Por qué son importantes las elecciones de medio mandato en EU
Los residentes emiten sus votos en las elecciones de medio mandato de 2022 en la Junta Electoral del Condado de Franklin durante el horario de votación anticipada en Columbus, Ohio. Foto: Gaelen Morse/Reuters

Estados Unidos se encamina hacia la primera prueba nacional de su democracia desde que Donald Trump dejó la Casa Blanca y sus partidarios emprendieron una insurrección mortal en el Capitolio estadounidense. Las elecciones de medio mandato del martes decidirán el control del Congreso, así como de 36 gobiernos estatales, pero también serán un referéndum sobre la presidencia de Joe Biden, y darán inicio a la contienda por la Casa Blanca en 2024.

A continuación se explica por qué las elecciones de medio mandato son importantes en relación con algunos de los principales problemas a los que se enfrenta Estados Unidos, y el mundo:

Las elecciones presidenciales de 2024

Es probable que comience un frenesí de suposiciones sobre la contienda presidencial de 2024 incluso antes de que se emita el último voto en 2022. Las elecciones de medio mandato suelen ser consideradas como un referéndum sobre el presidente en funciones. Si los demócratas sufren fuertes pérdidas en la Cámara de Representantes, el Senado y los gobiernos estatales, la responsabilidad recaerá en Biden.

Es posible que haya peticiones, sobre todo por parte de la izquierda, para que anuncie que no se volverá a postular. Biden cumplirá 80 años el 20 de noviembre y ya es el presidente de mayor edad que asume el cargo en la historia de Estados Unidos. Su potencial sucesor necesitaría tiempo para construir una marca política y establecer una estructura de recaudación de fondos. Sin embargo, no hay un heredero evidente y Biden puede remitirse a la historia: tanto Bill Clinton como Obama sufrieron desaires en las elecciones de medio mandato de 1994 y 2010, pero se recuperaron y ganaron la reelección.

En el lado republicano, Trump se enfrenta a una prueba de su propia viabilidad electoral. Una serie de derrotas de los candidatos que él apoyó en estados como Arizona, Georgia, Pensilvania y Ohio podría llevar a los republicanos más pragmáticos a cuestionar si el expresidente de 76 años constituye la mejor opción del partido para llegar a la Casa Blanca. No obstante, las victorias de los candidatos que apoyan la gran mentira de Trump sobre el robo de las elecciones también suscitarían temores respecto a la propia democracia en 2024. David Smith

Ucrania

La invasión de Rusia contra Ucrania en febrero de 2022 conmocionó a los estadounidenses. Ocho meses después, la mayoría de los estadounidenses siguen apoyando las iniciativas de ayuda para Ucrania, aunque las encuestas sugieren que la guerra –y la política exterior en general– no es uno de los principales temas que impulsan su voto en este periodo.

No obstante, las elecciones de medio mandato podrían tener consecuencias dramáticas para Ucrania. El líder republicano Kevin McCarthy, que espera convertirse en presidente de la Cámara de Representantes en caso de que su partido gane el control de la misma en noviembre, ha indicado que el Congreso ya no “extenderá un cheque en blanco a Ucrania”. Esos comentarios provocaron fuertes reproches por parte de los demócratas y dividieron a los republicanos.

Biden también ha hablado en repetidas ocasiones sobre la guerra en el contexto del aumento de los precios del combustible, una de las principales preocupaciones entre los votantes que los republicanos han utilizado para atacar las políticas económicas de los demócratas. Como respuesta, Biden ha intentado culpar al presidente ruso, Vladimir Putin, diciendo que los altos precios del gas son el costo de la imposición de sanciones paralizantes a Rusia por haber invadido Ucrania. El presidente de Estados Unidos también ha argumentado que el apoyo a Ucrania es fundamental para defender los valores democráticos, los cuales se encuentran bajo ataque en todo el mundo.

Durante la campaña, un número cada vez mayor de republicanos criticó a Biden por el envío de ayuda a Ucrania mientras los estadounidenses sufren una alta inflación en su país, un signo de una división más amplia en el partido en relación con la guerra. En algunos casos, los seguidores de extrema derecha de Donald Trump, como la congresista del estado de Georgia Marjorie Taylor Greene, incluso han repetido los puntos de vista de Moscú. Estas opiniones son solo una minoría en el partido, pero si los republicanos ganan la Cámara, miembros como Greene seguramente verán aumentar su influencia política. Lauren Gambino

Democracia

Varios candidatos republicanos que han puesto en duda las elecciones de 2020 están a punto de ganar las contiendas por la gobernación, la fiscalía general y la secretaría de Estado en Arizona, Wisconsin, Nevada y otros estados clave de la contienda. Todos estos cargos desempeñan un papel importante en lo que respecta a garantizar que los votos se emitan y cuenten de forma legal. Si estos candidatos ganan, supervisarán las elecciones presidenciales de 2024 en sus estados. Ya existe una gran preocupación de que podrían utilizar sus cargos para sembrar la confusión y tratar de anular el resultado de la elección de 2024, negándose a certificar a cualquier candidato que derrote a Trump.

Jim Marchant, un republicano que es candidato a la máxima autoridad electoral de Nevada, comentó explícitamente que este es su objetivo: “Cuando sea secretario de Estado de Nevada, vamos a arreglarlo, y cuando mi coalición de candidatos a secretario de Estado en todo el país sea elegida, vamos a arreglar todo el país, y el presidente Trump va a ser presidente nuevamente en 2024”, dijo en un mitin el mes pasado.

Mientras tanto, si los republicanos toman el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, como se prevé, el negacionismo electoral será prominente entre sus miembros también en esa entidad: 124 candidatos que negaron o cuestionaron las elecciones son ampliamente los favoritos para ganar sus contiendas, según datos de FiveThirtyEight. Los republicanos podrían utilizar su nueva mayoría para iniciar investigaciones, llevar a cabo audiencias y difundir desinformación sobre las elecciones.

La victoria republicana en cualquiera de las dos Cámaras del Congreso acabaría rápidamente con las escasas posibilidades que les quedaban a los demócratas de aprobar cualquier tipo de legislación federal en materia de derecho al voto. Ese estancamiento preservaría básicamente el statu quo durante al menos otros dos años. Aunque han controlado ambas cámaras del Congreso desde 2020, los demócratas no han podido aprobar ningún tipo de ley en materia de derecho al voto debido a la obstrucción, una norma de procedimiento en el Senado de Estados Unidos que requiere 60 votos para hacer avanzar la legislación.

Sam Levine

Jueces

Trump designó a más de 200 jueces para el sistema judicial federal durante su único mandato de cuatro años, posiblemente su legado más significativo. Las decisiones de los jueces afectan a millones de personas. Esto nunca fue más evidente que en junio, cuando la Corte Suprema –con tres de los nueve jueces designados por Trump– anuló el derecho constitucional al aborto.

Biden ha contraatacado. Hasta el 8 de agosto, había designado a 75 jueces para la magistratura federal, un número mucho mayor que el de Trump o Barack Obama en la misma etapa de sus presidencias. Esta cifra incluyó un número récord de mujeres y personas de color, en particular Ketanji Brown Jackson, la primera mujer afroamericana en ocupar un puesto en la Corte Suprema.

Todo esto ha sido posible gracias a un Senado que está bajo el control de los demócratas. Si los republicanos ganan la cámara, tendrán el poder necesario para bloquear los futuros nombramientos de Biden, lo que probablemente lo obligará a elegir candidatos “moderados” con la esperanza de conseguir votos republicanos. Pocos demócratas han olvidado la manera en que los republicanos del Senado congelaron una vacante en la Corte Suprema en el último año de la presidencia de Obama y que le negaron una audiencia a Merrick Garland. David Smith

Investigaciones y comités

El gobierno de Biden y los legisladores demócratas se preparan para un bloqueo legislativo y una avalancha de investigaciones. Si los republicanos obtienen la mayoría en la Cámara de Representantes, una de las primeras órdenes de trabajo probablemente será poner fin a la labor del comité selecto que investiga la insurrección del 6 de enero. Los miembros del comité también han previsto esta posibilidad, y están trabajando arduamente para publicar un informe completo de sus hallazgos antes de fin de año. Rodney Davis, el miembro republicano de mayor rango del comité de administración de la Cámara de Representantes, incluso indicó que tenía planes de investigar el trabajo del comité selecto, que ha atraído constantemente la ira de Donald Trump desde su creación el año pasado.

Dicha investigación sería simplemente una de las muchas que iniciarían los republicanos de la Cámara de Representantes si toman el control de la misma. Los líderes republicanos sugirieron que pretenden realizar una investigación sobre los negocios en el extranjero de Hunter Biden, el hijo del presidente, y sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán el año pasado, entre otros temas.

La agenda de los republicanos en la Cámara de Representantes podría incluir incluso la destitución de un miembro del gabinete. Varios miembros del caucus republicano pidieron la destitución de Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional de Biden, debido a la gestión de la Casa Blanca en relación con la frontera entre Estados Unidos y México. “Le daremos al secretario Mayorkas un lugar de estacionamiento reservado, ya que testificará mucho sobre esto”, dijo en septiembre el jefe de la minoría de la Cámara de Representantes, Steve Scalise. Joan E Greve

Aborto

La decisión de la Corte Suprema de anular el caso Roe vs. Wade en junio catapultó el tema del aborto al frente y al centro de varias contiendas clave de las elecciones de medio mandato. Los resultados de las elecciones para gobernador, en particular, podrían tener consecuencias directas en el futuro del acceso al aborto, que ahora decidirán los estados.

Los demócratas han convertido el aborto en una parte fundamental de su mensaje de campaña, en medio de indicios de que la furia por la sentencia –y por los esfuerzos liderados por los republicanos para prohibir el aborto en los estados– estaba impulsando una reacción política violenta. En varios estados, el número de mujeres que se registraron para votar aumentó y en el conservador Kansas, los votantes rechazaron por abrumadora mayoría un intento que pretendía socavar la protección del aborto.

La protección del aborto figura en las elecciones de cuatro estados, mientras que las competitivas contiendas para la legislatura estatal y la gobernación podrían ser decisivas en la determinación del acceso en cada estado. A nivel federal, Biden prometió que su primer acto legislativo en el nuevo Congreso sería la codificación del derecho al aborto, en caso de que los estadounidenses otorguen a los demócratas una mayoría aún más amplia en noviembre. Por el contrario, algunos republicanos han indicado que impulsarán la prohibición del aborto a nivel nacional en caso de que su partido retome el control del Congreso en noviembre. Lauren Gambino.

Por qué son importantes las elecciones de medio mandato en EU - qatar-2022