Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto
Activistas se concentran fuera de la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington el 2 de mayo de 2022. Foto: Kevin Dietsch/Getty Images

A principios de esta semana, Estados Unidos se vio sacudido por la noticia de que el caso Roe vs. Wade -la sentencia que le otorga a las mujeres estadounidenses el derecho constitucional protegido al aborto seguro y legal- podría ser anulado.

Si la sentencia filtrada de la Corte Suprema entra en vigor, el aborto sería una cuestión sobre la que tendrían que decidir las legislaturas estatales individuales y el Congreso. El cambio significaría que las mujeres y las niñas dejarían de tener los mismos derechos por los que lucharon sus madres y abuelas en caso de que los estados controlados por los republicanos actúen rápidamente para poner fin al acceso al aborto y los republicanos del Congreso intenten promulgar la prohibición del aborto a nivel nacional.

Destacadas activistas y académicas de los derechos de la mujer en Estados Unidos nos cuentan su opinión sobre esta noticia.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feminista-eu-bonnie-2
Bonnie Greer. Foto: Gareth Cattermole/Getty Images

Bonnie Greer, dramaturga y novelista

Cuando escuché la noticia del borrador de la decisión, recordé la época en la que aborté en 1969. El aborto era ilegal en Illinois, mi estado natal, hasta el día en que se confirmó el caso Roe vs. Wade en 1973. Me educaron para ser respetuosa con la ley. Me educaron como católica romana para creer que estaba cometiendo un asesinato. Pero quería ir a la universidad, tener una vida. El doctor era un hombre afroamericano, así que me sentí segura.

Sucedió en su oficina después del horario de trabajo. Fue un procedimiento sencillo para él. Incluso se mostró vivaz al respecto. Hizo un chiste sobre el género del feto. Así que, envuelta en mi culpa católica, estaba esto: un hombre afroamericano fue asesinado. Por mí. No hubo cuidados posteriores. Si contraía una infección, no había ningún lugar al que pudiera ir. Porque había violado la ley. No había orientación para ayudarme a superar el duelo.

Las mujeres actuales no conocen ese mundo, y en realidad no quiero que lo conozcan. Eliminar el caso Roe vs. Wade, ratificado en virtud de la cláusula del debido proceso de la 14ª enmienda, protege el derecho a la privacidad. A la capacidad de decisión. Al derecho de una ciudadana estadounidense a su propia persona.

Lo que más me apena es que nosotras las mujeres, según la ley, no somos iguales a los hombres. Estamos en el viento. Otra vez.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feminista-eu-judy
Judy Chicago. Foto: Leon Bennett/WireImage


Judy Chicago, artista feminista

Resulta sorprendente e incomprensible que se haya filtrado el borrador de una decisión de la Corte Suprema. Eso refleja los tiempos insólitos que vivimos en la actualidad. La posible anulación del caso Roe vs. Wade es un símbolo de una presión mundial más grande contra el progreso, que se manifestó igualmente en el hecho de que los talibanes volvieran a restringir el derecho de las mujeres a la educación. Se trata de la historia de avanzar y retroceder. Nos encontramos en un periodo de retroceso.

La lucha por los derechos de las mujeres constituye una larga e histórica lucha contra un conjunto de valores que restringen los derechos, no solo de las mujeres, sino de las personas LGBTQ, las personas trans y las personas de color. Cuando era joven, tenía dinero para pagar un aborto. Existe una frase que encontré cuando trabajábamos en el Proyecto Holocausto, según la cual aquellos que tienen menos que decir sobre los acontecimientos humanos sufren las consecuencias más graves. Así pues, esto va a afectar gravemente a las mujeres que no tienen recursos para acceder al aborto. Las afectará horriblemente.

Ya sabes, estamos viviendo el movimiento #MeToo. Bueno, existe otro tipo de movimiento #MeToo, sobre todo en Estados Unidos. Está relacionado con el yo también y lo que comí. El yo también y lo que quiero. Demasiados jóvenes se ven envueltos en ese tipo de “yo también”. Así que supongo que para ellos, esto supondrá un duro despertar.

¿Están los jóvenes dispuestos a defender sus derechos? Sin eso, estamos perdidos.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-v-estados-unidos-aborto
V en una manifestación por el derecho al aborto en el Día Internacional de la Mujer en Nueva York en marzo de 2022. Foto: Gina M Randazzo/Zuma Press Wire/Rex/Shutterstock

V (antes Eve Ensler), dramaturga y activista

Cuando escuché la noticia de que la Corte Suprema estaba a punto de anular la sentencia Roe vs. Wade, pensé: no, carajo, no. La Corte Suprema no representa a la mayoría de los estadounidenses -que apoyan el aborto- y no tiene autoridad moral para controlar el cuerpo de las mujeres.

He estado recibiendo correos electrónicos durante todo el día y toda la noche de mujeres de todo el mundo que están aterradas, furiosas, diciendo que esto no puede suceder en los Estados Unidos, porque si ocurre, catalizará y amplificará el proyecto misógino de la derecha que está arrebatando los derechos de las mujeres de todo el mundo, que tiene un impacto devastador en sus vidas y que ahora se intensificó durante la pandemia. Si permitimos que se borre este derecho primordial de las mujeres, se intensificará la eliminación de todos ellos.

Es absurdo que este país -con uno de los índices más altos de mortalidad materna y sin permiso de maternidad remunerado- obligue a las mujeres a dar a luz. Y tampoco se responsabiliza a las personas que embarazan a las mujeres, puesto que esto no se trata de bebés, sino de destruir la capacidad de acción y la autonomía de las mujeres. Y sabemos que esto afectará con mayor dureza las vidas de las mujeres afroamericanas y latinas y de las personas marginadas.

El hecho de que este fallo parezca haber sido diseñado por tres designados republicanos para la Corte, Brett Kavanaugh y Clarence Thomas, dos acusados de depredadores (ambos negaron las acusaciones), junto con la declarada opositora al aborto Amy Coney Barrett, no constituye ninguna sorpresa.

Estamos presenciando el mayor retroceso de derechos que he vivido en mi vida. Las que hemos luchado por vivir en un mundo en el que las mujeres tengan alternativas e independencia corporal sabemos que el patriarcado es infinitamente agresivo y brutal. Si no somos radicales, audaces y atentas, los derechos serán destruidos.

Los jóvenes y los mayores -aquellos que nunca han vivido sin la sentencia del caso Roe vs. Wade y los que sí lo han hecho- tienen que unirse ahora y levantarse, este es nuestro futuro. El obligar a las mujeres a tener un bebé es un tipo de control y de violencia. Esto DEBE ser una llamada de atención, la señal de alerta en la que salgamos a la calle y permanezcamos en ella hasta que termine esta locura patriarcal.

V es la fundadora de V-Day, un movimiento mundial para acabar con la violencia contra todas las mujeres, las niñas y el planeta.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-mona-estados-unidos-aborto
Mona Eltahawy. Foto: Meghan Marin/The Guardian

Mona Eltahawy, escritora y activista

Una parte de mí piensa que esto es un maldito desastre. Pero la otra parte de mí sabía que esto iba a ocurrir. Desde que Trump fue elegido, sabíamos que esto iba a ocurrir. La derecha cristiana supremacista blanca ha estado trabajando en esto durante casi 50 años, y ganaron.

Aborté de forma ilegal en 1996 en Egipto y de forma legal en Estados Unidos en el año 2000. No puedo creer que mi pasado se esté convirtiendo en el presente en Estados Unidos. Este es el país más poderoso del mundo, y le están quitando este derecho primordial a las personas embarazadas.

Aquellas que se pueden permitir un aborto seguro seguirán haciéndolo, y la mayoría de las personas afroamericanas, indígenas y latinas, y de la clase trabajadora, no. Pero esa ha sido la realidad desde hace muchos años. Texas ya había reducido el número de clínicas de aborto que tenía.

Desde que me mudé a Estados Unidos desde Egipto, he dicho que Estados Unidos es una teocracia, pero nadie presta atención. La derecha cristiana es más poderosa en Estados Unidos en comparación con lo que la Hermandad Musulmana de Egipto jamás soñó ser. Sin embargo, como son predominantemente blancos y cristianos, son considerados menos peligrosos. Como feminista egipcia, tengo que denunciar el papel de las mujeres en la creación de esta teocracia. Fijémonos en la jueza asociada de la Corte Suprema, Amy Coney Barrett. No solo son los hombres los que nos quitan el derecho al aborto.

The Seven Necessary Sins for Women and Girls ya está a la venta, publicado por Penguin Random House.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-vrobinestados-unidos-aborto
Robin Morgan. Foto: Andrew H Walker/Rex/Shutterstock

Robin Morgan, escritora y activista

Es un golpe terrible. No era algo inesperado, pero existe un elemento de pura incredulidad respecto a la audacia de este movimiento de la ultraderecha. El 80% del pueblo estadounidense cree que una mujer tiene derecho a hacer lo que quiera con su propio cuerpo, pero todavía no es respetado. Afecta a todos, porque entra en el aspecto de la privacidad de la constitución. Esto significa que ahora van a intervenir en los abortos médicos, en el matrimonio entre personas del mismo sexo y en los derechos de los homosexuales en general. Es decir, simplemente te deja sin aliento.

Existe una vieja frase que dice que los estadounidenses siempre hacen lo correcto, pero hasta el último momento. Sí nos adaptamos, pero, Dios, podríamos morir esperando. La esperanza consiste en que esto nos movilice en las urnas, no solo en 2024, sino este próximo otoño. El 80% del país que pensó, con bastante sensatez, que esto era un hecho, que era un derecho de la mujer según la constitución, será impulsado y tendremos un resultado muy diferente en las elecciones. Pero es un momento de muchísimo miedo.

No hay tiempo para la desesperación. Uno hace todo lo que se le ocurre para cambiar la situación. Los demócratas ya están presentando nuevas leyes en la cámara porque el partido republicano se ha arruinado por completo. Ahora es el partido de Trump.

Habrá marchas, manifestaciones, concentraciones, peticiones. Las mujeres seguirán adelante y desobedecerán la ley. ¿Qué es lo que van a hacer cuando la mitad de la población se rebele? Ni el 20%, ni la ultraderecha, ni los evangélicos. Las mujeres van a controlar lo que ocurre con nuestros propios cuerpos. No importa cuántas miles de nosotras tengan que ir a la cárcel. No vamos a retroceder el tiempo. De ninguna manera.

Robin Morgan es la editora de Sisterhood Is Powerful: An Anthology of Writings from the Women’s Liberation Movement.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-katha-estados-unidos-aborto
Katha Pollitt. Foto: Elaine Thompson/AP

Katha Pollitt, poeta y ensayista

El caso Roe vs. Wade fue una sentencia que cambió la vida, probablemente una de las más importantes -desde el punto de vista de la base- de la Corte Suprema que jamás haya existido. Significó que las mujeres podían seguir estudiando. Significó que las mujeres podían trabajar de forma consistente. Significó que las mujeres podían dejar a sus parejas abusivas. Significó que las mujeres no tenían que casarse con el hombre que las dejó embarazadas.

Me sentí horrorizada cuando supe que podía ser anulado. Esto realmente les permite a los estados hacer lo que quieran con el aborto, y 26 estados significan muchas personas. Esto afectará a las mujeres, independientemente de que aborten o no, porque indica, básicamente, que estás aquí para procrear, y no nos importa si es por cuestiones de salud, o por violación o incesto.

Si un hombre te puede dejar embarazada, tienes que tener ese hijo. Creo que es una declaración enorme de que las mujeres ya no tienen ese derecho humano.

Algo que sí está en nuestro control es la cantidad de trabajo, tiempo y dinero que estamos dispuestas a gastar para volver a instaurar el derecho al aborto y el acceso al aborto. Creo que habrá una tremenda necesidad de dinero para ayudar a las mujeres que se encuentran en lugares en los que el aborto no esté disponible, tenemos que trabajar para hacer que las píldoras abortivas lleguen a esas mujeres.

Existe una red muy activa de fondos para el aborto, que recauda dinero para que las mujeres con bajos ingresos puedan pagar su atención médica en caso de aborto. La gente no se da cuenta de que no se trata solo del costo del aborto. También se trata de los traslados, el cuidado de los niños, el alojamiento, la comida, la posibilidad de ausentarse del trabajo. Sería realmente estupendo que las personas comenzaran a donar de forma significativa a los fondos para el aborto.

Katha Pollitt es autora de Pro: Reclaiming Abortion Rights

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-mara-estados-unidos-aborto
Mara Clarke. Foto: Gilles Poncin

Mara Clarke, activista

Comencé mi activismo en favor del aborto en Estados Unidos en 2002. En 2010, el 87% de los condados estadounidenses no contaban con un proveedor de abortos. Para el 2017, la cifra se acercaba al 90%. La mayoría de las personas en los Estados Unidos piensan que el caso Roe vs. Wade ha protegido el acceso al aborto, pero en su mayoría ha protegido el acceso al aborto para las personas ricas, y las mujeres con la capacidad de viajar grandes distancias. Así que esta noticia, para aquellos de nosotros que hemos estado en este trabajo durante años, resulta horrorosa, enfermiza e induce la ira, pero no es una sorpresa.

Para la gente del Reino Unido y de Europa es fácil pensar que se trata de un problema estadounidense. Pero no es así. En Irlanda del Norte todavía no hay servicios de aborto contratados. En Europa, el año pasado Polonia aplicó una prohibición casi absoluta del aborto. Las mujeres de ese país mueren por causas evitables debido a que los médicos no les practican el aborto. No existe el aborto en Malta y Andorra, y está sumamente restringido en Liechtenstein. Y eso sin contar el sur del mundo.

Es desalentador. Pero después del puñetazo inicial en el estómago haré todo lo posible para sentirme esperanzada, porque tal vez esto motive a las personas a realizar un cambio sistémico. Ese cambio sistémico puede consistir en que los abortos sean autogestionados con píldoras, y en que las redes de activistas de base ayuden a las mujeres y a las embarazadas a ejercer su derecho a obtener abortos seguros.

Mara Clarke es la fundadora de Abortion Support Network.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-jill-estados-unidos-aborto
Jill Filipovic. Foto: Gary He/AP

Jill Filipovic, escritora y abogada

El fundamento de esta sentencia no es, evidentemente, la lealtad a la ley. Ni siquiera se trata de la lealtad a la idea de que la vida del feto es especialmente valiosa. Por el contrario, lo que subyace es una cosmovisión profundamente misógina que busca restaurar los roles tradicionales de género, la dominación masculina sobre la vida pública, económica y política, y la sumisión y dependencia femenina. Si las mujeres no pueden controlar su propio cuerpo, no pueden controlar su futuro. Los jueces no son tontos. Lo saben.

La sentencia abrirá una enorme caja de pandora. Sumirá a todo el país en el caos. Será un circo legislativo. Las activistas por el derecho al aborto se asegurarán francamente de que las mujeres tengan acceso a un aborto seguro, ya sea legal o no. En un país que ya se encuentra profundamente polarizado y que ya ha experimentado serios desafíos contra las normas y los sistemas democráticos, esto representa otra patada hacia una mayor división, y un mayor desgaste de la democracia estadounidense.

Todas las mujeres que conozco se sienten tristes y absolutamente furiosas. Una de cada cuatro mujeres estadounidenses tendrá un aborto en su vida. Las mujeres que conozco han hablado de cuán diferentes habrían sido nuestras vidas si no hubiéramos tenido acceso al aborto seguro. De todas las oportunidades profesionales que nunca habríamos tenido. De los hombres con los que nunca nos habríamos casado. Todas las novelas que no se habrían escrito, y los inventos que nunca se habrían soñado. Los hijos deseados que nunca vinieron al mundo. Los grandes amores que las mujeres nunca encuentran, y las relaciones abusivas que nunca dejan. La estabilidad que nunca logran alcanzar las mujeres de bajos ingresos. Existe una enorme cantidad de cosas que quedan descartadas, cuando las mujeres no pueden tomar estas decisiones fundamentales sobre sus cuerpos.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-sydney-estados-unidos-aborto
Dra. Sydney Calkin. Foto: Cortesía de la Dra. Sydney Calkin

Sydney Calkin, académica

Me horroricé cuando escuché la noticia, pero no me sorprendió; era evidente que muchos de los jueces querían anular por completo el caso Roe vs. Wade. Vale la pena señalar que, para muchas personas, el caso Roe no ha tenido un gran significado en la práctica, porque los estados que son hostiles respecto al aborto ya han hecho casi imposible el acceso al mismo. Muchos estados ya tienen leyes onerosas que hacen que el aborto sea logísticamente o procesalmente imposible, o realmente costoso.

No vamos a regresar a los oscuros días del aborto autoinducido. Lo que observaremos es la aceleración del aborto autogestionado con medicamentos. Afortunadamente, el aborto autogestionado es mucho más seguro en la actualidad con las píldoras, y no significa que eso sustituya al aborto seguro y legal. Sin embargo, sigue siendo una decisión horrible que pondrá en peligro a las personas.

A la Corte Suprema le gusta decir que no es algo político, lo cual me resulta gracioso. Esta decisión es el resultado de que el movimiento legal conservador haya llenado la Corte con conservadores antiaborto extremos durante décadas. Ha sido su objetivo estratégico a largo plazo. También hay rumores sobre la anulación del matrimonio entre personas del mismo sexo, y algunos políticos de derecha incluso quieren analizar el derecho a la anticoncepción. Abarcarán otras leyes. No creo que esto acabe con el aborto. Es horroroso.

La Dra. Sydney Calkin es profesora titular de geografía humana en la Universidad Queen Mary de Londres.

Las destacadas feministas de EU ven una amenaza contra el derecho al aborto - feministas-rebeca-estados-unidos-aborto
Rebecca Solnit. Foto: John Lee/The Guardian

Rebecca Solnit, escritora, historiadora y activista

Llevábamos tiempo anticipándolo: a pesar de lo que dijo, era evidente que Brett Kavanaugh y los demás iban a intentar anular el caso Roe vs. Wade si lograban hacerlo. Me impactó, pero no me sorprendió. La derecha estadounidense es paciente y metódica, lleva mucho tiempo forjando el poder desde la base y difundiendo su propaganda.

Ya hemos visto cómo el acceso al aborto en algunos estados ha quedado tan radicalmente restringido que es efectivamente inexistente. Si se anula el caso Roe vs. Wade, se creará un mosaico de Estados Unidos en el que los derechos en algunos estados serán muy diferentes de los derechos existentes en otros estados.

No tengo que preocuparme por el embarazo en este momento de mi vida, pero sí considero que se trata de un ataque contra toda persona capaz de quedar embarazada, un intento para convertir a las mujeres en ciudadanos desiguales, no libres y de segunda clase.

Las leyes antiaborto están basadas en mentiras y en la pretensión de que quienes abortan son todas unas libertinas imprudentes, hipersexuales e irresponsables, mientras que la mayoría son, de hecho, mujeres que ya son madres. Debemos centrar la atención en la realidad del aborto. El argumento de que es fácil llevar a un niño a término y después darlo en adopción es otra mentira de los opositores al aborto, el embarazo en sí mismo cambia la vida y puede ponerla en peligro. Puede herir e incapacitar cuerpos, y tiene un enorme impacto emocional.

Ya existe una gran cantidad de ira entre quienes apoyan el acceso al aborto, y mi gran esperanza es que la gente pueda aferrarse a esa ira el tiempo suficiente para producir el tipo de ola azul que recuperó la cámara de representantes en 2018. Con frecuencia hablamos de los “contragolpes” de la derecha, pero también existen contragolpes progresistas.

Rebecca Solnit es autora de numerosos libros, entre ellos The Mother of All Questions.

La contribución de Bonnie Greer fue actualizada el 4 de mayo de 2022 para reflejar mejor y de forma más completa sus opiniones.