Los ejercicios con misiles de China son una amenaza, primer ministro de Japón
China no controla el 'itinerario de viajes' de Estados Unidos, dice Nancy Pelosi.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, condenó los ejercicios militares chinos realizados cerca de Taiwán por considerarlos un “grave problema” y una amenaza para la paz y la seguridad regionales, después de que cinco misiles balísticos cayeran en la zona económica exclusiva (ZEE) de Japón.

Al hablar después de su reunión con la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, en Tokio el viernes, Kishida comentó que los ejercicios realizados por China con fuego real cerca de la isla autónoma deben “cesar inmediatamente”. Beijing anunció cuatro días de ejercicios militares que se espera terminen el domingo.

Los ejercicios son un “grave problema que repercute en nuestra seguridad nacional y en la seguridad de nuestros ciudadanos”, comentó Kishida a la prensa.

China es el mayor socio comercial de Japón, aunque ambos países han intercambiado ataques verbales por las Senkaku, unas islas deshabitadas situadas en el Mar de China Oriental y que son administradas por Japón, pero reclamadas por China, país en el que son conocidas como Diaoyu. Aunque Tokio no desea enemistarse con Beijing, su papel como sede de decenas de miles de tropas estadounidenses –la mayoría de ellas con base en la isla meridional de Okinawa– podría hacer que Japón desempeñe un papel clave en cualquier crisis que se produzca en el estrecho de Taiwán.

Al parecer, cinco misiles chinos cayeron en la ZEE de Japón frente a Hateruma, una isla ubicada en el extremo sur de las islas principales de Japón, y se cree que cuatro de ellos sobrevolaron la isla principal de Taiwán. La zona abarca hasta 200 millas náuticas (370 km) de la costa del país, más allá de los límites de sus aguas territoriales.

Los ejercicios con misiles de China son una amenaza, primer ministro de Japón - china
Zonas de identificación de defensa aérea en el sudeste asiático.

“Las acciones de China en esta ocasión tienen un grave impacto en la paz y la estabilidad de nuestra región y de la comunidad internacional”, señaló Kishida tras un desayuno con Pelosi, quien provocó la ira de Beijing después de su visita a Taiwán el miércoles. “Le comenté que hemos pedido el cese inmediato de los ejercicios militares. También confirmamos la continuidad de una estrecha cooperación para mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán.”

Kishida señaló que él y Pelosi estaban comprometidos con un “Indo-Pacífico libre y abierto”, una referencia a la actividad militar cada vez más asertiva de China en los mares de la China Meridional y Oriental.

Pelosi indicó que no se debe permitir que China aísle a Taiwán mediante el impedimento de que los funcionarios estadounidenses viajen a la isla. “Pueden intentar impedir que Taiwán visite o participe en otros lugares, pero no aislarán a Taiwán al impedirnos que viajemos a ese país”, expresó el viernes.

El ministro de Defensa de Japón, Nobuo Kishi, señaló que Tokio presentó una protesta ante Beijing. Los misiles, añadió, “amenazaron la seguridad nacional de Japón y las vidas del pueblo japonés, algo que condenamos enérgicamente”.

Los ejercicios con misiles de China son una amenaza, primer ministro de Japón - beijing-china-japon-1
Gráfica de The Guardian. Fuente: Federation of American scientists, The Implications of China’s ADIZ Intrusions in Northeast Asia, 2020. Nota: Coordenadas generadas a partir de una imagen georreferenciada.

China ha indicado que la visita de Pelosi a Taiwán constituye un desafío para sus reivindicaciones de soberanía sobre la isla, a la que considera una provincia separatista que terminará siendo sometida a su control, por la fuerza si es necesario. Taiwán ha condenado los ejercicios por considerarlos como el equivalente a un “bloqueo” aéreo y marítimo y una violación del derecho internacional.

Pelosi, la funcionaria estadounidense de mayor rango que visita Taiwán desde hace 25 años, se reunió con Kishida al término de su gira por Asia, que ha aumentado considerablemente las tensiones en la región. El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, no se reunió con Pelosi el jueves, hecho que suscitó acusaciones de que pretendía apaciguar a China. Yoon se encontraba de vacaciones, al parecer en Seúl, sin embargo, mantuvo una llamada telefónica con la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Pelosi, que se reunió con la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen esta semana, comentó que su visita dejó “inequívocamente claro” que Washington no abandonaría a un aliado democrático.

Kishida señaló que él y Pelosi discutieron temas relativos a Corea del Norte, la invasión de Rusia contra Ucrania, China y las armas nucleares.

No obstante, lo que más le preocupa a Tokio son los ejercicios militares de China, que se están realizando en lugares cercanos a las islas periféricas del sur de Japón. Entre ellas se encuentran Yonaguni, que está ubicada a poco más de 100 km de Taiwán, y las Senkaku, islotes deshabitados administrados por Japón pero que son reclamados por China y Taiwán.

Japón ha reforzado sus defensas y la presencia de sus tropas en su región suroccidental, así como en islas remotas, incluida Okinawa, situada a aproximadamente 700 km al noreste de Taiwán. En Okinawa se encuentra la mayor parte de los 50 mil soldados estadounidenses con base en Japón.

El partido gobernante de Kishida, el Liberal Democrático, se ha comprometido a duplicar el gasto militar hasta el 2% del PIB, citando las crecientes amenazas procedentes de China y de una Corea del Norte provista de armas nucleares.

La oficina de defensa de la embajada japonesa en Washington informó que se habían movilizado los aviones de las fuerzas de autodefensa japonesas después de que los drones chinos sobrevolaran la isla de Sakishima y Taiwán.

Funcionarios estadounidenses señalaron que los ejercicios eran una “reacción exagerada“. “China ha elegido reaccionar de forma exagerada y utilizar la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes como pretexto para aumentar la provocadora actividad militar en el Estrecho de Taiwán y sus alrededores”, expresó el vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, después de que China lanzara 11 misiles balísticos el jueves.

Kirby dijo que los lanzamientos “irresponsables” constituían “otro ejemplo de cómo las acciones de China están socavando la paz y la seguridad en la región”.