escuela rural.

Dijo que había llegado a la conclusión de que los empresarios chinos tendrían que dedicar más tiempo a la “revitalización del campo y a la prosperidad común”, ya que ambas son parte de la agenda de Xi.

Magnus explica que es imposible saber si Ma se encuentra bajo algún tipo de detención. No se sabe nada de su paradero. Y el hecho de que sus negocios se hayan vuelto tan integrales para las transacciones financieras diarias de muchos chinos tal vez no le ayude.

“¿Tienen que tener cuidado con él? Algunos podrían pensarlo, porque su posición es parecida a la de Bill Gates o a la de alguien así. Para ser honestos, si el partido estuviera muy preocupado por él y su influencia, no creo que tuvieran problema en callarlo”.

Los inversionistas nacionales y extranjeros no resultaron dañados por la fluctuación fallida de Ant Group, pero les sirvió de recordatorio de lo que se espera de ellos. “Desde el verano pasado, empezamos a escuchar mucho de lo que es la visión de Xi de los empresarios privados y de cómo entran dentro de los objetivos del gran rejuvenecimiento que está buscando”, dice Bishop.

No te pierdas: Tecnológica china Tencent adquiere 20% de las acciones de Universal Music

“Xi trajo empresarios patrióticos del siglo pasado que hicieron mucho dinero y mucho por el país y mucho por el partido. Los empresarios con más experiencia política ven esto como un cambio de los vientos políticos y que tienen que estar muy atentos”.