Planean la creación de un estudio cinematográfico en el espacio para 2024
Axiom Space será la encargada de construir el SEE-1. El módulo se acoplará al ala comercial de Axiom, denominada Estación Axiom (en la foto), que también albergará otras empresas comerciales, entre ellas el turismo espacial. Foto: Axiom Space

La empresa coproductora de la próxima película espacial de Tom Cruise reveló sus planes de construir un estudio de producción audiovisual y un estadio deportivo en gravedad cero.

Space Entertainment Enterprise (SEE) anunció que la fecha prevista para la finalización del módulo, denominado SEE-1, es diciembre de 2024 y que se acoplará a la Estación Axiom, el ala comercial de la Estación Espacial Internacional (EEI).

El lugar albergará películas, televisión, música y eventos deportivos –aunque todavía no se ha determinado la capacidad de audiencia en el lugar–, así como a los creadores de contenidos que deseen desarrollar, producir, grabar, emitir y transmitir en vivo a 402 km sobre la Tierra.

Los proveedores de terceros podrán utilizar las instalaciones, sin embargo, SEE también tiene la intención de crear sus propios contenidos.

Posteriormente, en 2028, la estación Axiom se separará de la EEI. A principios de este mes, Axiom ganó el contrato para desarrollar el ala comercial.

“SEE-1 es una oportunidad increíble para que la humanidad se traslade a un reino diferente y comience un nuevo y emocionante capítulo en el espacio”, comentaron los cofundadores de SEE, Dmitry y Elena Lesnevsky.

“Proporcionará un hogar único y accesible para infinitas posibilidades de entretenimiento en un recinto repleto de infraestructuras innovadoras, que permitirán abrir un nuevo mundo de creatividad”.

“Con el líder mundial Axiom Space construyendo esta instalación innovadora y revolucionaria, SEE-1 no solo proporcionará la primera estructura espacial, sino también la de mayor calidad, que permitirá la expansión de la industria mundial del entretenimiento, valorada en dos billones de dólares, en la órbita terrestre baja”.

Axiom es la empresa que pretende enviar este año a Tom Cruise y al director Doug Liman a la Estación Espacial Internacional para filmar la que ahora será la segunda película que se grabará en el espacio.

Cruise tenía previsto despegar en octubre de 2021, pero por motivos relacionados con el presupuesto de 200 millones de dólares, el viaje se retrasó unos meses. Mientras tanto, un equipo de filmación ruso voló con éxito a la EEI a principios de octubre para filmar durante 12 días The Challenge.

Dicha película, que trata sobre un cirujano que tiene que operar a un cosmonauta enfermo en el espacio debido a que su estado de salud le impide regresar a la Tierra para recibir tratamiento, se estrenará a finales de este año.

Aunque actualmente son comunes los documentales con imágenes filmadas por astronautas –y la transmisión televisiva mundial en vivo dio un gran salto con los aterrizajes en la luna del Apolo–, solo se han realizado modestos intentos de filmar contenidos de ficción más allá de la última frontera.

A pesar de que las películas ambientadas en el espacio son un elemento básico de la industria, las barreras logísticas y financieras implicaban que los departamentos creativos de utilería y los equipos de efectos especiales se encargaran del trabajo pesado para ayudar al público a suspender su incredulidad.

En 2008, el turista espacial Richard Garriott realizó un cortometraje de siete minutos titulado Apogee of Fear, que incluye el debut actoral de varios astronautas desconcertados. También se filmaron en el espacio algunas escenas de la película soviética Return from Orbit de 1984.

Para los cineastas convencionales, los recientes intentos de recrear la gravedad cero –y la claustrofobia– del espacio han rendido frutos. Los años de investigación y esfuerzo, así como las innovaciones millonarias, fueron la base de la verosimilitud de la ingravidez –y las caídas libres entre órbitas- de Sandra Bullock y George Clooney en la película Gravity, de Alfonso Cuarón, de 2013.

Esa película, que costó 100 millones de dólares, recaudó 723 millones en la taquilla mundial y ganó siete premios Oscar.