Hombres y niños entre las presuntas víctimas de las violaciones cometidas por soldados rusos en Ucrania
La representante especial del secretario general de la ONU para la violencia sexual en los conflictos, Pramila Patten (izquierda), y la viceprimera ministra ucraniana, Olga Stefanishnina, en la sesión informativa conjunta realizada en Kiev. Foto: Ukrinform/REX/Shutterstock

Hombres y niños se encuentran entre las presuntas víctimas de las violaciones cometidas por los soldados rusos en Ucrania, donde ya se están investigando decenas de casos de violencia sexual perpetrados por las fuerzas invasoras, informaron el martes funcionarias de la ONU y de Ucrania.

“He recibido informes, todavía no verificados… sobre casos de violencia sexual cometidos contra hombres y niños en Ucrania“, dijo Pramila Patten, representante especial de la ONU para la violencia sexual en la guerra, en una conferencia de prensa realizada en Kiev.

Patten añadió que para los hombres supervivientes de una violación puede ser especialmente difícil denunciar el delito. “Es difícil para las mujeres y las niñas denunciar [la violación] debido al estigma, entre otras razones, pero con frecuencia es incluso más difícil para los hombres y los niños denunciarlo… tenemos que crear ese espacio seguro para que todas las víctimas denuncien los casos de violencia sexual”.

Advirtió que las decenas de casos de violencia sexual que están siendo investigados hasta el momento “solo representan la punta del iceberg”, al tiempo que instó a los supervivientes a presentarse, y a la comunidad internacional a encontrar a los agresores y exigirles responsabilidades. “La documentación de hoy será el procesamiento de mañana”, señaló.

La fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, indicó el martes que su oficina había recopilado informes de violencia sexual ejercida por las tropas rusas contra hombres y mujeres de todas las edades, desde niños hasta ancianos.

Hablando en una conferencia de prensa en el destrozado suburbio de Irpin, en Kiev, uno de los grupos de pequeñas ciudades cuyos nombres se han convertido en sinónimo de crímenes de guerra cometidos por Rusia, Venediktova señaló que Moscú utilizó la violación como una estrategia deliberada. “Esto es, por supuesto, para asustar a la sociedad civil… para hacer todo lo posible para [obligar a Ucrania a] rendirse”.

Existen pocos informes públicos de la violencia sexual perpetrada en Ucrania. Algunas víctimas abandonaron el país, y otras que se quedaron tienen miedo de hablar de su experiencia, indicó Venediktova.

Sin embargo, los equipos de fiscales e investigadores han estado recopilando pruebas de la violencia sexual generalizada desde que las fuerzas rusas se retiraron de la zona hace poco más de un mes.
Violaciones en grupo, agresiones a punta de pistola y violaciones cometidas delante de niños son algunos de los sombríos testimonios que han recabado de las víctimas y sus familiares.

La comisionada de derechos humanos del país, Lyudmila Denisova, ha registrado oficialmente los casos de 25 mujeres que fueron retenidas en un sótano y violadas sistemáticamente en la ciudad de Bucha, vecina de la ciudad de Irpin.

Los médicos forenses que realizan las autopsias de las mujeres enterradas en las fosas comunes indican que también han encontrado pruebas de que algunas fueron violadas antes de ser asesinadas por las fuerzas rusas.

La enviada de la ONU, Patten, explicó que visitaba Kiev debido a los abrumadores indicios de violencia sexual generalizada y sistemática existentes en el conflicto, y al riesgo que corren las mujeres ucranianas de ser víctimas de la trata de personas si intentan huir del conflicto.

“Todas las señales de alerta están encendidas en Ucrania, con la aparición de denuncias de violencia sexual brutal“, dijo, en una conferencia de prensa con la viceprimera ministra ucraniana, Olga Stefanishina.

“No podía quedarme en mi oficina en Nueva York, ante los informes tan desgarradores de violencia sexual. Me encuentro aquí porque no debemos escatimar esfuerzos para garantizar una tolerancia cero y consecuencias congruentes para estos crímenes”, señaló Patten.

Aunque los combates han terminado por ahora en los alrededores de Kiev, los soldados rusos todavía controlan extensiones de territorio en el sur y el este del país. En medio de la creciente preocupación sobre las violaciones en dicho lugar también, los activistas están intentando que los anticonceptivos de emergencia lleguen a los hospitales ucranianos lo más rápido posible.

Patten advirtió que, durante demasiado tiempo, el mundo permitió que la violencia sexual fuera desplegada como un arma barata, silenciosa y eficaz contra comunidades enteras.

“Barata, porque no tiene costo. Muy eficaz, porque no solo afecta a la víctima, sino a familias enteras, a las comunidades”, señaló. “Es una guerra biológica. Es una guerra psicológica”.

Indicó que la ONU colaborará con las autoridades ucranianas para proporcionar apoyo a los supervivientes, aunque también está investigando los delitos para preparar los casos para el juicio penal.

Los investigadores ucranianos ya han identificado a algunos soldados rusos a los que acusan de ser responsables de cometer crímenes de guerra, incluyendo la violencia sexual, y se emitió una orden de arresto contra un hombre acusado de violación.

Las investigaciones han recibido apoyo internacional, con expertos forenses franceses y holandeses que ya se encuentran en el lugar. Gran Bretaña también prometió enviar investigadores para ayudar a recopilar pruebas de los crímenes de guerra, incluida la violencia sexual.

Sin embargo, muchos cuestionan si los soldados que ya se retiraron serán procesados, ya que se encuentran bajo la protección del gobierno de Moscú, que ordenó la invasión y niega haber cometido crímenes de guerra.