Política italiana y disturbios holandeses: las preocupaciones en Europa por el Covid-19
Un camarero atiende a los clientes fuera de un café en Nápoles el martes. Italia se ha hundido en una crisis política tras la dimisión de Giuseppe Conte mientras intenta hacer frente a la pandemia. Fotografía: Ciro de Luca / Reuters

Los esfuerzos para controlar la pandemia de Covid-19 en Europa se están complicando por las manifestaciones políticas en Italia, las protestas por el confinamiento en Países Bajos, y el aumento de casos en España. También hay discusiones por la entrega y exportación de vacunas ya que han crecido los temores sobre las nuevas variantes del virus.

Los intentos de Italia de salir de la pandemia se han visto afectados porque el país está en medio de una crisis política por la renuncia del primer ministro Giuseppe Conte.

Conte conservará su rol de cuidador y el presidente, Sergio Mattarella, le podría dar un nuevo mandato para formar una alianza más grande durante los próximos días.

Los italianos están viviendo bajo un sistema de restricciones en niveles que se establecieron nuevamente después de los diferentes niveles de confinamiento durante la navidad y el año nuevo.

Te puede interesar: Fábricas de AstraZeneca en Reino Unido deberían producir vacunas para la UE

La mayoría de las 20 regiones del país están ahora en la zona naranja, lo que significa que los bares y restaurantes sólo pueden abrir para órdenes para llevar y las personas no pueden dejar sus ciudades a menos que tengan razones de trabajo o de emergencia. Dos ciudades están en la zona roja. El viaje entre regiones está prohibido.

Italia reportó 541 muertes el martes a causa del coronavirus y 420 el día anterior. El ministro de salud dijo que el número diario de infecciones subió de 8,561 a 10,593.

España reportó 591 muertes el martes, la cifra más alta en un día durante la tercera ola del virus, y 36,435 casos nuevos.

El número de casos por cada 100,000 personas durante los últimos 14 días aumentó de 885 el lunes a 893.9 el martes.

Fernando Simón, el jefe de emergencias de salud de España, dijo que las unidades de cuidados intensivos estaban llegando a sus límites y advirtió que el incremento puede trazarse hasta los días de Navidad y año nuevo.

El ministro de salud, Salvador Illa, renunció a su puesto el martes para empezar su campaña como candidato del partido socialista para las elecciones regionales de Cataluña el mes próximo. El primer ministro, Pedro Sánchez, anunció que la actual ministra de política regional, Carolina Darias, será la sucesora de Illa como ministra de salud.

Pablo Casado, líder del partido conservador popular de la oposición, utilizó la salida de Illa para acusar a Sánchez de anteponer la política a la salud pública.

Entérate: Así se ve el coronavirus; logran primera imagen real en 3D

“España tuvo récord de infecciones Covid-19 durante el fin de semana, con 767 muertos y 93,822 casos”, tuiteó. “Es intolerable que Sánchez esté más preocupado por juntar votos que por salvar vidas”.

España registró 2,629,817 casos y 56,799 muertes. Lleva aplicadas hasta la fecha 1,291,216 dosis de la vacuna y su población es de casi 47 millones de habitantes.

La tensión por las restricciones de la pandemia provocaron disturbios por tercera noche consecutiva en Países Bajos. Los manifestantes salieron a las calles en diferentes ciudades tras el toque de queda nocturno que instauró el gobierno y que el primer ministro, Mark Rutte, dijo que tenía la intención de atacar nuevas variantes más contagiosas de la enfermedad.

Cerca de 150 personas fueron arrestadas el lunes en Amsterdam y Rotterdam, en donde se vandalizaron  y vaciaron tiendas. El alcalde de Rotterdam, Ahmed Aboutaleb, pasó un decreto de emergencia que le daba a la policía mayores poderes de arresto.

“Estas personas con ladrones desvergonzados, no puedo decir otra cosa”, dijo. “Tuve que amenazarlos con usar gas lacrimógeno, que es una medida excesiva. Me da mucha tristeza porque nunca había tenido que hacer eso en toda mi carrera de alcalde”.

Pero los problemas también se dieron en centros más pequeños del país tales como Den Bosch, Zwolle, Amersfoort, Alkmaar, Hoorn , Gouda, en donde se prendió fuego a varios coches, y en Haarlem, en donde atacaron con piedras a los policías.

No te pierdas: Diplomáticos urgen a Europa a establecer una estrategia para el acuerdo nuclear de Irán

Los policías dijeron que la mayoría de los alborotadores eran adolescentes que supuestamente habían usado las redes sociales para organizarse. Los expertos se preguntan hasta dónde motivó la oposición a estos jóvenes después de que se instaurara el toque de queda de las 9 de la noche del sábado pasado.

Un criminólogo holandés, Henk Ferwerda, dijo que los disturbios involucran a “los que niegan el virus, a los manifestantes políticos y a los niños que vieron la oportunidad de volverse totalmente locos… y se juntaron los tres grupos”.

Francia se mantiene a la expectativa. Según fuentes presidenciales, Emmanuel Macron se “rehúsa a actuar bajo presión” y quiere posponer el anuncio de un tercer confinamiento, que sería el último recurso, antes de tener información completa del efecto  que tuvo el toque de queda de 6pm a 6 am. Al toque de queda le aumentaron dos horas hace diez días. “Antes de cerrar tenemos que estar seguros de que no hay otras soluciones”, dijo un asistente de Macron.

Está planeada una reunión con el consejo de defensa de la salud del país para el miércoles en los Campos Elíseos para revisar la situación. Se especula que Macron hará un anuncio después.

Las cifras del martes indican un aumento de 4,240 casos en 24 horas y 449 muertes adicionales.

Por el momento hay 26,888 personas en el hospital con el virus, un aumento de 5% en relación con la semana pasada. Hasta ahora se ha vacunado a 1.09 millones de personas con la primera dosis. 66 mil se vacunaron el lunes.

En Alemania, el gobierno discutió la reducción masiva de vuelos al país con la intención de prevenir el ingreso de variantes más virulentas.

“El riesgo que plantean las mutaciones del virus exigen que tomemos en cuenta medidas más drásticas”, dijo el ministro del interior, Horst Seehofer, al diario Bild. “Estas incluirían controles fronterizos más estrictos, especialmente en las fronteras de las regiones de mayor riesgo, pero también tendríamos que reducir los vuelos a Alemania a casi cero, como lo está haciendo Israel”.

También lee: AstraZeneca vende vacunas a México por 309 millones de dólares

Mientras tanto, la UE amenazó con prohibir la exportación de vacunas de coronavirus a otros países fuera del bloque, como Gran Bretaña, porque AstraZeneca fue acusada por no dar una explicación satisfactoria por la gran falta de dosis para los países miembros.

Los planes de distribución de la compañía farmacéutica se consideraron “inaceptables” ya que “sorpresivamente” informó a la comisión europea el viernes que había faltas significativas para las dosis que se tenían programadas.