Crece la especulación de que Maxwell podría intentar llegar a un acuerdo para reducir su condena
Maxwell estaría buscando una reducción de su sentencia al proporcionar nombres poderosos de otros implicados en los crímenes de Epstein. Foto: SDNY/Zuma/Rex/Shutterstock

Ahora que la exsocialité británica Ghislaine Maxwell fue declarada culpable en su juicio por tráfico sexual, crecen las especulaciones de que podría intentar llegar a un acuerdo y convertirse en testigo del gobierno en caso de que se realice una investigación más amplia sobre el selecto círculo social de su exnovio Jeffrey Epstein.

Maxwell estaría buscando reducir su condena al proporcionar nombres de personas poderosas que podrían estar involucradas en los delitos de Epstein.

Sin embargo, los abogados defensores y los fiscales de delitos sexuales plantean sus dudas respecto al deseo del gobierno de llegar a un acuerdo. Se preguntan si Maxwell tiene alguna información vital que el gobierno no tenga ya, y si representa una estrategia que Maxwell intentó anteriormente y que fracasó.

“Todo depende de la persona contra la que estaría cooperando y de lo que tenga para ofrecer“, dijo Jeffrey Lichtman, el abogado defensor que representó al narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán en el juicio de hace dos años. “No me sorprendería que ella ya hubiera intentado cooperar y que hubiera fracasado”.

Maxwell, que se prevé que apele su condena, fue declarada culpable de cinco de los seis cargos por su participación en los abusos sexuales cometidos por Epstein contra niñas adolescentes. Los abogados de la acusación señalaron que Maxwell “depredó a las jóvenes vulnerables, las manipuló y las entregó para que abusaran sexualmente de ellas”. Se espera que reciba una importante condena de prisión.

De acuerdo con Lichtman, hay acusados que, a los ojos del gobierno, son tan malos que a este no le interesa llegar a un acuerdo a cambio de un testimonio. “No quieren aceptar la ayuda de alguien involucrado en una operación criminal y dejar que coopere contra personas que están muy por debajo de ellos”.

“Es posible que ese sea el caso en esta situación, simplemente consideran que ella es tan mala que no le permitirán cooperar“, dijo Lichtman.

Pero eso no impide que Maxwell y sus abogados presenten una oferta. “Existe una tremenda cantidad de información que ella tiene sobre algunas personas muy importantes. Ahora que fue condenada es posible que esté más dispuesta a hablar. En mi opinión, debería hacerlo, porque muchas personas quedaron libres en este caso, mientras que ella soportó el peso de toda la ira del gobierno”, comentó Lichtman.

El exfiscal federal y estatal Elie Honig comentó en Twitter: “La cooperación de Maxwell no es particularmente probable, pero es posible. Se necesitaría (1) que Maxwell estuviera dispuesta y participara completamente, (2) que el Distrito Sur de Nueva York estuviera plenamente convencido de su veracidad, y (3) un plan realista para utilizar su información contra otros”.

Un obstáculo para llevar a cabo cualquier proceso estatal basado en la cooperación de Maxwell sería la prescripción de las denuncias penales y civiles por delitos sexuales. El caso civil llevado por Virginia Giuffre contra el príncipe Andrés de Gran Bretaña solo existe debido a una oportunidad brevemente abierta bajo la New York Child Victims Act (Ley de Víctimas Infantiles de Nueva York), la cual permitió que los acusadores presentaran demandas después del plazo de prescripción.

Sin embargo, también existe presión para que los visitantes de alto perfil de las propiedades de Epstein en Nueva York, Palm Beach y las Islas Vírgenes de Estados Unidos sean responsabilizados de cualquier posible delito, especialmente porque al parecer el caso del gobierno contra Maxwell evita hacer referencia a aspectos más amplios de la conspiración.

“De todas las personas supuestamente involucradas con Epstein, el 99% de ellas nunca llegaron a formar parte de la evidencia del gobierno“, señaló Lichtman. “Tal vez estaban intentando evitar cualquier jugueteo por parte del jurado –que se distrajeran con los nombres destacados–, sin embargo, muchas personas no fueron procesadas en este caso cuando parece que podrían haberlo sido”, añadió.

De acuerdo con Wendy Murphy, exfiscal federal de delitos sexuales que ahora imparte clases en Boston Law, la relativa ausencia de Epstein en el juicio por conspiración de Maxwell fue parte de la estrategia del gobierno. “No necesitaban más para demostrar la conspiración”, dijo. “No necesitaban exagerar. Existía cierta debilidad en el testimonio de las víctimas, pero quedaba más que compensada por otras pruebas”.

Es probable que el siguiente capítulo del caso Epstein, señaló Murphy, surja a través de la demanda civil contra el príncipe Andrés.

El príncipe Andrés podría ser el siguiente en caer, y podría ser el único“, dijo. “Se han cerrado la mayoría de las posibilidades de las demandas, y no tengo conocimiento de alguna otra demanda que tenga el potencial de exponer información”.

Sin embargo, si se realizan más investigaciones, Murphy comentó que Maxwell podría obtener una reducción de su sentencia si el gobierno quiere la información importante que ella posee.

“No estoy segura de que los federales estén solicitándola y no estoy segura de que ella esté dispuesta a darla. Probablemente no va a decir nada, y no la necesitan, porque ya tienen mucha información. Si no necesitan nada, no le darán una rebaja”.

En última instancia, señaló Bennett Gershman, profesor de derecho en Pace University, en Nueva York, mucho depende de si el gobierno considera que existe una ventaja política en la continuación de la investigación y en la identificación de personas de alto perfil que podrían haber formado parte del sistema.

“Resulta difícil determinar qué le interesa al gobierno para continuar. No podemos responder eso. ¿Las víctimas y las personas que realmente se preocupan por este caso están satisfechas ahora que Maxwell fue declarada culpable o quieren que se investigue a las demás personas que forman parte de la amplia red?”

Y añadió: “Tienen recursos y personal limitados, así que ¿este caso reclama una mayor investigación y enjuiciamiento? Se trata de una decisión política del departamento de justicia y de la fiscalía de Estados Unidos”.