Nuevos estudios refuerzan la idea de que es menos probable que ómicron dañe los pulmones
Las investigaciones sobre la variante ómicron 'sugieren que la enfermedad es menos grave que delta y el virus original de Wuhan', según un investigador. Foto: Simon Lehmann/Alamy

Un conjunto cada vez mayor de pruebas indica que la variante ómicron del Covid-19 es más propensa a infectar la garganta que los pulmones, lo que los científicos creen que puede explicar la razón por la que parece ser más contagiosa pero menos mortal que las demás variantes del virus. Seis estudios –cuatro de ellos publicados desde la víspera de Navidad– descubrieron que la variante ómicron no daña los pulmones de las personas en la misma medida que la variante delta y las anteriores variantes de Covid-19. Dichos estudios aún deben ser revisados por pares por otros científicos.

“El resultado de todas las mutaciones que diferencian a ómicron de las variantes anteriores es que podría haber alterado su capacidad de infectar diferentes tipos de células”, señaló Deenan Pillay, profesor de virología del University College de Londres.

“En esencia, parece tener más capacidad para infectar el tracto respiratorio superior, las células de la garganta. Por lo que se multiplicaría en las células de esa zona con más facilidad que en las células situadas en el interior del pulmón. Esto es realmente preliminar, sin embargo, los estudios apuntan a la misma dirección”.

Si el virus produce más células en la garganta, esto lo vuelve más transmisible, lo que ayudaría a explicar la rápida propagación de la variante ómicron. En cambio, un virus que sea hábil para infectar el tejido pulmonar será potencialmente más peligroso, pero menos contagioso.

Investigadores del Grupo de Investigación de Virología Molecular de la Universidad de Liverpool publicaron el día después de Navidad un avance que muestra que la variante ómicron provoca una “enfermedad menos grave” en los ratones, según el profesor James Stewart. El artículo reveló que los ratones infectados con la variante ómicron pierden menos peso, tienen menos carga viral y padecen una neumonía menos grave.

“Es una pieza del rompecabezas”, comentó. “El modelo animal sugiere que la enfermedad es menos grave que delta y el virus original de Wuhan. Parece que desaparece más rápido y que los animales se recuperan con mayor rapidez, lo que concuerda con los datos clínicos que están surgiendo”.

“Los primeros indicios indican que es una buena noticia, pero esto no es una señal para bajar la guardia, porque si eres clínicamente vulnerable, las consecuencias todavía no son buenas, hay muertes por ómicron. No todo el mundo se puede quitar el cubrebocas y salir de fiesta”.

El laboratorio Neyts de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, obtuvo resultados similares en hámsters sirios, cuya carga viral en los pulmones era menor en comparación con otras variantes. El profesor Johan Neyts señaló que esto se podría deber a que el virus era más eficaz para infectar a los humanos que a los hámsters, o a que era más probable que infectara las vías respiratorias superiores, o a que provocaba una enfermedad menos grave.

Nuevos estudios refuerzan la idea de que es menos probable que ómicron dañe los pulmones - 1-5
Algunas investigaciones sugieren que las pruebas de flujo lateral detectan mejor la variante ómicron cuando se toma una muestra de la garganta en lugar de la nariz. Foto: Gareth Everett/Huw Evans/Rex Shutterstock

Otro avance, enviado a Nature la semana pasada por investigadores de Estados Unidos, también descubrió que los ratones que tenían la variante ómicron perdieron menos peso y tuvieron una carga viral más baja. Y los investigadores del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de Glasgow descubrieron pruebas de que la variante ómicron cambió la forma en que entra al organismo. La variante ómicron tenía una probabilidad sustancial de eludir la inmunidad de las personas que recibieron dos dosis de la vacuna, sin embargo, una dosis de refuerzo permitió una “restauración parcial de la inmunidad“.

La serie de investigaciones navideñas se basa en un estudio realizado por la Universidad de Hong Kong el mes pasado, que mostraba una menor infección causada por la variante ómicron en los pulmones, y en una investigación dirigida por el profesor Ravi Gupta de la Universidad de Cambridge, cuyo equipo investigó muestras de sangre de pacientes vacunados. Descubrieron que la variante ómicron era capaz de eludir las vacunas, pero menos capaz de entrar a las células pulmonares.

Las últimas investigaciones científicas aparecen en medio de un debate sobre la mejor forma de llevar a cabo las pruebas caseras. La semana pasada, algunos científicos sugirieron que las pruebas de flujo lateral (LFT) podrían ser más precisas si las personas tomaran hisopos de la garganta además de la nariz. La profesora Jennifer Rohn, del University College de Londres, comentó que en su experiencia con el uso de las pruebas de flujo lateral, los resultados fueron negativos cuando utilizó hisopos de la nariz, pero positivos cuando tomó una muestra de su garganta.

Este dato se vio respaldado por un estudio realizado en Sudáfrica en el que se demostró que las muestras de saliva utilizadas en las pruebas de PCR eran mejores que los hisopos nasales para detectar la variante ómicron.

Sin embargo, el profesor Lawrence Young, virólogo en la Universidad de Warwick, señaló que el estudio no era lo suficientemente significativo como para obtener conclusiones. “Se trata de un estudio pequeño en pacientes gravemente sintomáticos y no hospitalizados. Por un lado, corrobora los estudios anteriores que indican que las pruebas salivales podrían ser útiles como método de muestreo más sencillo de realizar. No creo que este estudio sea lo suficientemente significativo como para concluir algo sobre el comportamiento de ómicron“.

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido informó que no existían indicios de que las pruebas rápidas fueran diferentes en cuanto a su capacidad para detectar las variantes ómicron o delta, aunque los investigadores supervisaron continuamente las pruebas. “Todos los dispositivos de flujo lateral utilizados por NHS Test and Trace han sido sometidos a una rigurosa validación y han demostrado ser muy eficaces para detectar el Covid-19 en las personas”, señaló un vocero. “Actualmente estamos registrando un elevado número de pruebas positivas del dispositivo de flujo lateral. Esto significa que estamos detectando decenas de miles de casos que de otro modo podrían haber pasado desapercibidos”.