El impacto ambiental del agua embotellada es ‘hasta 3,500 veces mayor que el del agua de la llave’
En Estados Unidos se necesitan 17 millones de barriles de petróleo para producir el plástico necesario para satisfacer la demanda anual de agua embotellada. Foto: Robert Smith/Alamy Stock Photo/Alamy Stock Photo

Los científicos han descubierto que el impacto del agua embotellada en los recursos naturales es 3,500 veces mayor que el del agua la llave.

La investigación es la primera de su tipo y examinó el impacto del agua embotellada en Barcelona, donde se está volviendo cada vez más popular a pesar de las mejoras en la calidad del agua de la llave en los últimos años.

La investigación, dirigida por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), descubrió que si toda la población de la ciudad consumiera agua embotellada, el costo de extracción de recursos sería 3 mil 500 veces mayor que si todos bebieran agua de la llave, es decir, 83.9 millones de dólares al año.

Los investigadores también descubrieron que el impacto del agua embotellada en los ecosistemas es mil 400 veces mayor que el del agua de la llave.

Lee también: Rellenadoras de agua: una opción de bajo costo, pero que encara riesgos

Los autores concluyeron que la reducción de los impactos ambientales compensó con creces el pequeño riesgo de cáncer de vejiga asociado con beber agua de la llave. El proceso de tratamiento del agua potable genera bajos niveles de trihalometanos (THM), los cuales se han vinculado a un mayor riesgo de cáncer de vejiga. Los niveles de THM en el agua potable están regulados en la Unión Europea.

La autora principal del estudio, la investigadora de ISGlobal Cristina Villanueva dijo: “Los motivos sanitarios no justifican el uso generalizado del agua embotellada. Sí, estrictamente hablando, beber agua de la llave es peor para la salud local, pero cuando se sopesan ambas cosas, lo que se gana al beber agua embotellada es mínimo. Es bastante obvio que el impacto medioambiental del agua embotellada es mayor que el del agua de la llave“.

En Estados Unidos se necesitan 17 millones de barriles de petróleo para producir el plástico necesario para satisfacer la demanda anual de agua embotellada. Además, el agua embotellada en Reino Unido es al menos 500 veces más cara que el agua de la llave.

Lee también: El rey chino del agua mineral se convierte en el más rico de Asia

Villanueva añadió: “Creo que este estudio puede ayudar a reducir el consumo de agua embotellada, pero necesitamos políticas más activas para cambiarlo“.

“Por ejemplo, en Barcelona, podríamos hacer más campañas educativas para concienciar al público de que los beneficios para la salud de beber agua embotellada son menores comparados con los impactos ambientales. Tenemos que mejorar el acceso al agua pública, a las fuentes públicas, a los edificios públicos donde puedas llevar tu propia botella y no tener que comprarla. Tenemos que facilitar el acceso al agua pública en la vía pública”.

“La gente confía en el agua embotellada porque los anunciantes han hecho un buen trabajo convenciendo a la gente de que es una buena opción, así que necesitamos el esfuerzo en la dirección contraria”.