Uber ofreció acciones a medios de comunicación a cambio de ayuda
Foto compuesta: Guardian Design/Getty Images/AFP/Rex/Shutterstock

Uber cortejó a los principales barones de los medios de comunicación de Europa e India con el objetivo de utilizar su influencia para garantizar un trato más favorable por parte de los gobiernos, revelan documentos filtrados. La empresa pidió a los actuales inversionistas de medios de comunicación que ejercieran presión en su nombre y les ofreció a otros preciadas acciones de la compañía.

La ofensiva de seducción de la empresa tecnológica estuvo dirigida a los propietarios de publicaciones como el Daily Mail del Reino Unido, Les Echos de Francia, La Repubblica y L’Espresso de Italia, Die Welt y Bild de Alemania y el Times of India. El acuerdo con Alemania fue discutido de forma interna como una forma de obtener “apoyo e influencia” política en Alemania y Bruselas, según la investigación titulada los Archivos de Uber, una filtración de más de 124 mil documentos hecha a The Guardian.

En el invierno de 2015-2016, la empresa realizó lo que denominó un acuerdo de “efectivo más medios de comunicación a cambio de acciones” con el principal editor de periódicos Axel Springer, propietario de Die Welt y Bild, vendiéndole una participación de 5 millones de dólares. El acuerdo no se hizo público hasta el año 2017. Uber también anunció una asociación similar con Bennett, Coleman & Co, el propietario del grupo Times of India, a principios de 2015.

Los documentos muestran que para Uber, el dinero en efectivo era un elemento secundario en comparación con la influencia de las empresas de comunicación en los círculos de poder. Uber se enfrentaba a prohibiciones en ambos países en el momento en que se cerraron los acuerdos: en Alemania estaba acusada de operar ilegalmente en las principales ciudades y en la India su licencia había quedado suspendida a raíz de un conocido caso en 2014 en el que un conductor de Uber violó a una pasajera.

Uber también recurrió a la influencia de uno de sus primeros inversionistas, el magnate italiano de la industria y los medios de comunicación Carlo De Benedetti, para ayudarle a acceder al entonces primer ministro, Matteo Renzi, cuando se estaba considerando la legislación relativa al mercado de los taxis a principios de 2016, revelan los Archivos de Uber. De Benedetti era en ese momento el editor del influyente periódico La Repubblica y del semanario de noticias L’Espresso, títulos que posteriormente vendió.

Uber ofreció acciones a medios de comunicación a cambio de ayuda - uber-medios-de-comunicacion-Carlo-De-Benedetti
Carlo De Benedetti. Foto: AFP/Getty Images

Con los inversionistas haciendo fila para poner su dinero en la empresa antes de su salida a la bolsa, los ejecutivos de Uber debatieron la posibilidad de atraer a aquellos que aportaban algo más que simplemente dinero a la mesa. Lo que Uber buscaba era la influencia política de los barones de los medios de comunicación, en lugar de una cobertura editorial preferente.

Mark MacGann, exjefe de política europea de Uber, señaló: “En realidad no necesitábamos el dinero, creíamos que les estábamos haciendo un favor al aceptar su dinero, ya que queríamos el acceso político de alto nivel y la influencia que venía con el dinero”.

Los documentos filtrados revelan cómo en diciembre de 2015, un alto ejecutivo de Uber envió un correo electrónico a la jefa de comunicación de la empresa, Rachel Whetstone, en relación con las conversaciones con Axel Springer: “Están muy interesados en un pequeño (por ejemplo, 5 millones de dólares) acuerdo de medios de comunicación más efectivo a cambio de acciones… Para nosotros el valor clave en este caso sería su apoyo e influencia en Alemania y Bruselas”.

“Afirman haber hecho mucho para ayudar (a otra empresa tecnológica) con la política en Alemania y que van a enviar ejemplos”.

Whetstone respondió: “Creo que tener a Springer a favor es muy valioso si queremos progresar en Alemania. Tradicionalmente han sido muy cercanos a Taxi. Así que cualquier cosa que pudiéramos hacer para trabajar con ellos sería genial… Creo que en realidad harán cosas proactivas para ayudar, siguiendo la línea de De Benedetti”.

Uber ofreció acciones a medios de comunicación a cambio de ayuda - uber-medios-de-comunicacion-Rachel-Whetstone
Rachel Whetstone. Foto: Alan Davidson/Rex/Shutterstock

El director ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, recibió una plataforma prominente para hablar en una conferencia anual para líderes empresariales en junio de 2016, organizada por el periódico exclusivo Die Welt.

En Francia, cuando Uber se enfrentó a obstáculos regulatorios a principios de 2015, cortejó al multimillonario propietario de la corporación de bienes de lujo LVMH, Bernard Arnault. LVMH es la empresa matriz del periódico financiero francés Les Echos.

Los documentos indican que MacGann le escribió a otro alto ejecutivo de Uber: “Así que intermedié en la reunión de inversión para TK (Travis Kalanick) y Bernard Arnault en París, ya que estamos adulando a Arnault como inversionista estratégico con el objetivo de que influya en la situación regulatoria francesa”.

Un tercer ejecutivo de Uber deseaba garantías de que Arnault aportaría algo más que dinero. “Si hacemos esto, muchachos, necesitamos alguna garantía verosímil por parte de Arnault de que ejercerán presión en nuestro nombre, de lo contrario pensaremos en algunas condiciones”, envió en un correo electrónico.

Arnault, uno de los hombres más ricos del mundo, llegó a invertir 5 millones de dólares a título personal. No respondió las solicitudes para conocer sus comentarios respecto a cualquier papel que haya podido desempeñar en la ayuda proporcionada a Uber.

El grupo Times of India ofreció una oportunidad de relaciones públicas en la época en que se estaba cerrando su acuerdo con Uber. El redactor jefe de su periódico en inglés Economic Times, Rahul Joshi, le ofreció a Kalanick el podio en la Cumbre Empresarial Mundial que estaba celebrando en enero de 2015.

Uber ofreció acciones a medios de comunicación a cambio de ayuda - uber-medios-de-comunicacion-Travis-Kalanick
Travis Kalanick. Foto: Bloomberg/Getty Images

Joshi invitó a Kalanick a que expusiera sus argumentos a favor de “nuevas regulaciones para las empresas de la nueva economía”, señalando que los miembros del gabinete de Narendra Modi estarían presentes para escucharlo. Kalanick decidió que aquello no se adaptaba a su agenda, pero indicó en un correo electrónico enviado a sus colegas que la relación con el periódico Times of India era importante.

Este acuerdo con los medios de comunicación se produjo en un momento en el que Uber se encontraba bajo una intensa presión después de que uno de sus conductores violara a una mujer de 26 años en Delhi en diciembre de 2014, y de que la empresa fuera acusada de llevar a cabo deficientes verificaciones de antecedentes de los trabajadores. Uber recibió la autorización para reanudar su actividad en Delhi a finales de enero de 2015, tras haber aceptado efectuar más controles de seguridad.

El presidente de Times of India, Sivakumar Sundaram, negó que la empresa hubiera facilitado cualquier tipo de acceso político o iniciativas para cambiar la legislación a favor de Uber. La asociación de inversión estaba puramente relacionada con la publicidad y la mercadotecnia, explicó, y que no tenía ninguna influencia en su periodismo. “El hecho de que los funcionarios de Uber hayan formado parte de cualquier cumbre empresarial no tiene ninguna relación con el periodismo del Grupo Times”, añadió.

En Italia, De Benedetti recibió al vicepresidente de política de Uber, el exgerente de la campaña de Obama, David Plouffe, junto con MacGann y el director general de Uber Italia para cenar en su gran residencia privada ubicada en Roma en septiembre de 2015. La iniciativa de presión de Uber fue denominada “Italy-Operation Renzi” en los correos electrónicos internos.

Se informó que el multimillonario editor se mostró “comprometido y solidario” en los intercambios de correos electrónicos, además, se dijo que facilitó la operación de Uber que tenía como objetivo a Renzi y su partido demócrata. En los Archivos de Uber, los ejecutivos indicaron que De Benedetti envió correos electrónicos y contactó a un aliado cercano y ministro clave en el gobierno de Renzi mediante WhatsApp para decirle que Uber era “imparable” y un símbolo de modernidad que ellos deberían apoyar cuando se modificaran las leyes.

En el otoño de 2014, los ejecutivos de Uber también trataron el tema de que Kalanick dedicara tiempo a los inversionistas de los medios de comunicación radicados en el Reino Unido en el marco de una gira europea planeada. Entre ellos figuraba el propietario del grupo Daily Mail, Lord Rothermere.

Rothermere se reunió con Kalanick en enero de 2015 en una cena organizada por el magnate alemán del mundo de los medios de comunicación Hubert Burda en el Residenz, un antiguo palacio real ubicado en Múnich, según indican los Archivos de Uber.

Kalanick acudió a la conferencia anual de Burda para empresarios tecnológicos, a la que solo se puede asistir por invitación. El encuentro consistió en una conversación fugaz antes de la cena, durante la cual Kalanick describió las dificultades a las que se enfrentaba Uber en Londres con el alcalde, Boris Johnson, y Transport for London (TfL). Kalanick indicó que le gustaría que Rothermere, como inversionista de Uber, usara su influencia política para ayudarla, según explicó MacGann, quien estuvo presente en la reunión. Rothermere, de quien se tiene entendido que vendió su participación en Uber, rechazó realizar comentarios.

De Benedetti confirmó que recibió a Plouffe y a otros ejecutivos de Uber, y señaló que lo hizo “por cortesía” hacia un amigo banquero que le había recomendado invertir en Uber, aunque negó que hubiera realizado alguna actividad de presión con o a favor de la empresa.

La oficina de Renzi indicó que, como primer ministro, él no tenía ninguna autoridad sobre la regulación del servicio de taxis, ya que dicha tarea correspondía a instituciones independientes con las que él “no tenía ningún margen para inmiscuirse”.

Uber señaló que “buscó inversionistas estratégicos que pudieran ayudarnos a entender determinados mercados y a hacer crecer nuestro negocio”. Y añadió: “En algunos casos, esto incluyó a organizaciones de medios de comunicación que realizaban inversiones similares en otras empresas. Nunca supusimos que íbamos a recibir una cobertura favorable; de hecho, cabe decir que hemos recibido una gran cobertura crítica por parte de todos los medios mencionados a continuación en innumerables ocasiones”.

Los abogados de Whetstone señalaron que ella no desempeñó ningún papel clave en lo que respecta a la incorporación de inversionistas estratégicos, una política que estaba bien establecida antes de que ella se incorporara a Uber.

Un vocero de Axel Springer expresó que la participación en Uber se hizo a cambio de espacio publicitario en sus publicaciones y que era demasiado pequeña como para ameritar ser anunciada en ese momento. Kalanick solo fue una de las muchas personas que hablaron en la conferencia de Die Welt.

Los departamentos editoriales operaron de forma completamente independiente y habían ofrecido una cobertura tanto negativa como positiva de Uber, añadió.

Los abogados de Kalanick no respondieron las preguntas específicas sobre los inversionistas estratégicos de Uber.

Uber ofreció acciones a medios de comunicación a cambio de ayuda - qatar-2022