Entrevista | Anthony Hopkins y el estrellato cinematográfico a los 84 años
'La memoria te traiciona' ... Hopkins. Foto: Martin Schoeller/August

Es la hora del almuerzo en Los Ángeles y Anthony Hopkins tiene mareos. “Estoy acostado en la cama”, comenta, llamando desde su casa. “Estoy viendo el sol que brilla en el océano Pacífico”. Hay peores vistas que contemplar mientras uno se recompone.

Su voz es tranquilizadora, su discurso entrecortado es propenso a una extraña aceleración cuando los recuerdos comienzan a fluir. Resulta inconfundible esa mezcla de tristeza menguante y resolución desafiante que nos resulta familiar después de más de 50 años de interpretaciones, pero sobre todo por su sobresaliente papel en Lo que queda del día como mayordomo reprimido en tiempos de guerra, demasiado obediente e iluso para darse cuenta de las simpatías fascistas de su jefe. Anthony Hopkins es una presencia más cálida, totalmente menos perjudicada, aunque las olas de melancolía siguen entrando y saliendo de su conversación. Es su costumbre disiparlas con algún tipo de afirmación estoica. “Solo tienes que seguir adelante”, se dice a sí mismo en un momento determinado, “deja de quejarte”. Pero siempre regresan.

Cumplirá 85 años el próximo mes, y ha vivido en Estados Unidos de forma intermitente desde mediados de la década de 1970. El país ha estado en su mente incluso desde hace más tiempo. Escuchaba noticias catastróficas desde sus costas y pensaba para sí mismo: “¡Oh, Dios, qué lugar!”. Sus recuerdos tienden a parecerse tanto a una ensoñación como a una lista de compras. “Kennedy asesinado. Oswald asesinado pocos días después. Antes de eso, el enfrentamiento entre Kennedy y Khrushchev. Yo era un actor de representación provincial. Mi padre decía: ‘Si la bomba cae, no te enterarás de mucho. Somos nosotros los que tendremos que sufrir las consecuencias aquí en Gales’. Unas semanas después fui a verlo. Me dijo: ‘Eso no fue nada, ¿verdad? En 1939, cuando eras un bebé, Neville Chamberlain declaró la guerra contra la máquina militar más poderosa de la historia. Seis años después, Hitler le voló la cabeza'”. ¿Su punto? “Sobrevivimos”.

El tema guarda relación con la película que ha motivado nuestra conversación de hoy: Armageddon Time, el drama otoñal y autobiográfico de James Gray sobre una familia judía de Brooklyn en los primeros años de la década de 1980. Anthony Hopkins interpreta a Aaron Rabinowitz, abuelo materno de Paul (Banks Repeta), de 11 años. Le lleva regalos, incluido un cohete que lanzan juntos en Flushing Meadows. El niño pone voz de ricachón (“Gracias, buen hombre”) mientras el viejo habla como en las caricaturas transmitidas después de la escuela (“¡Yabba-dabba-doo!”).

El guion estaba escrito originalmente en torno al abuelo paterno de Gray; Robert De Niro estaba en conversaciones para interpretar el papel. Cuando ese plan fracasó, Gray reformuló el papel a imagen y semejanza de su otro abuelo, y de inmediato le vino a la mente Hopkins. El título hace referencia a la tendencia apocalíptica del presidente entrante, Ronald Reagan, así como a la canción Armagideon Time de The Clash, no obstante, también presagia el temor existencial que impregnó la mayor parte de esa década y que últimamente ha regresado con fuerza. Varios miembros de la familia Trump, interpretados por actores como Jessica Chastain, hacen su aparición.

En vista del estado del mundo actual, ¿considera Hopkins que la película es oportuna? “¿Qué cosa? ¿Oportuna? ¿Qué quieres decir?” Antes de que pueda explicarlo, se pone a hablar de otro tema: “Permíteme decirlo de esta manera. Me encantó la visión del pasado de James. Estados Unidos ha pasado por tantos cambios que perdemos la noción de ellos. La memoria te traiciona. Nunca es exacta y no es exactamente una mentira. Solo consigues una especie de secuencia onírica. Pero yo tengo una muy buena memoria”. ¿Cómo se sintió cuando Reagan se convirtió en presidente? “Oh, no puedo recordar eso. Fue hace mucho tiempo”.

También estaba tremendamente ocupado, como siempre. Uno de los proyectos para los que se estaba preparando en aquella época era el papel principal en la producción de Otelo de la BBC de 1981, dirigida por Jonathan Miller. Anthony Hopkins pasó a la historia de forma dudosa como el último actor blanco en interpretar el papel en la televisión británica. “No podría hacerlo ahora”, comenta, en alusión a la técnica blackface (maquillarse de negro). Bob Hoskins fue su Iago. “¡Maravilloso Bob! Cuando llegó, su acento sonaba muy refrescante. Después se volvió claro que no había leído todo el guion”. Anthony Hopkins realiza una asombrosa imitación de su coprotagonista cockney: “‘Jesús, ¿estas son todas mis líneas? ¿Estas son las verbales? ¡Estoy en un gran problema, Tony! Le dije: ‘Más vale que empieces a aprendértelas’. Lo hizo de maravilla”.

Cuando piensa en su llegada a Estados Unidos a principios de los años 70, lo que tiene más presente en su mente es el Watergate. En aquel entonces se encontraba en Londres, preparándose para ir a Nueva York a actuar en Equus. “Escuché todas esas noticias de Estados Unidos y pensé: ‘Dios, pronto estaré ahí’. Cuando llegué, las tiendas de bromas vendían máscaras de Nixon. Me alojé en el Algonquin. Recuerdo que miraba la luz, el cielo, y pensaba: ‘¡Esto es Estados Unidos!’ No sé qué era. Una luz peculiar de ese país. De alguna manera, sentí nostalgia por ello. Con frecuencia hablamos de los buenos viejos tiempos, pero, no sé. Los buenos y los malos viejos tiempos, la vida continúa. Yo simplemente vine aquí y me quedé. Soy un vagabundo en realidad”.

Entre las numerosas figuras de la vida real que figuran en su filmografía (entre ellas Picasso, Hitchcock y el papa Benedicto XVI), ha interpretado tanto a Nixon (en la película de Oliver Stone de 1995) como a Hitler (en la película para televisión de 1981 The Bunker), ganando una nominación al Oscar por la primera y ganando un Emmy por la segunda. “Un productor, un chico joven, se me acercó en el set y me dijo: ‘¿Puedes hacer que Hitler sea menos humano?’ Le respondí: ‘No, porque era humano'”. A Anthony Hopkins le sorprendió que le ofrecieran el papel de Nixon. “Oliver me dijo: ‘He leído entrevistas tuyas y creo que puedes interpretarlo’. Yo contesté: ‘¿Qué, quieres decir que estoy loco y paranoico?’ Él respondió: ‘Sí, todo eso’. No dudé en hacerlo”.

Además de Stone, también lo han dirigido Steven Spielberg (en Amistad), David Lynch (El hombre elefante), Francis Ford Coppola (Drácula de Bram Stoker), Julie Taymor (Titus) y Woody Allen (Conocerás al hombre de tus sueños). ¿Qué busca en un director? “Los que son inteligentes y no pretenden ser Dios. Son gente trabajadora como cualquier otra. Yo no voy al set para pretender dominar. Mi forma de actuar consiste en decir: ‘¿Puedo intentar esto? ¿Te funciona esto?'”.

Su esposa, Stella, lo dirigió hace unos años como psiquiatra en su película Elyse. “Me dio órdenes, lo hizo”, dice entre risas. El actor tiene un cariño especial por el fallecido Jonathan Demme, que lo eligió para el papel de Hannibal “el caníbal” Lecter en El silencio de los inocentes; la interpretación de Anthony Hopkins le otorgó el primero de sus dos Oscar a mejor actor, así como otros dos éxitos en Hannibal y Red Dragon. “No sé por qué Jonathan me eligió, pero confió en mí. Se caía de risa porque pensaba que yo era indignante”. Fue idea del actor que Lecter estuviera ya de pie en su celda cuando la aprendiz del FBI Clarice Starling (Jodie Foster) se le acerca por primera vez. “Él puede olerla, ya ves. Se lo conté a Jonathan y me dijo: ‘Oh, Dios mío. ¡Realmente eres extraño, Hopkins!'”.

En una ocasión se describió a sí mismo como el “alborotador” en el set del drama fantástico de 1998 ¿Conoces a Joe Black?, coprotagonizado por Brad Pitt. “Marty Brest, el director, un hombre encantador, hacía una toma tras otra”, explica. “Nunca supe por qué. Un día le dije: ‘No me queda mucho tiempo de vida. ¿Podemos terminar la escena?’ Era una locura. Él decía: ‘Una más’. Y yo respondía: ‘No, me voy a casa, estoy cansado’. Brad pudo haber pensado que me estaba comportando un poco difícil. Pero yo estaba convencido de que nunca llegaríamos al final”. Muchos espectadores pensaban lo mismo. “Continúa, ¿verdad?”.

La mente de Anthony Hopkins pasa de un tema a otro mientras hablamos, evocando los recuerdos de su infancia cuando acompañaba a su padre a comer pan, para después regresar de nuevo a la sumamente actual Armageddon Time. Sin embargo, una palabra que repite constantemente es “fácil”. El rodaje de The Father, la devastadora historia de Florian Zeller sobre el colapso mental de un hombre que padece Alzheimer, fue “muy fácil”, comenta, a pesar del tema. “No hice nada, en realidad. Dije que sí, y Olivia Colman se convirtió en mi hija”. Seguramente hizo algo más para ganarse el Oscar a mejor actor. “Bueno, intento no estropearlo interfiriendo. Te aseguras de que el catering sea bueno, buscas un lugar cómodo en el set y no chocas con los muebles. Actuar se vuelve más fácil con la edad. Dejas de complicarte con ello”. También aparece de forma breve en The Son, la próxima continuación de Zeller, en la que tiene una escena de singular vileza.

Todavía no ha visto Armageddon Time y no tiene prisa por regresar al cine. “Este asunto del Covid-19 volvió a aparecer. No me escondo, pero a mi edad no quiero arriesgarme”. Todos los días toca el piano (“estuve tocando esta mañana, algo de Rachmaninoff”) y suele pintar en su estudio; su arte ha sido expuesto en todo el mundo. “Probablemente haré algo esta tarde”, comenta alegremente.

No obstante, el hecho de hablar hoy de Armageddon Time ha permitido que se precipiten todo tipo de recuerdos mientras está acostado en su cama contemplando el océano. “El hombre que interpreto se parece mucho a mi propio abuelo materno”, explica. “Él y yo éramos enormemente cercanos. Él me transmitió una gran seguridad para seguir adelante con la vida”. Fue durante el rodaje de esa escena en Flushing Meadows, que sirve de despedida tácita entre Paul y su abuelo, cuando Anthony Hopkins sintió que su propio pasado estaba vívidamente presente. “Había esa melancólica luz estadounidense en el cielo. Estaba usando mi abrigo porque mi personaje se estaba muriendo. Y pensé: ‘Este es mi abuelo'”.

¿Qué aspecto tenía? “No era un modelo de moda, pero tenía cierto aire de vanidad. Camisa y corbata. Solía verse en el espejo”. La última vez que Anthony Hopkins lo vio fue en 1961. “Tomamos una copa juntos en el Grand Hotel en Port Talbot. Yo estaba a punto de viajar a Rada, lleno de energía y mal carácter, había ganado una beca y todo eso. Me levanté para irme y mi abuelo me dijo: ‘¿Por qué no vienes a comer? Tengo un buen pescado cocinándose’. Le contesté: “No, tengo que irme’. Me fui y volteé, y él me saludó desde la mesa. Era un día soleado y esa fue la última vez que lo vi”.

Deja que la imagen perdure. “Murió unos meses después y hasta el día de hoy me arrepiento. Pienso: ‘¿Por qué no comí con él?'”. ¿Ha encontrado una respuesta? “Ah, yo estaba demasiado ocupado. Demasiado joven. Y ahora ya no está. Esos recuerdos se quedan contigo. No nos damos cuenta del dolor en la vida de las personas. La vejez y todo eso”. Entonces, con la misma seguridad con la que ha aparecido la marea de melancolía, la expulsa de nuevo. “Solo estoy agradecido de estar vivo y de que todavía me den trabajo. Me mantiene alejado de los problemas, ¿verdad?”.

Entrevista | Anthony Hopkins y el estrellato cinematográfico a los 84 años - qatar-2022-6dic-hd