Instan a la UE a investigar los vínculos de una expolítica con Uber
Neelie Kroes negó cualquier comportamiento inapropiado. Foto: Dpa Picture Alliance/Alamy

Se instó a las autoridades de la Unión Europea a que investiguen a una expolítica vinculada a Uber y a que consideren la posibilidad de retirarle a la empresa de servicio de taxis sus pases de acceso al Parlamento Europeo, en medio de las crecientes peticiones para frenar a los grupos de presión del sector tecnológico.

Casi dos docenas de eurodiputados socialistas y verdes enviaron un escrito a la Comisión Europea el martes pidiendo que se realice una investigación sobre su exvicepresidenta Neelie Kroes en relación con los documentos que parecen mostrar que ayudó a Uber a ejercer presión sobre el gobierno holandés poco tiempo después de dejar su puesto en 2014 como máxima responsable de la política de internet de la Unión Europea.

Kroes ha negado todo comportamiento inapropiado. A raíz de las revelaciones, la Comisión prometió escribirle para solicitarle “aclaraciones” sobre los informes de los medios de comunicación.

La petición de que se lleve a cabo una investigación por parte de la Unión Europea surge en un momento en el que algunos políticos estudian la posibilidad de reforzar las normas sobre los grupos de presión tras la publicación de los Archivos de Uber, un conjunto de datos filtrados a The Guardian y compartidos con medios de comunicación de 29 países a través del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Un ministro indio comentó al periódico Indian Express que era “preocupante” que las grandes plataformas tecnológicas hayan utilizado la tecnología “para evadir el escrutinio y eludir las leyes”, a la vez que prometió controles más estrictos para el sector. Rajeev Chandrasekhar, ministro de Electrónica e Informática, señaló que en el futuro “con las nuevas normas y leyes, la oportunidad de que las grandes plataformas tecnológicas violen las leyes indias o hagan algo ilegal como esto disminuirá considerablemente”.

Los Archivos de Uber detallan la forma en que la empresa utilizó tecnología encubierta para distraer a las autoridades, intentó sacar provecho de las violentas protestas de los taxistas enojados y mantuvo reuniones no declaradas con ministros y altos funcionarios, como parte de su agresiva campaña de presión para introducirse en los mercados de todo el mundo.

En Italia, los taxistas detuvieron sus vehículos en todo el país el martes en señal de protesta ante las revelaciones, informó la agencia de noticias Ansa. Los conductores han estado protestando desde hace varias semanas contra un proyecto de ley que los expondría a una mayor competencia por parte de empresas similares a Uber.

El taoiseach de Irlanda, Michéal Martin, comentó al periódico Irish Times que debería existir una mayor transparencia en torno a los grupos de presión y a las empresas tras las revelaciones, las cuales detallan la manera en que un funcionario convertido en miembro de un grupo de presión de Uber se comprometió a enviar documentos al domicilio del entonces ministro de Economía.

La vicepresidenta del gobierno español y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que presentó una ley que obliga a las empresas de entrega a domicilio en línea a emplear a sus mensajeros, señaló que era necesario profundizar en la democracia como respuesta a los informes sobre las actividades de Uber en su país.

Los archivos han provocado un gran impacto en Francia, con el presidente Emmanuel Macron sometido a las críticas de sus oponentes nacionales de la izquierda y la extrema derecha después de que se revelaran sus esfuerzos para trastocar la industria cerrada de los taxis de Francia cuando fue ministro de Economía entre 2014 y 2016.

En Bruselas, se pidió al presidente del Parlamento Europeo que investigue la conducta de los grupos de presión de Uber “y si es necesario que desactive sus pases” a la institución, restringiendo su acceso a 705 legisladores y a su personal. Daniel Freund, eurodiputado alemán del partido de Los Verdes, indicó que la empresa podría ser culpable de una “violación muy intencional” de las normas establecidas para los grupos de presión en ese momento, ya que intentó mantener en secreto su relación con Kroes en una época en la que ella tenía prohibido ejercer presión sobre el ejecutivo de la Unión Europea.

Freund también firmó una carta junto con otros 22 eurodiputados en la que se solicita al ejecutivo de la Unión Europea que investigue a la exvicepresidenta. El grupo pidió a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que considere la posibilidad de imponer sanciones contra Kroes en caso de que la investigación determine que la exvicepresidenta infringió las normas éticas de la Unión Europea.

De acuerdo con las normas de la Unión Europea, un excomisionado puede perder su pensión si se descubre que infringe las normas de ética, las cuales incluyen un compromiso de por vida con la “integridad y la discreción”.

La Confederación Europea de Sindicatos, una organización que agrupa a miembros en 39 países, pidió la suspensión de los pases de acceso al parlamento del personal de Uber, hasta que se lleve a cabo una investigación, al tiempo que afirmó que la empresa estaba “ejerciendo una fuerte presión para intentar atenuar la legislación de la Unión Europea en materia de derechos de los trabajadores de las plataformas”.

Los legisladores de la Unión Europea están debatiendo un proyecto de ley que obligaría que las empresas de la economía gig les proporcionen a sus trabajadores el salario mínimo, el pago por enfermedad y vacaciones, una propuesta que ha sido criticada por las empresas que se verían afectadas.
Uber indicó que ha actualizado sus normas de presión, reforzando sus requisitos y su supervisión, desde el periodo que abarca la filtración.