Elon Musk ofrece una amnistía general a las cuentas suspendidas de Twitter
Los expertos en seguridad en internet predicen que la amnistía de Elon Musk provocará un aumento del acoso, el discurso de odio y la desinformación. Foto: Gregory Bull/AP

Elon Musk anunció una amnistía general para las cuentas suspendidas de Twitter, en una medida que trajo la advertencia de que los “superpropagadores del odio” regresarán a la plataforma de redes sociales.

El nuevo propietario de Twitter indicó que la amnistía para los usuarios bloqueados comenzará la próxima semana, después de que la mayoría de los votos en una encuesta realizada en su cuenta respaldaran la decisión. Entre las cuentas suspendidas en Twitter se encuentran la del exasesor de Donald Trump, Steve Bannon, la comentarista de derecha británica Katie Hopkins y David Duke, el exgran mago del Ku Klux Klan.

Musk lanzó el miércoles una encuesta en la que preguntó si se debería ofrecer una amnistía general a las cuentas siempre y cuando no hayan “infringido la ley o realizado un spam atroz”. Musk no especificó a qué leyes se refería. La encuesta registró más de 3.1 millones de votos, con un 72% a favor de la amnistía.

Al anunciar el resultado, Musk tuiteó: “El pueblo ha hablado. La amnistía comienza la próxima semana”. Añadió “Vox Populi, Vox Dei”, una frase latina que significa “la voz del pueblo (es) la voz de Dios”.

El anuncio de Musk se produjo días después de que restableciera la cuenta de Trump, así como las cuentas del psicólogo canadiense Jordan Peterson, del exkickboxer profesional Andrew Tate –cuyas opiniones misóginas extremas motivaron el bloqueo de su cuenta en Twitter en 2017– y el desbloqueo de la cuenta del rapero estadounidense Ye, antes Kanye West, que fue sancionado el mes pasado por publicar comentarios antisemitas.

El Center for Countering Digital Hate (CCDH), un grupo de campaña, señaló que los “superpropagadores” de contenidos de odio se beneficiarían de la medida e instó a los anunciantes, muchos de los cuales ya han suspendido su gasto en la plataforma, a dejar de financiar a Twitter.

“Los superpropagadores del odio, el abuso y el acoso serán los únicos que se beneficiarán de esta última decisión de Twitter”, señaló Imran Ahmed, director ejecutivo del CCDH. “La disyuntiva para los anunciantes nunca ha sido más marcada: quedarse y respaldar a Elon Musk, o proteger sus marcas y asegurar que sus dólares de mercadotecnia no sean utilizados para permitir la propagación del odio, el abuso y la desinformación”.

Angelo Carusone, presidente del grupo de campaña estadounidense Media Matters, que monitorea la “desinformación conservadora”, comentó que el hecho de revertir las suspensiones convertiría a Twitter en un “motor de radicalización”.

Esta semana Musk descartó el regreso del teórico de la conspiración Alex Jones, que ha promovido la falsa afirmación de que la masacre en la escuela de Sandy Hook fue un engaño, argumentando que no tenía “ninguna piedad” con las personas que capitalizan la muerte de niños para obtener fama personal. Entre otras cuentas de Twitter prohibidas figuran el escritor de derecha Milo Yiannopoulos y el expresentador de la BBC David Icke.

Musk indicó previamente que no se restablecerían las cuentas hasta que se hubiera reunido un consejo de moderación de contenidos recientemente anunciado. No obstante, el CEO de Tesla dijo entonces que los grupos de derechos humanos “rompieron el trato” al instar a los anunciantes a dejar de invertir en la plataforma.