Dom Phillips y Bruno Pereira: la policía brasileña encuentra dos cadáveres en la búsqueda de los dos desaparecidos
Dom Phillips y Bruno Pereira desaparecieron el 5 de junio, al final de un viaje de cuatro días por el río Itaguaí, en el extremo oeste de Brasil. Foto compuesta: João Laet/AFP/Getty Images (izquierda); Daniel Marenco/Agência O Globo (derecha)

La policía del Amazonas brasileño encontró los cadáveres de dos hombres en la zona donde desaparecieron el periodista británico Dom Phillips y el activista indígena Bruno Pereira hace diez días.

En una conferencia de prensa ofrecida a última hora del miércoles, el jefe de la policía regional, Eduardo Fontes, informó que uno de los dos hombres detenidos en relación con la desaparición del dúo confesó haberlos matado.

“El martes nos informó sobre el lugar donde estaban enterrados los cuerpos y se comprometió a acompañarnos el día de hoy al lugar para que pudiéramos confirmar dónde estaban enterrados los cuerpos”, explicó Fontes a los periodistas

El anuncio significó el triste final de una búsqueda de 10 días que ha horrorizado a la nación y destacó los crecientes peligros a los que se enfrentan aquellos que se atreven a defender el medio ambiente y las comunidades indígenas de Brasil, los cuales se han enfrentado a un ataque histórico bajo el presidente de extrema derecha del país, Jair Bolsonaro.

El lugar identificado por el sospechoso se encontraba a una hora 40 minutos en embarcación de la ciudad ribereña de Atalaia do Norte y a otros 3.1 km a pie en la densa selva.

Tras una operación de un día de duración, en la que participaron el ejército, la marina y la policía, The Guardian fue testigo de la retirada de los cadáveres de aquella zona, conocida como Lago do Preguiça, al amparo de la oscuridad.

Escoltados por tropas del ejército, los cuerpos fueron transportados en embarcación por el río Itaguaí hasta Atalaia do Norte, donde Phillips y Pereira habían iniciado su viaje final.

Numerosos lugareños acudieron al puerto de la ciudad para observar cómo los agentes, vestidos en uniforme de camuflaje, cargaban las dos bolsas negras para cadáveres en la parte trasera de una patrulla de la policía federal, que partió con un resplandor de luces rojas y azules.

“Ahora vamos a identificar los restos humanos con la mayor dignidad posible”, indicó Fontes. “Cuando se demuestre que los restos son los de Dom Phillips y Bruno Pereira, serán entregados a las familias”.
La noticia fue recibida con alivio por la esposa de Phillips, Alessandra Sampaio.

“Aunque seguimos esperando confirmaciones definitivas, este trágico desenlace pone fin a la angustia de no saber el paradero de Dom y Bruno”, escribió en un comunicado. “Ahora podemos traerlos a casa y despedirnos con amor”.

“Hoy, también comenzamos nuestra búsqueda de justicia. Espero que las investigaciones agoten todas las posibilidades y aporten respuestas definitivas sobre todos los detalles relevantes lo antes posible”.

Dom Phillips y Bruno Pereira: la policía brasileña encuentra dos cadáveres en la búsqueda de los dos desaparecidos - image-4-21
El superintendente Eduardo Alexandre Fontes hablando durante la conferencia de prensa en la ciudad de Manaos, estado de Amazonas. Foto: Ricardo Oliveira/AFP/Getty Images

Fontes indicó que los equipos de búsqueda tenían previsto regresar al lugar el jueves para localizar la embarcación de los hombres. Los hombres fueron vistos por última vez navegando río arriba y Fontes alegó que los sospechosos tiraron el motor de la embarcación al río y que después cargaron la embarcación con sacos de tierra para que se hundiera.

“Seguimos investigando”, señaló, y añadió que se preveían más detenciones. “Este fue un avance significativo”.

La conferencia de prensa se realizó en Manaos, capital del estado de Amazonas, donde diversos funcionarios militares y policiales se felicitaron por el trabajo realizado, antes de reconocer de forma tardía el papel desempeñado por los indígenas que ayudaron a dirigir la búsqueda.

En Atalaia do Norte, Eliseio Marubo, abogado indígena y amigo íntimo de Pereira, comentó: “Siento un dolor indescriptible porque he perdido un hermano, he perdido parte de mi historia”.

Con lágrimas cayendo por sus mejillas, Marubo envió un mensaje a las familias de los dos hombres que buscaban defender la causa indígena. “No están solos”, dijo. “Seguiremos avanzando juntos”.

Dom Phillips y Bruno Pereira: la policía brasileña encuentra dos cadáveres en la búsqueda de los dos desaparecidos - image-4-22
Manifestantes prenden velas frente a la sede de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), durante una protesta contra la desaparición de Bruno Pereira y Dom Phillips. Foto: Raphael Alves/EPA

Phillips, de 57 años, y Pereira, de 41, desaparecieron el 5 de junio, al final de un viaje de cuatro días por el río Itaguaí, en el extremo oeste de Brasil.

Pereira acompañaba a Phillips en un viaje periodístico para un libro sobre el desarrollo sustentable en el Amazonas, sin embargo, su embarcación no llegó como estaba previsto a Atalaia do Norte, no muy lejos de la frontera de Brasil con Perú.

No obstante, cuando los amigos de Pereira alertaron sobre la situación, las autoridades brasileñas tardaron en responder y fueron las comunidades indígenas las que realizaron el primer descubrimiento inquietante el sábado, cuando encontraron mochilas, ropa y artículos personales pertenecientes a los dos hombres.

La policía detuvo a uno de los hombres el miércoles, Amarildo da Costa de Oliveira, y seis días después arrestó a su hermano Oseney y lo acusó de “presunto homicidio doloso”. Uno de los hombres detenidos proporcionó a la policía el testimonio que condujo al espantoso hallazgo.

La investigación se vio obstaculizada por varios contratiempos, desde la lenta respuesta de los equipos de búsqueda del ejército y la marina, hasta las fuertes críticas a la actuación de la embajada brasileña en Londres, la cual comunicó a la familia de Phillips en el Reino Unido que su cuerpo había sido encontrado, para posteriormente retractarse.

También ocurre en medio de una crítica generalizada contra las políticas de Brasil sobre el medio ambiente y las aproximadamente 235 tribus indígenas que habitan en Brasil.

La deforestación ha aumentado durante la presidencia de Bolsonaro, y las agencias gubernamentales dedicadas a la protección del medio ambiente y de las comunidades indígenas se han visto socavadas.

Pereira era una figura de alto nivel en la fundación indígena estatal encargada de proteger a las comunidades indígenas, no obstante, fue destituido de su cargo a finales de 2019 tras dirigir una operación de destrucción de minas ilegales que trabajaban en tierras indígenas.

Posteriormente comenzó a trabajar con organizaciones de derechos indígenas en zonas remotas de la selva tropical para ayudarlas a cartografiar sus territorios y protegerlos de las invasiones de mineros, leñadores y narcotraficantes activos en la zona.

A última hora del miércoles, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva expresó en un comunicado que la noticia del miércoles había provocado “dolor e indignación” y relacionó el crimen con el desmantelamiento de las políticas destinadas a la protección de los indígenas.

“La democracia y Brasil no pueden seguir tolerando la violencia, el odio y el desprecio por los valores de la civilización”, señaló. “Bruno y Dom vivirán en nuestra memoria, y en la esperanza de un mundo mejor”.

Se inició una campaña de financiamiento colectivo para apoyar a las familias de Dom Phillips y Bruno Pereira. Dona aquí en inglés o aquí en portugués.

Dom Phillips y Bruno Pereira: la policía brasileña encuentra dos cadáveres en la búsqueda de los dos desaparecidos - qatar-2022