El funeral de la reina: lo que podemos esperar en los próximos 10 días
El ataúd de la reina Isabel, la reina madre, entra a Whitehall desde Horse Guards en 2002. Los preparativos del funeral de la reina seguirán un patrón similar. Foto: Owen Humphreys/PA

El anuncio oficial del Palacio de Buckingham habría estado precedido por un “torrente de llamadas” y el secretario privado de la reina debió haber informado personalmente a la primera ministra, y la noticia luego habrá pasado al secretario del gabinete y a la oficina del consejo privado, que coordina el trabajo del gobierno en nombre de la monarca. Solo entonces se debió dar a conocer la “notificación oficial” al público.

Las banderas de las residencias reales, de Whitehall y de otros edificios gubernamentales se colocarán a media asta, y la página web de la familia real cambiará a una página negra con un breve comunicado en el que se anuncia la muerte de la reina. Las páginas web del gobierno también cambiarán para mostrar un anuncio de color negro.

La primera ministra debió ser el primer miembro del gobierno en pronunciar un comunicado.

En el Palacio de Buckingham, la tradición consiste en colocar en las rejas el anuncio formal enmarcado del fallecimiento. La Abadía de Westminster y la Catedral de San Pablo harán sonar sus campanas a una hora determinada tras la muerte de la monarca.

En el primer día de luto, se prevén salvas ceremoniales en Hyde Park y en Tower Hill, y se espera que se guarde un minuto de silencio a nivel nacional.

Se esperaría que el rey Carlos mantenga su primera audiencia con la primera ministra. También se reunirá con el conde mariscal para firmar oficialmente los planes funerarios en su totalidad, y se espera que el funeral de Estado se lleve a cabo dentro de 10 días. Carlos dará un discurso al país y a la Commonwealth en el transcurso de esta semana.

Está previsto que el Consejo de Adhesión, que incluye a altas personalidades del gobierno y consejeros privados, se reúna posteriormente el sábado en el Palacio de St. James para la principal proclamación del nuevo rey, que será leída en público desde un balcón del Palacio de St. James.

Se leerá otra proclamación en el Royal Exchange de la City de Londres. El nuevo rey se reunirá con la primera ministra y el gabinete, el líder de la oposición, el arzobispo de Canterbury y el decano de Westminster.

Se rendirán homenajes en el parlamento. Las banderas ondearán a toda asta durante el Consejo de Adhesión y permanecerán así durante 24 horas, antes de volver a ondear a media asta hasta el día posterior al funeral.

Se espera que el ataúd salga de Balmoral para ser trasladado por carretera al Palacio de Holyroodhouse. Se realizarán proclamaciones en las naciones descentralizadas en Edimburgo, Cardiff y Belfast y es probable que continúen los homenajes en el parlamento.

Se llevará a cabo una procesión ceremonial desde Holyrood siguiendo la Royal Mile hasta la catedral de Saint Giles para un servicio religioso al que asistirán los miembros de la familia real. Después de dicho servicio, la catedral de Saint Giles estará abierta al público durante 24 horas para un periodo de reposo, no de velorio, ya que este tendrá lugar en Londres.

Se espera que el ataúd sea trasladado por avión a Londres.

El rey Carlos visitará Irlanda del Norte, donde está previsto que reciba un mensaje de pésame en el castillo de Hillsborough y asistirá a la catedral de St. Anne en Belfast para un servicio de oración y reflexión sobre la vida de la reina Isabel II.
Se realizarán ensayos para la procesión del ataúd de la difunta reina desde el Palacio de Buckingham hasta Westminster Hall.

Se espera que el ataúd llegue al Palacio de Buckingham varias horas antes de la gran ceremonia programada en Londres.

En el primer gran acto ceremonial que precede al funeral, el ataúd de la reina será llevado desde el Palacio de Buckingham hasta Westminster Hall para el comienzo de los cinco días que permanecerá en capilla ardiente. Se espera que el ataúd sea transportado en afuste. A su llegada, se oficiará un breve servicio.

El velorio es una oportunidad para que los ciudadanos presenten sus respetos. El ataúd estará colocado en un catafalco en el centro de Westminster Hall, que permanecerá abierto al público durante 23 horas al día.

El rey Carlos viajará a Gales para asistir a un servicio religioso en la catedral de Llandaff, en Cardiff, y después visitará el parlamento galés donde recibirá una moción de pésame. Se reunirá con el primer ministro galés. Posteriormente, se espera que empiecen a llegar a Londres los destacamentos de la Commonwealth.

En la víspera del funeral, Carlos recibirá a las familias reales extranjeras que asistan.

El funeral de Estado se llevará a cabo en la Abadía de Westminster. El ataúd será trasladado en procesión desde Westminster Hall hasta la abadía. Se guardarán dos minutos de silencio en todo el país. Al término del servicio religioso, de una hora de duración, una gran procesión ceremonial acompañará el ataúd hasta Hyde Park, donde será trasladado del afuste a la carroza fúnebre del Estado y viajará hasta Windsor. Tras una procesión a través Windsor, se llevará a cabo un servicio de entierro en la Capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor, durante el cual se bajará el ataúd a la bóveda real.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales