Putin firmará tratado de anexión de territorios en Ucrania, dice Kremlin
Las amenazas de Vladimir Putin han sido denunciadas como ‘chantaje nuclear’ por parte de Ucrania. Foto: Sputnik/Reuters

Vladimir Putin firmará tratados el viernes para anexar territorios en la Ucrania ocupada, dijo el Kremlin, en una gran escalada en la guerra de siete meses en Rusia.

Se espera que el presidente ruso promulgue las anexiones de las regiones ucranianas de Donetsk, Luhansk, Jherson y Zaporiyia, donde Rusia celebró referéndums calificados como falsos durante la última semana para exigir un mandato para los reclamos territoriales.

Putin ha dicho que está listo para defender esos territorios utilizando todos los medios disponibles, indicando que estaría dispuesto a recurrir a un ataque nuclear para evitar los esfuerzos de Ucrania para liberar su territorio soberano.

Se ve que Putin está pasando por un punto sin retorno que prolongará la guerra y arruinará incluso la más remota posibilidad de negociaciones al obligar a Rusia a luchar a perpetuidad por el territorio ucraniano, parte del cual no controla actualmente.

La firma de los “tratados sobre la adhesión de territorios a la Federación Rusa” tendrá lugar a las 15:00 hora local en el Salón de San Jorge del Kremlin, dijo a los periodistas el portavoz del gobierno, Dmitry Peskov.

Los territorios no han sido nombrados formalmente, pero los reporteros del Kremlin dijeron que se firmarían cuatro tratados, correspondientes a las cuatro regiones que Rusia ha indicado que planea anexar.

Se espera que Putin pronuncie un discurso ante los miembros de la Duma Estatal, la cámara baja del parlamento de Rusia, en la ceremonia del viernes. Por ley, el Consejo de la Federación de Rusia debe aprobar los tratados antes de que sean firmados por Putin, pero no estaba claro cuándo estaba previsto que se reuniera el concejo.

Los funcionarios de Moscú también comenzaron a preparar un lugar para un gran concierto cerca de la Plaza Roja el viernes por la noche. “Juntos para siempre”, se lee en una gran pancarta que cuelga sobre un escenario que también lleva los nombres de las cuatro regiones ucranianas.

Se creía que la decisión de Putin era un intento por detener un contraataque ucraniano que ha obligado a Rusia a retirarse de gran parte de la región de Járkov y ahora amenaza con recuperar más territorio en Donetsk. Espera que la amenaza de una guerra total y una represalia nuclear reduzcan el apoyo occidental a la ofensiva ucraniana.

Ucrania y sus partidarios han denunciado las amenazas de Putin como “chantaje nuclear”. En declaraciones a principios de esta semana, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, prometió defender y liberar a los ucranianos en los territorios ocupados.

“Esta farsa en el territorio ocupado ni siquiera puede llamarse una imitación de los referéndums”, dijo Zelenski el martes en un video publicado en Telegram. “Actuaremos para proteger a nuestra gente: tanto en la región de Jherson, en la región de Zaporiyia, en Donbas, en las áreas actualmente ocupadas de la región de Járkov y en Crimea”.

La oficina presidencial de Ucrania dijo que Zelenski había hablado con su homólogo polaco, Andrzej Duda, el jueves sobre la reacción internacional a los referéndums ilegales de Rusia. “Discutimos pasos y medidas específicas en las que trabajaremos en este contexto, cooperación militar y defensa,” escribió Zelenski en Telegram.

Los dos líderes “coincidieron en la necesidad de una consolidada poderosa reacción mundial a las acciones ilegales de la Federación Rusa, que destruyen los cimientos del derecho internacional”, se lee en el comunicado de la oficina de Zelenski. “Se discutieron pasos y medidas específicas que las partes trabajarán en este contexto”.

Zelenski también tuvo una llamada con el primer ministro italiano saliente, Mario Draghi, el jueves por la tarde. Según la oficina de Zelenski, el tema principal de su discusión fue la necesidad de una reacción firme a los falsos referéndums.

“Son inútiles y no cambian la realidad. Se restablecerá la integridad territorial de Ucrania. Y nuestra reacción al reconocimiento de Rusia de sus resultados será muy dura,” dijo Zelenski, según el comunicado de su oficina.

El Kremlin no tiene control total sobre muchos de los territorios que busca anexar, incluidas las pequeñas ciudades de la región de Donetsk y amplias franjas de los territorios restantes. Eso significa que el Kremlin está obligando al país a luchar a perpetuidad para defender territorios y avanzar incluso mientras está a la defensiva en el campo de batalla.

Su decisión hará que la posibilidad de un acuerdo negociado para poner fin a la guerra sea aún más remota. Rusia modificó su constitución en 2022 para prohibir la cesión de territorio que el país haya anexado formalmente.

Inicialmente se vio como una forma de evitar que un futuro líder ruso cediera Crimea, que fue anexada en 2014. Pero la ley también prohibiría a Rusia ceder territorios ocupados desde febrero o aquellos que actualmente no están bajo el control del Kremlin.

Ekaterina Schulmann, politóloga rusa, escribió que después de la anexión, la “Federación Rusa como la conocíamos pasará a una nueva fase de su existencia, habiéndose convertido en un Estado con una frontera deslegitimada, incluidos fragmentos que no solo no serán reconocidos por cualquier estado u organización internacional de jure (de derecho), pero no será controlado por su administración central de facto.